Escúchenos en línea

Arias busca mediatizar golpe y aboga por gobierno mixto

San José. EFE. | 16 de Julio de 2009 a las 00:00
El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, quien actúa como mediador en el conflicto político de Honduras, informó este jueves que entre sus propuestas están la conformación de un Gobierno de reconciliación presidido por Manuel Zelaya y la aplicación de amnistías políticas. En una entrevista con la emisora local Radio Monumental, Arias fue contundente al afirmar que "hay un mandato de 34 Gobiernos (América) de que la restauración del orden constitucional en Honduras pasa por la restitución del presidente José Manuel Zelaya", quien fue derrocado el pasado 28 de junio. El mandatario costarricense agregó que si el presidente en ejercicio, Roberto Micheletti, "dice que está dispuesto a renunciar para entregar el poder a alguien más (que no sea Zelaya) esa no es una solución". Para la segunda jornada del proceso de diálogo, que se realizará este sábado, Arias adelantó que "vamos a ver si es posible que se pueda integrar un Gobierno de reconciliación nacional, una coalición con ministerios claves como el de Finanzas o el del Interior". También explicó que "veremos si se puede hablar de una amnistía, y para quiénes, sobre delitos políticos". No obstante, advirtió que Zelaya "tendría que abandonar su pretensión de instalar una cuarta urna", en las elecciones de noviembre próximo, las cuales, considera no es necesario adelantar. El 28 de junio pasado, Zelaya tenía previsto realizar una consulta popular, declarada ilegal por varias instituciones del Estado, para conocer si la población estaba de acuerdo en instalar una cuarta urna en las elecciones. En dicha urna se preguntaría a los hondureños sobre la posibilidad de convocar una Asamblea Nacional Constituyente para reformar la Carta Magna, lo que la oposición catalogó como un intento para establecer la reelección y perpetuarse en el poder. Las otras tres urnas son para escoger presidente, diputados y alcaldes. Micheletti, quien fue nombrado presidente de Honduras por el Congreso tras la destitución de Zelaya, afirmó el miércoles en su país que está dispuesto a dejar el poder con la condición de que el depuesto mandatario no regrese, mientras que Zelaya hizo esta semana un llamado a la "insurrección". En medio de este ambiente, Arias convocó para el próximo sábado, en su casa particular en San José, a las delegaciones de ambos líderes políticos para la segunda jornada de conversaciones en la búsqueda de una solución a la crisis. "Espero avanzar mucho, pero tampoco me hago ilusiones porque hay resistencias", reconoció el presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz 1987. Arias recordó hoy que cuenta con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la comunidad internacional en general, aunque aclaró, sin dar nombres, que "hay celos y envidias" de que Costa Rica actúe como mediador. "Hay mucha gente disgustada en América Latina con la mediación de Costa Rica. Trataron de convocar al Grupo de Río y el mensaje (de quienes se oponen) era que Óscar Arias no siga mediando y que en la solución de Honduras no participe Estados Unidos", afirmó. Hasta ahora, el único que públicamente ha criticado la mediación de Costa Rica ha sido el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien calificó el proceso como una "trampa" y aseguró que el diálogo había "nacido muerto". Arias volvió a criticar el "golpe de Estado" en Honduras, pues comentó que era una etapa que se creía superada en América Latina, pese a lo "frágiles y vulnerables" que puedan ser las democracias de la región.

Descarga la aplicación

en google play en google play