Escúchenos en línea

Gorilas hondureños asesinan a dos dirigentes populares

Tegucigalpa. Varias agencias. | 12 de Julio de 2009 a las 00:00
Dos activistas del partido Unificación Democrática (UD, de izquierda), fueron asesinados el sábado en el norte y occidente de Honduras, informó un dirigente de ese instituto político. El presidente de una de las dos corrientes del UD, Renán Valdés, indicó que las víctimas son Roger Bados, de 54 años, y Ramón García (40), y que hasta ahora "se desconocen las causas" de ambos crímenes. Agregó que Bados, quien fue presidente local de UD, educador popular y miembro del Bloque Popular, que aglutina a unas 30 organizaciones obreras, fue asesinado la noche del sábado en el sector de la populosa colonia "Rivera Hernández", a pocos kilómetros de la ciudad de San Pedro Sula, la segunda en importancia del país. Las primeras versiones indican que un número no precisado de hombres entraron a las 20:00 horas en la casa de Bados, en la colonia 6 de Mayo, y le dispararon. En el caso de Bados, según indicó Valdés, también resultaron heridas una hermana de él y la esposa de un sobrino. Según el relato de testigos, dijo Valdés, un hombre llegó a la casa de Bados "a preguntar por un sobrino suyo", y "cuando respondió que iba a buscarlo, el agresor le disparó tres veces por la espalda". El presunto asesino huyó en una bicicleta, según indicó Valdés, quien explicó que el UD están investigando los dos crímenes, para saber si se trata de hechos de violencia común o de carácter político por la crisis que vive Honduras, luego de que el presidente Manuel Zelaya fue depuesto por los militares el 28 de junio pasado. En tanto que García, explicó, "fue bajado de un autobús por desconocidos" a eso de las 16.00 hora local del sábado, en el sector de Callejones, departamento occidental de Santa Bárbara. Valdés dijo que Ramón García había venido participando en las manifestaciones del occidente del país para que Zelaya regrese y asuma de nuevo el poder, que desde el golpe de Estado ocupa Roberto Micheletti, por designación del Parlamento, organismo del que hasta entonces era presidente. Chávez advierte El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, denunció que en Honduras lo que viene es la represión selectiva, con referencia al asesinato de Roger Iván Bados, líder del Bloque Popular y el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado. "Esto es lo que viene ahora, la represión selectiva, además de la represión general. Los golpistas van a a tratar de cercenar el movimiento popular que se ha ido levantando, para impedirle que avance por cualquier lado, incluyendo la opción electoral", señaló Chávez en el programa Aló, Presidente, número 335. Sobre la posibilidad de que se realicen elecciones en noviembre, indicó el presidente Chávez que el movimiento popular de Honduras no tendría la mínima oportunidad de victoria porque matarían, satanizarían, comprarían y perseguirían a sus líderes o les abrirían juicios por cualquier cosa. "Esa es la democracia que nos quieren imponer en el continente, la dictadura", señaló Chávez. Entretanto, ayer en Tegucigalpa la dictadura anunció el fin del toque de queda, impuesto desde el propio día del golpe militar el pasado 28 de junio. Tras el levantamiento de la medida, la Policía de Honduras informó que se realizaron 1.270 detenciones, de las cuales 159 se registraron sólo en la noche del sábado. La información fue ofrecida este domingo en rueda de prensa por el subcomisionado de la policía, Héctor Iván Mejía, quien indicó que la mayoría de las detenciones respondía a la violación de la disposición impuesta luego del golpe militar que depuso al presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya. "Por la situación del toque de queda, estas son faltas administrativas que no constituyen delito", aseguró. En los 15 días que se mantuvo la medida, el toque de queda se cumplía en una primera etapa entre las 9:00 pm y las 6:00 am del día siguiente; y, en una segunda fase, entre las 11:00 pm y las 4.30 am. Francotirador tiene en la mirilla a dirigentes sociales Dirigentes sociales del Aguán en el Norte del país, denunciaron que un francotirador de apellido Gutiérrez tiene "entre ceja y ceja" a varios dirigentes y dirigentes sociales de la zona. A raíz del golpe de Estado propinado por civiles y militares contra el presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, las violaciones a los derechos humanos han cobrado mucha fuerza. Un decreto aprobado por el gobierno golpista de Roberto Micheletti Bain les ha dado un cheque en blanco a policías y militares. Mientras los miembros del Escuadrón de la Muerte 3-16, que se mantenían con bajo perfil han salido a la luz pública invocando "la defensa de la democracia". Según los informes proporcionados al Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, Gutiérrez es del Aguán donde hay una lucha de los campesinos por la tierra que está en poder de terratenientes con influencias políticas y económicas en Honduras, lo que ha dejado varias personas asesinados en el sector sin que los responsables sean llevados a juicio. Dos de los luchadores guardan prisión. Unas horas antes del 05 de julio, día en que las fuerzas militares dispararon contra cientos de personas que se encontraban en las cercanías de la Fuerza Aérea Hondureña, FAH, Gutiérrez manifestó públicamente que vendría a matar a la capital, pero que tenía en su lista a los dirigentes Manuel Montoya, del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, STENEE, Esly Banegas del Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional Agrario, SITRAINA y a Eduardo Flores quien participa como candidato a diputado por el Partido Unificación Democrática, UD, para las elecciones generales de noviembre próximo. La denuncia ya fue hecha públicamente por la dirigencia en el Aguán, la cual ya debería haber sido tomada de oficio por la Fiscalía de los Derechos Humanos del Ministerio Público, sin embargo los afectamos no han sido llamados con el fin de indagar los hechos. Esta situación de inseguridad se suma a una lista de más de 125 personas en Honduras sobre