Escúchenos en línea

Gorilas masacran al pueblo hondureño

Tegucigalpa. Varias agencias. | 5 de Julio de 2009 a las 00:00
Gorilas masacran al pueblo hondureño
El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, no logró su objetivo de llegar a Tegucigalpa el domingo pero la imagen de las nuevas autoridades hondureñas se ha empañado aún más a ojos de la comunidad internacional con las dos personas muertas en una manifestación. En un escenario digno de una película de acción, el ejército hondureño, que desoyó las órdenes que Zelaya le había dado anteriormente, bloqueó la pista del aeropuerto de Toncontin con camiones para impedir el aterrizaje del avión Falcon, con matrícula venezolana, en el que viajaba el mandatario, una semana después de haber sido depuesto y expulsado por un golpe de Estado. Soldados armados fuertemente dispararon contra la gigantesca multitud que rodeaba el aeropuerto asesinando a dos personas, entre ellos un menor edad, y causando un número indeterminado de heridos, según la emisora hondureña Radio Globo, en una transmisión en directo desde el sitio de los hechos. Los militares lanzaron bombas lacrimógenas y dispararon sus armas contra la multitud concentrada en los alrededores de la cerca de la pista donde Zelaya está a punto de aterrizar. El pelotón de donde provenían los disparos se replegó instantes después de lanzar el ataque. Entre los muertos figura un jovencito. Testigos aseguran fue baleado en la cabeza por los francotiradores. Distintas fuentes confirmaron la muerte Isis Obed Murillo, de 19 años, quien sufrió una herida de bala en la cabeza, y era originario del departamento de Olancho (este). Un portavoz de la Cruz Roja Hondureña ratificó a Acan-Efe que se registraron el fallecido y al menos 10 heridos, entre hombres y mujeres, la mayoría con heridas producidas con objetos cortantes y otros afectados por gases lacrimógenos. Entre los heridos, han sido identificados Guillermo Lopez de la Asociación de Jueces por la Justicia; José Alexis de Choloma, Cortés; Darwin Antonio Lagos de Olancho; Saturdino Gonzalez, Sagrario Chavez, Yolanda Baca, Florida Alfaro, Jose Arce Rivera Olga Alvarado y Adriana Isaguirre. En el hospital Escuela, en Tegucigalpa, no paran de entrar cada noche heridos de bala, en su mayoría jóvenes. Los llevan al centro hospitalario la propia policía que dispara contra ellos en las protestas a favor del regreso al poder de Zelaya, según denuncian fuentes hospitalarias. Este domingo, otras cuatro personas también fueron atendidas por los médicos con heridas de bala, pero esta vez sin riesgo para sus vidas. "Como todas las noches", se lamenta una trabajadora del hospital. "Dispararon a mansalva contra nosotros", denunciaban los manifestantes al tiempo que pedían a la comunidad internacional el envío de las fuerzas de paz al país centroamericano para evitar mayores brotes de violencia. Los incidentes comenzaron cuando la multitud, calculada en más de medio millón de personas, quisieron penetrar en la pista del aeropuerto, resguardada por centenares de soldados armados hasta los dientes. Los soldados dispararon desde la misma pista del aeropuerto. Los choques comenzaron a unos cincuenta metros de la entrada principal de la Terminal aérea, cuando los manifestantes intentaron rebasar la valla protectora de la pista, así como los retenes impuestos por el ejército. Gases lacrimógenos y explosiones de balas se sentían desde el aeropuerto, y las imágenes de diferentes televisoras hacían ver el despliegue militar y cómo disparaban contra el pueblo. Las tropas golpistas dispararon también contra los periodistas que cubrían el acontecimiento y cortaron la transmisión a varios medios. El enviado especial de la Telesur, Eduardo Silvera, quien al ser reprimido por las fuerzas represivas tuvo que abandonar la cámara, ha reportado en vivo y directo la brutal represión golpista. Otros testigos adelantaron que los militares engañaron al pueblo al replegarse supuestamente, abrir una puerta y dejar entrar a parte de la multitud para luego ametrallarlos. Además, las radios nacionales informaron que hay varias personas heridas en la zona, mismas que fueron trasladadas en ambulancias de la Cruz Roja, sin embargo se desconoce el número. Desde el aire Zelaya llamó al Estado Mayor del Ejército a cumplir la orden presidencial de despejar el aeropuerto. "Les pido al estado mayor de las fuerzas armadas que cumplan esta orden de abrir el aeropuerto para no tener problema en el aterrizaje", dijo Zelaya durante una transmisión de la televisora Telesur desde el avión que lo transportaba. Su llamado fue inútil.

Descarga la aplicación

en google play en google play