Escúchenos en línea

Fallo de La Haya es un «éxito rotundo»

La Haya y Managua. Varias agencias. | 13 de Julio de 2009 a las 00:00
Nicaragua declaró el lunes que logró "un éxito rotundo" en el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el río San Juan. El agente de Nicaragua en la Corte, Carlos Argüello, declaró desde La Haya que ha sido "un éxito rotundo" por la ratificación de la soberanía sobre el río San Juan, cuya margen derecha es el límite natural entre ambas naciones centroamericanas. "La impresión general de todo el equipo de Nicaragua que nos hemos reunido acá, es que ha sido un éxito rotundo para nosotros y consideramos que así debe ser entendido por el pueblo de Nicaragua", afirmó Argüello al noticiero de televisión Multinoticias. "La Corte aclaró que la soberanía (del río) permanece con Nicaragua y Managua tiene derecho de inspeccionar cualquier embarcación que vaya a entrar a navegar" en el río que sirve de frontera natural entre los dos países, subrayó Argüello. Eso significa que "Nicaragua puede emitir los permisos de zarpe para que circulen estas naves, las que tienen la obligación de reportarse tanto en los puertos de entrada como de salida" del río, indicó. Según Argüello, las autoridades nicaragüenses también pueden examinar "si efectivamente esas navegaciones (costarricenses) son con fines comerciales" y no "de placer", y que tendrán "derecho a exigir pruebas" sobre la naturaleza del tránsito. También podrán solicitar a "las personas que vienen en esas embarcaciones" que se identifiquen con sus respectivos pasaportes o documentos, agregó. Informó que el gobierno de Daniel Ortega podrá en ese sentido poner en marcha e "inspeccionar a su satisfacción todas las medidas de seguridad y de orden público que considere conveniente" para garantizar la conservación del medio ambiente" y control sobre el río. Nicaragua podrá "tomar todas medidas razonables que tiendan a la seguridad y el bien del río (..) sin consultar con Costa Rica", señaló. Consideró que los resultados indican que el fallo fue "un éxito rotundo para Nicaragua" porque "rechazó prácticamente todititas las pretensiones importantes" que Costa Rica se proponía alcanzar con este juicio, que promovió hace más de tres años contra Managua. "Los intereses verdaderos de Nicaragua quedaron totalmente protegidos y las pretensiones de Costa Rica quedaron absolutamente limitadas", concluyó Argüello. Las autoridades de San José alegaban que los tratados bilaterales vigentes desde el siglo XIX reconocen la soberanía de Nicaragua sobre la vía acuática, pero que concedían a Costa Rica el derecho perpetuo a la libre navegación, incluyendo guardias armados. Por el contrario, Nicaragua aseguraba que la presencia de autoridades armadas de Costa Rica en el río constituye una violación a su soberanía y dice respaldar su posición en los tratados limítrofes. "Yo creo que todo lo que verdaderamente era importante, que estaba en juego, la Corte confirmó que eran parte de los derechos soberanos de Nicaragua. Asi que la soberanía ha sido defendida y Nicaragua puede estar satisfecha que las autoridades han defendido la soberanía del país como corresponde", explicó. Argüello aseguró que la CIJ "rechazó la mayoría de las pretensiones de Costa Rica" al negarle la circulación de guardias civiles armados en la vía fluvial. Se declaró "muy contento con el resultado y toda Nicaragua debe estar igualmente contenta" de llegar al fin de un conflicto iniciado por el gobierno de San José hace cuatro años. Señaló que los intereses "verdaderos" de Nicaragua han sido defendidos y la pretensión de Costa Rica ha sido "limitada" a fines comerciales. La sentencia dejó en firme "el río es de Nicaragua y puede poner reglamentaciones. Todos los propósitos que Nicaragua tenía de defensa de sus derechos fueron reconocidos por la corte" de Justicia, agregó. La Corte negó la navegación de policías costarricenses armados, el origen del conflicto en 1998. Argüello resaltó su satisfacción con el hecho de que la Corte haya reconocido "los derechos soberanos de Nicaragua (...) y su derecho a regular e imponer reglas medioambientales y de seguridad". Preguntado por si la sentencia pone un punto y final a las disputas con San José por el río San Juan, Argüello respondió que el fallo "ha resuelto los puntos que Costa Rica ha puesto ante la Corte". El diplomático declaró en este sentido que "no puedo descartar" que Nicaragua recurra a la CIJ en un futuro para exponer otras reclamaciones a Costa Rica en relación con la navegación por la parte fronteriza del río. En Managua, también el gobierno reaccionó satisfecho. El vicecanciller nicaragüense para asuntos de cooperación, Valdrack Jaenstke, comentó que "el fallo de La Haya es contundentemente claro y es una victoria de Nicaragua porque aclara dudas que algunas personas pudieran tener de que nuestro país tiene sumo imperio sobre este río". "Fue un éxito una victoria para el Estado de Nicaragua. Hay que verlo efectivamente como una victoria del país, del Estado y de la sociedad nicaragüense en los ámbitos internacionales", porque "confirma el control absoluto que tienen los nicaragüenses sobre el río", comentó Jaentschke, al oficialista Canal 4 de Managua. Según Jaentske, la parte considerativa del fallo en relación al tema del medio ambiente, "le da a Nicaragua la total razón sobre la protección, el uso racional y la sostenibilidad ambiental" en el río San Juan. Recordó que Nicaragua ha dicho es que hay que tener cuidado sobre cómo se ha explotado el río del lado que colinda con la frontera con Costa Rica. "El tema medio ambiental quedo claro a favor de Nicaragua", sostuvo el viceministro. Agregó que la sentencia no sólo en la parte resolutiva es favorable para Nicaragua, sino también en sus consideraciones ya que quedan establecidos los elementos conceptuales de carácter jurídicos de porque se dan las resoluciones. Enfatizó que en el tema de la navegación militar también quedó claro porque los costarricenses no pueden abastecerse ni navegar armados y siempre que lo hagan lo tienen que hacer bajo la lógica de que están en territorio nicaragüense. Señaló que hay un reto para las autoridades migratorias, militares y aduaneras, policiales nicaragüenses que deben de estar a al altura de lo que plantea el fallo de la CIJ. "Entre por donde entres al río San Juan en cuanto se encuentre con un puesto de control, tienes que reportarte y dejar claro lo que vas a hacer en el río, eso quedo clarísimo", dijo Jaentske. Es un "triunfo de Nicaragua en La Haya ante pretensiones de Costa Rica sobre el río", expresó por su lado, brevemente, la vocería de la Presidencia, en un boletín electrónico. Montealegre y Tinoco Sin embargo, el diputado liberal y ex canciller Eduardo Montealegre es del criterio que Nicaragua "salió perdiendo", en cambio Costa Rica obtuvo una ampliación de la definición de navegación con "propósitos de comercio" que incluyó el turismo. "Nicaragua salió perdiendo porque le dieron a Costa Rica lo que ellos pidieron, que era la navegación no con objetos de comercio, sino como propósito de comercio. Salimos perdiendo", declaró Montealegre a un programa del Canal 12 de la televisión local. El ex vicecanciller en los años 80 y diputado del centroizquierdista Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), Víctor Tinoco, sugirió al gobierno de Daniel Ortega ejercer soberanía con "presencia" estatal a través de programas de desarrollo turístico e infraestructura en esa empobrecida zona. Tinoco admitió que la explotación de la zona turística corresponde a Nicaragua. Sin embargo, la ausencia de programas de desarrollo invitan a que otros sectores se aprovechen de las bellezas naturales. Reacción de Costa Rica El gobierno de Costa Rica calificó el lunes como "un triunfo diplomático" el fallo de la CIJ. "El ministerio de Relaciones Exteriores califica como un triunfo diplomático la sentencia de la Corte, pues ratifica los derechos costarricenses en materia de libre navegación y derechos conexos", declaró el canciller Bruno Stagno, en una conferencia de prensa. El canciller Stagno aseguró que "la Corte reconoció a Costa Rica la mayoría de los derechos reclamados en la demanda interpuesta contra Nicaragua y ordenó al vecino país su restablecimiento". Agregó que de los nueve elementos planteados por Costa Rica la corte falló a su favor en siete y de las cinco pretensiones de Nicaragua cuatro fueron denegadas. La CIJ negó a Nicaragua el derecho de exigir pago por el certificado de partida de los barcos de Costa Rica, peor explicó que actúa de acuerdo con el Derecho Internacional cuando exige altos en los controles de salida y llegada, cuando pide que los pasajeros a bordo estén en posesión de un documento de identidad o cuando impone horarios de navegación sobre el río. Managua también está en su derecho de solicitar que los barcos costarricenses porten una bandera de Nicaragua y de emitir certificados de salida, por los que no podrá recibir cobro alguno. Stagno reiteró que Costa Rica "siempre ha reconocido la soberanía y el sumo imperio de Nicaragua sobre el río" y afirmó que ese asunto "nunca estuvo en discusión". Sin embargo, leyó uno de los párrafos de la sentencia que dice que "la soberanía de Nicaragua no es absoluta ni ilimitada al determinar que el articulo 6 del Tratado (de límites) Cañas-Jerez (1958) demuestra que las partes no pretendían establecer una jerarquía entre la