Escúchenos en línea

Detienen a vicepresidente de ONG por pasar por Managua cubanos ilegales a EU

Madrid. DiarioDirecto. | 6 de Mayo de 2009 a las 00:00
Desde la organización aseguran no saber nada y se desvinculan del suceso pero lo cierto es que la Policía Nacional ha detenido al vicepresidente y miembro fundador de la ONG Infancia Sin Fronteras, Miguel Ángel Gisbert, por su pertenencia a una organización especializada en la falsificación de tarjetas bancarias y documentos, blanqueo de capitales y favorecer la inmigración ilegal. Concretamente el objetivo de la red era conseguir que ciudadanos cubanos entraran de forma ilegal en Estados Unidos, tras su paso por Nicaragua, España y México. Tras conocer esta detención, la ONG decidió cesar a Gisbert y aseguró desconocer sus actividades ilegales, que ya ha empezado a investigar. Según fuentes policiales, la infraestructura necesaria para conseguir este flujo migratorio era facilitada por el alto cargo de la ONG. Gisbert realizaba continuos viajes a Nicaragua, principal centro de actividades de la organización. En este país, este detenido tenía establecidas varias empresas fantasmas, que se mantenían con dinero procedente del blanqueo de capitales. Así, a través de estas empresas y a cambio de una suma de dinero, ofrecía contratos de trabajo a ciudadanos cubanos para que trabajaran en ellas. De esta forma, la red conseguía que estas personas viajaran a Nicaragua para, supuestamente, trabajar. Tras esperar un tiempo prudencial, se remitía desde España una carta de invitación y un contrato de trabajo desde una empresa ficticia, con lo que los ciudadanos se desplazaban hasta el país español. Así, lograban su entrada con apariencia de legalidad. Posteriormente, el responsable de la organización facilitaba a los ciudadanos cubanos documentos falsificados para su salida de España con destino a México. Si una vez allí conseguían pasar el control de entrada de las autoridades mexicanas, éstos debían destruir el pasaporte falsificado y dirigirse a las ciudades fronterizas con Estados Unidos, donde otros miembros de la red les facilitaban la entrada en este país. La ONG se desvincula totalmente Tras el arresto de este alto cargo Infancia Sin Fronteras, la policía investiga si la actividad de Gisbert dentro de la ONG está vinculada de alguna manera a los hechos por los que ha sido detenido. Por su parte, la organización no gubernamental a la que pertenecía el detenido, se desvinculó totalmente de cualquier delito y decidió cesar a su hasta ahora vicepresidente. Y es que aseguró desconocer las actividades supuestamente delictivas que éste haya realizado "a título privado". Asimismo, la organización explicó que ya ha iniciado una investigación y seguimiento a través de sus servicios jurídicos por si procediese iniciar cualquier acción legal contra el mismo. Y sobre los negocios que Gisbert tenía en Nicaragua con su esposa, de nacionalidad nicaragüense, la ONG apuntó que le pidieron que no utilizase ninguno de los recursos de la organización, algo que "ha cumplido a rajatabla, pues todos los gastos derivados de sus viajes y gestiones se los ha costeado a título privado". Pero esta ayuda a la inmigración ilegal no fue el delito que puso en marcha a la Policía Nacional. La investigación a esta red a la que pertenecía Gisbert comenzó en agosto de 2008, cuando los agentes siguieron la pista de una organización dedicada a la falsificación de tarjetas de créditos en un restaurante de la capital. Allí, el grupo obtenía la información contenida en las bandas magnéticas de tarjetas genuinas mediante el uso de lectores-grabadores de pequeñas dimensiones. Para ello contaban con la connivencia de los empleados de establecimientos comerciales, como restaurantes o bares de copas. Después de la falsificación, distribuían las tarjetas a otros miembros de la organización, que eran los encargados de comprar equipos tecnológicos y joyas con las tarjetas clonadas en diferentes establecimientos comerciales. No obstante, su principal actividad se centraba en la utilización de establecimientos conniventes, donde realizaban ventas ficticias por importes elevados. Además, cuando el grupo carecía de numeraciones para elaborar las falsificaciones, recurría a personas de confianza a las que, con su consentimiento, clonaban sus tarjetas. Para ello aprovechaban los viajes que estas personas realizaban, normalmente al extranjero, con el fin de poder justificar su estancia allí. Mientras, el líder de la organización utilizaba las tarjetas de las supuestas víctimas en un lugar diferente. Después denunciaban los importes supuestamente fraudulentos y recuperaban el dinero. Pero el fraude iba más lejos, ya que, al mismo tiempo, el jefe de la organización facilitaba otras tarjetas de crédito clonadas para que realizaran operaciones fraudulentas en los viajes. Los productos que adquirían eran siempre de gran calidad y los vendían después en el mercado ilícito a precios muy inferiores a los de mercado. Finalmente, para blanquear el dinero obtenido, los detenidos compraban oro o creaban empresas fantasmas a las que inyectaban dicho capital. En total, la policía calcula que el fraude ocasionado con las compras realizadas de forma ilícita supera los 400.000 euros. Según fuentes policiales, en esta operación de la desarticulación de la banda, los agentes detuvieron a un total de 29 personas en Madrid y Barcelona. Asimismo, practicaron trece registros en los que se incautaron de un taller de falsificación de tarjetas y dos de falsificación de documentos así como diverso material informático, cien tarjetas de crédito con la banda magnética manipulada y diversos efectos adquiridos con las tarjetas clonadas. Finalmente, los agentes encargados de la investigación también detectaron una pistola, documentación bancaria y 8.000 euros en efectivo.

Descarga la aplicación

en google play en google play