Escúchenos en línea

Llegan indígenas peruanos en calidad de refugiados políticos

Managua. Varias agencias. | 16 de Julio de 2009 a las 00:00
Dos dirigentes indígenas peruanos que se declararon perseguidos políticos en su país, llegaron este jueves a Nicaragua donde recibieron asilo humanitario. "Damos gracias a Dios y a Nicaragua que nos ha dado ese apoyo" dijeron a medios de prensa los hermanos Saúl y Cervando Puerta Peña al llegar al país. Los hermanos relataron que antes de ingresar en la embajada de Nicaragua en Perú, tuvieron que huir y refugiarse en la selva para evitar ser apresados. Antes el gobierno de Nicaragua dio asilo al también dirigente peruano Alberto Pizango. Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores peruano entregó hoy en Lima los salvoconductos a los hermanos Puerta en la sede de la embajada de Nicaragua en la capital peruana, para que pudieran viajar a Managua. Saúl Puerta es secretario nacional de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) y su hermano Cervando es presidente de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte (Orpian), dos de las entidades representativas de las comunidades nativas de la selva que promovieron las protestas en esa región en junio pasado. "Nos sentimos libres, tranquilos y muy agradecidos por el respaldo que nos ha dado el Gobierno del presidente Daniel Ortega", expresaron los hermanos Puerta en declaraciones brindadas en el aeropuerto internacional Augusto C. Sandino.. "Nos alegra ver al compañero Alberto Pizango", agregaron al encontrarse con el líder indígena, que se encuentra en Managua desde el pasado 17 de junio. Expresaron su esperanza de que pronto puedan regresar a su país y afirmaron que los pueblos indígenas de la Amazonía siempre pedirán al Gobierno peruano que se respeten los derechos humanos, la selva, el medio ambiente y la biodiversidad. "Por reclamar nuestros derechos hemos sido atropellados últimamente y 15 indígenas continúan detenidos", agregaron los hermanos Puerta. Los pueblos indígenas de la Amazonía peruana realizaron una larga protesta, que comenzó el pasado abril, en rechazo a un paquete de leyes que consideraban perjudiciales a sus derechos, manifestación que terminó en un enfrentamiento con la policía y dejó 24 agentes y 10 civiles muertos en la ciudad de Bagua, el pasado 5 de junio. A raíz de esos violentos hechos, el régimen de Allan García denunció al presidente de la Aidesep, Alberto Pizango, y a otros cuatro dirigentes nativos, entre los que se encuentran los hermanos Puerta, y ordenó sus respectivas detenciones. Las órdenes de captura también pesan contra Marcial Mudarra Taki y Teresita Irene Antaza López, quienes se refugiaron en sus propias comunidades y no han sido ubicados hasta el momento.

Descarga la aplicación

en google play en google play