soberanía nicaragüense y los derechos de navegación de Costa Rica". Dijo que se estudiará la manera de abastecer a las delegaciones policiales ubicadas en la margen costarricense del río, ante la prohibición de navegar con armas. El canciller también celebró que en el fallo se le prohíbe a Nicaragua pedir visa o tarjetas de turismo a los costarricenses y turistas extranjeros que naveguen por el río en embarcaciones costarricenses. "Costa Rica celebra el fallo emitido por la CIJ y a la vez anuncia desde ahora su pleno compromiso a respetarlo íntegramente y espera lo mismo del vecino país augurando una nueva era en las relaciones bilaterales", expresó Stagno. Quieren nuevas relaciones con Nicaragua El viceministro de Asuntos Exteriores de Costa Rica, Edgar Ugalde, declaró a Efe que la delegación que encabeza está "satisfecha" con la sentencia de la CIJ, la cual, dijo "espero que sirva para reiniciar nuevas relaciones con Nicaragua (...) ya que el río San Juan siempre ha sido como una piedra en el zapato" de esas relaciones. Afirmó que Costa Rica "nunca ha puesto en tela de juicio la soberanía de Nicaragua sobre el río San Juan" pero subrayó que la sentencia de la CIJ indicó que esa soberanía "no es absoluta". Sobre la prohibición de que los policías costarricenses puedan patrullar sobre el río, Ugalde reconoció que "nos será más difícil el intercambio de policías de guardia" pero aseguró que "actuaremos en concordancia con el fallo". En San José, Costa Rica recibió con "suma complacencia" el fallo "que favorece los derechos de navegación en el río San Juan consagrados en instrumentos internacionales, según ratificó hoy (lunes) la Corte Internacional de Justicia", dijo la Cancillería costarricense en un comunicado. "Costa Rica recibe con beneplácito la sentencia de la Corte que representa la plena recuperación de derechos que tendrán una clara y positiva incidencia en el quehacer diario de los habitantes de la zona", agregó. "De los nueve puntos que en su demanda contra Nicaragua Costa Rica elevó a conocimiento, el Alto Tribunal concedió (...) la mayoría de ellos: siete", destacó. «Costa Rica debe quedar muy satisfecha» (San José. Diario La Nación). Costa Rica debe "quedar muy satisfecha, con el fallo emitido hoy por la Corte Internacional de Justicia sobre el río San Juan sostiene Manuel Araya Incera, historiador, especialista en relaciones internacionales y estudioso de la política externa del país. "Como lo intuía, podría pensar que cada una de las partes obtuvo algo a su favor. En el caso de Costa Rica uno de los aspectos en los cuales enfatizó más: "los objetos de comercio". El fallo me parece muy interesante pues prácticamente en todas las aspiraciones costarricenses se reconocen sus derechos", afirmó Araya entrevistado hoy poco después de divulgarse l resolución. Araya considera que hoy se ha sentado jurisprudencia significativa para el futuro pues el Tribunal señala la transformación en el tiempo del término "comercio". "No es lo mismo hablar de comercio en 1858 que ahora. El fallo plantea entonces una adaptación en el tiempo a la extensión de la actividad conocida como comercio", explicó Araya quien agregó que ahora hay un mayor entendimiento del término al adherir a este turismo y transporte de pasajeros. Araya señaló que Nicaragua, por su parte, logró el derecho de que barcos costarricense se detengan en un puesto nicaragüenses al entrar y salir al cauce. "Costa Rica debe quedar muy satisfecha aunque ciertamente la aspiración de poder ejercer funciones policíacas es rechazada y además la Corte remite al tratado original de 1858 (donde no se hace referencia a naves oficiales) y evita hacer referencias a posteriores tratados como el Laudo Cleveland (1888) y el fallo de la Corte Centroamericana de Justicia de 1916", precisó Araya. "Creo que para el lado nicaragüense quedan satisfechos elementos simbólicos muy sensibles de soberanía como que los barcos costarricenses deban llevar bandera nicaragüense, lo cual es norma en aguas internacionales. Lo mismo en relación con ese componente emotivo de la soberanía que barcos costarricenses llevaran policías armados dentro de lo que se considera un territorio de ese país" agregó. Para el historiador, la decisión de hoy podría finalmente calmar la animadversión política creada por esta situación y ayudará a quitar del río San Juan ese foco de tensión "tan grande entre ambas naciones". Aún más: Araya cree que el fallo aclara las cosas y evidencia así la necesidad hacia futuro de una mayor cooperación binacional para el desarrollo de esa zona limítrofe que quizás ambos gobiernos podrían traducir en planes específicos de cooperación.

Descarga la aplicación

en google play en google play