Escúchenos en línea

Cumbre ONU sobre crisis capitalista: mensaje alto y claro

Naciones Unidas. PL. | 27 de Junio de 2009 a las 00:00
Los países en desarrollo acaban de enviar a las potencias capitalistas un mensaje alto y claro sobre la urgente necesidad de cambiar viejas estructuras del sistema financiero internacional, al que culpan de hundir a la humanidad en la peor crisis económica de la historia. La urgencia de ese cambio fue patentizado en el curso de los debates de la Conferencia de Alto Nivel sobre Crisis Financiera y Económica y su impacto en el desarrollo, que concluyó el viernes tres días de sesiones en la sede principal de la ONU en Nueva York. "Hay que reconocer que la actual crisis económica y financiera es el resultado final de un modo egoísta e irresponsable de vivir, de producir, de consumir", dijo el presidente de la Asamblea General de la ONU, ex canciller nicaragüense Miguel D'Escoto. Desde diversos ángulos y con sobradas pruebas, los dignatarios de naciones en desarrollo coincidieron en demostrar que las actuales estructuras financieras internacionales han convertido a sus países, donde habita la mayoría de la población mundial, en las víctimas de una crisis que no fue provocada por ellos. En su intervención ante la Conferencia, el presidente de Ecuador, Rafael Corea, llamó a crear "una nueva arquitectura financiera que nos haga independientes de los mercados especulativos internacionales". El presidente Correa, un especialista en Economía, explicó a la Conferencia que la solución no está en remendar sino en eliminar al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), cuyas políticas y métodos en defensa de potencias capitalistas condujeron a la crisis. Aunque la mayoría de las naciones en desarrollo coinciden con lo planteado por Correa, la posibilidad de hacer tangible esa demanda parece aun muy remota porque los desarrollados de Occidente rechazan la idea de abolir instituciones que ellos mismos crearon en la localidad estadounidense de Bretton Woods al concluir la Segunda Guerra Mundial. Para el ministro de Comercio Exterior y Colaboración Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, "el egoísmo y la irracionalidad de las recetas neoliberales demostraron la insostenibilidad del sistema de relaciones económicas impuesto a nuestros pueblos por el gran capital". Malmierca recordó que hace 26 años el presidente cubano Fidel Castro había alertado sobre la actual crisis al señalar durante la séptima Cumbre del Movimiento de Países No Alineados en la India que un declinante comercio internacional, hambruna y desempleo cobrarían su víctima en la economía mundial. Aún con sus limitaciones, la conferencia de la ONU sirvió a los países subdesarrollados para condenar por bochornoso el egoísmo de las potencias capitalistas de destinar enormes sumas de dineros para salvar a sus bancos y banqueros de la tormenta que han provocado. Si el mundo puede movilizar más de 18 billones (18 mil millones de dólares) para mantener a flote el sector financiero, entonces puede encontrar también similar suma para cumplir sus compromisos de desarrollo con África, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Como era de esperar, la Conferencia de alto nivel sobre crisis económica y financiera fue obstaculizada desde sus preparativos a principios de este año por las grandes potencias capitalistas, las cuales trataron de evitar su celebración. Sobre todo para impedir que el magno organismo mundial, con la mayoría de sus 192 miembros agobiados por el subdesarrollo, llegue a tener un papel protagónico en el tratamiento de esta crisis que pudiera ensombrecer al exclusivo grupo del G-8 y sus aliados, interesados más bien en remendar el sistema financiero. Después de numerosas presiones para evitar consenso sobre declaración final que serviría de base a los debates y el sabotaje mediante su participación con representaciones de bajo rango, el gran capital y las corporaciones transnacionales lograron que la Conferencia fuera reducida a un espacio más para la retórica sobre este grave problema para la Humanidad. De todas formas, algunos analistas diplomáticos en la ONU consideran que los reclamos del mundo en desarrollo en esta Conferencia servirán de referencia y hasta pudieran influir en próximas decisiones. "Estamos en un momento crucial donde debemos sumar esfuerzos para evitar que esta crisis se transforme en una tragedia socio ambiental y humana, por lo que ningún mejor lugar que la Asamblea General de la ONU para hacerlo", dijo D'escoto en su discurso inaugural. "Esta es por antonomasia la sala de la inclusividad democrática mundial, la sede del G-192", añadió. Al final de la Conferencia, los participantes tuvieron que conformarse con un documento ambiguo en el que se reafirma "la urgente necesidad de mayores reformas" en la gobernación del FMI y el BM, pero sin entrar en detalles sobre la magnitud y naturaleza de tales reformas. También fueron excluidas de ese texto las recomendaciones de reformas del sistema financiero hechas por el grupo de expertos encabezados por el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. Para el titular de la ONU, Ban Ki-moon, los organismos financieros globales como el FMI y el BM necesitan desesperadamente ser reformados para que sean más representativas y efectivas, pero el mundo sigue dividido sobre cómo mejorarlos.

Descarga la aplicación

en google play en google play