Escúchenos en línea

UE anuncia su disposición a analizar atentamente la propuesta de Nicaragua

Bruselas. EFE. | 6 de Abril de 2009 a las 00:00
La Comisión Europea (CE) mostró este lunes su disposición a "escuchar atentamente" las peticiones de Nicaragua en el contexto de las negociaciones para lograr un acuerdo de asociación entre la Unión Europea (UE) y Centroamérica, suspendidas desde la pasada semana por la retirada de la mesa de ese país. En un comunicado conjunto, las comisarias europeas de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, y de Comercio, Catherine Ashton, indicaron que "no repararán en esfuerzos" para lograr una solución que agrade a todas las partes. "Estamos preparados y dispuestos a escuchar con atención a las peticiones de Nicaragua", agregaron. La delegación nicaragüense se retiró de la VII ronda de negociaciones para lograr dicho acuerdo, que se celebraba en Tegucigalpa, a causa de la falta de respaldo entre los países centroamericanos para crear un fondo para desarrollo, similar al fondo de cohesión social europeo, indicaron entonces fuentes comunitarias. Las comisarias lamentaron "profundamente" la interrupción de las negociaciones, pero manifestaron su "sincera esperanza" de que se reanuden muy pronto. Para ello, indicaron que han convocado una reunión en Bruselas "en los próximos días" con objeto de evaluar la situación junto a todos los países de la región. El jefe negociador de Costa Rica, Roberto Echandi, ya adelantó que se celebrará un encuentro informal en Bruselas los días 23 y 24 de este mes para analizar los próximos pasos. Ferrero-Waldner y Ashton insistieron en la importancia de no perder "el ímpetu que hemos ganado en las negociaciones", al considerar que "estamos muy cerca de un acuerdo y hay una oportunidad real de concluirlo en los próximos meses". El viceministro nicaragüense de Relaciones Exteriores, Manuel Coronel Kautz, argumentó la semana pasada que su país se retiró al no concedérsele tiempo a la región para presentar una propuesta documentada para incluir en el acuerdo un fondo de 60.000 millones de euros destinado a proyectos de desarrollo de los países centroamericanos. Fuentes comunitarias indicaron entonces que la idea de los nicaragüenses era que la UE aportara un 90 por ciento de ese capital, mientras que los Estados centroamericanos debían completar el 10 por ciento restante, algo que no fue respaldado en el seno de esos países. Según las mismas fuentes, la Comisión no consideró esa iniciativa una "mala idea" sino una "propuesta interesante", en referencia a los buenos resultados que el fondo de cohesión social -un mecanismo similar al que plantea Nicaragua- ha logrado en la UE. No obstante, señalaron la necesidad de definir el marco para dicho fondo, que, a juicio de la Comisión, debe ser más centroamericano que europeo e incluir una "gran partida" por parte de América Central. Posteriormente, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, declaró que la retirada de su país de la mesa de negociaciones con la UE "no es definitiva".

Descarga la aplicación

en google play en google play