quienes la mirilla de los impunes está siempre vigilando sus movimientos, pero a pesar que ya han interpuesto las denuncias en el Comisionado de los Derechos Humanos, CONADEH y la Fiscalía de los Derechos Humanos, sus casos siguen en las gavetas de los funcionarios que no cumplen con su responsabilidad sino que le apuestan a la impunidad. Cacería de dirigentes populares Al estilo de los tenebrosos años de la década de los ochenta, efectivos policiales se han dado a la tarea de capturar a manifestantes para conducirlos hasta la Dirección Nacional de investigación Criminal (DNIC) con el fin de levantar perfiles para los archivos de investigación. Seis jóvenes fueron detenidos por efectivos policiales cuando se transportaban en un vehículo pick up hacia el sector de El Durazno, salida a la carretera del norte, en donde centenares de manifestantes se congregaron para exigir la restitución del presidente constitucional de la Republica Manuel Zelaya Rosales, depuesto y expulsado del país, por un golpe militar la madrugada del 28 de junio de 2009. Utilizando puestos avanzados distantes del lugar de la concentración, un grupo de policías detuvo el vehículo. Uno de los oficiales procedió a requerirles los documentos de identificación y les explicó que la detención era una operación rutinaria Sin embargo les aclaró que debían acompañarlos porque habían sido reconocidos como participantes en las protestas escenificadas en Tegucigalpa, en contra del golpe perpetrado por militares contra el presidente Manuel Zelaya Rosales el pasado 28 de junio. La detención se produjo en la gasolinera Uno, a un kilómetro de donde se procedería a la manifestación pacífica en apoyo al presidente Manuel Zelaya. Los detenidos fueron trasladados hasta las oficinas de la DNIC en donde fueron investigados. Los jóvenes que permanecieron detenidos durante un par de horas en las instalaciones de la DNIC son: Rony Orellana, Javier Espinal, Eddy Guifarro, Tomás Castillo, Mario Irías y Fermando Saravia. Procuradoras de Derechos Humanos del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh) se trasladaron al lugar de la detención para lograr la liberación de los muchachos, indagar en torno a las causas de la detención y constatar que no hayan existido malos tratos, golpes o torturas en contra de los detenidos. Los detenidos fueron liberados una hora más tarde. Cabe señalar que al ser trasladados a la DNIC no se registraron sus nombres en la lista de ingresos a estas instalaciones policiales. A lo largo de las masivas manifestaciones convocadas por el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe Militar, se ha denunciado que agentes encubiertos han fotografiado y filmado a líderes juveniles, estudiantiles, dirigentes obreros, artistas, intelectuales y campesinos que han participado en las marchas de protesta en las que se exige la restitución del presidente constitucional de la República Manuel Zelaya Rosales. Defensoresenlinea.com pudo constatar estas acciones cuando captó el momento en que agentes de investigación tomaban fotografías de los y las manifestaciones durante un plantón realizado esta semana frente al Ministerio Público. En un informe preliminar difundido a través de la Internet y elaborado por la Delegación de Organizaciones de Derechos Humanos de Guatemala, encabezadas por la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Mench, destaca este tipo de actividades emprendidas por policías, militares y agentes de investigación, en perjuicio de las garantías constitucionales de la ciudadanía que pacífica y espontáneamente sale a manifestarse. La delegación que visitó al país entre el 3 y el 6 de julio de este año, recibió varios testimonios en donde se vulneraban este tipo de derechos humanos de la población hondureña. Tal es el caso de la denuncia presentada en la cual se refiere que es difícil pasar de una ciudad a otra cuando se sabe que se viene a manifestar contra el golpe. Las denuncias dan cuenta que efectivos militares detuvieron decenas de buses que transportaban a ciudadanos y ciudadanas que venían a manifestarse a Tegucigalpa. Se habló de persecución de dirigentes ambientalistas y en algunos casos en donde militares, después de requerir los documentos de los pasajeros y realizar minuciosos registros, disparaban a las llantas de los autobuses para evitar la transportación de los y las manifestantes. Estas acciones se verificaron en el kilómetro 126, en la Aldea Los Limones, carretera entre Olancho y Tegucigalpa. En esa ocasión (1 de julio), el ejército disolvió a los manifestantes con lujo de fuerza, realizando interrogatorios y buscando la captura de líderes ambientalistas del departamento de Olancho, sostiene el informe. Añade que fue puesto de manifiesto en muchas de las entrevistas que la incomunicación ha sido un mecanismo para impedir el derecho de manifestación. Las terminales de buses han sido cerradas, se detienen los buses que van llenos y se les impide circular. "No hay transporte en el país, hemos caminado." Varios dirigentes sociales, refirieron a miembros de la delegación que ha existido restricción a las movilizaciones organizadas por diferentes expresiones sociales, populares y de defensa de derechos humanos, desde el domingo 28 de junio, día en que se suscitó el golpe de Estado. Desde que se decretara el toque de queda, han detenido a 180 personas y 120 personas han sido aprehendidas por reivindicar su derecho a la asociación y a la manifestación, afirma el informe preliminar de la delegación de organizaciones de derechos humanos de Guatemala. A la fecha, las estadísticas de detenciones se han multiplicado y a juicio de varias organizaciones de derechos humanos, lo que existe en Honduras es un estado de sitio, disfrazado de "toques de queda" aplicados a altas horas de la noche y primeras horas de la mañana. Aunado a esta situación, varias organizaciones de derechos humanos están siendo vigiladas permanentemente por agentes encubiertos al igual que dirigentes y líderes del movimiento social a nivel nacional, que encabezan las movilizaciones del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play