Escúchenos en línea

Punto de no retorno para los golpistas

Por Giorgio Trucchi. Rel-UITA. | 21 de Julio de 2009 a las 00:00
La absurda intransigencia del régimen de facto puso punto final al proceso de mediación en Costa Rica y el presidente Oscar Arias pidió 72 horas para un último intento. Los movimientos populares se preparan para su cuarta semana de incansable movilización y enviaron una carta al mediador costarricense, rechazando su propuesta que contemplaría la conformación de un gobierno de reconciliación nacional, una amnistía generalizada, el abandono de la idea de una consulta popular para la creación de una Asamblea Constituyente y adelantar las elecciones nacionales. Durante una conferencia de prensa brindada en Nicaragua, el presidente Manuel Zelaya Rosales y la delegación que participó en el proceso de mediación en Costa Rica informaron sobre el fracaso de esta acción diplomática, culpando directamente al régimen golpista que ni siquiera quiso tomar en cuenta la propuesta del mandatario costarricense, que preveía en su primer punto la restitución del presidente Zelaya en su cargo. “Ya se quitaron la máscara y el mundo entero pudo ver cómo esa élite voraz e intransigente que ha empobrecido al país y se ha impuesto con las armas sigue burlándose del pueblo hondureño y de la comunidad internacional, dijo Manuel Zelaya. El proceso de mediación ha terminado y el presidente Arias pidió 72 horas más para hacer el último intento, y ver si los golpistas recapacitan. No obstante, vamos a comenzar el proceso de organización de la resistencia interna que conduzca a mi regreso al país antes de que termine la semana, porque no voy a renunciar a mis derechos”, informó el Presidente legítimo de Honduras, agregando que la OEA se va a reunir en las próximas horas para decidir nuevas formas de presión. El movimiento popular condenó una vez más la actitud del régimen de facto y se prepara para comenzar su cuarta semana de movilización, mientras que en Managua las celebraciones por los 30 años de la Revolución Popular Sandinista fueron ocasión para reiterar el apoyo incondicional de los países de América Latina y el Caribe al presidente Zelaya. Para conocer cómo las organizaciones sociales se están preparando para la que podría ser la semana decisiva en este conflicto, Sirel conversó con Bertha Cáceres, integrante de la conducción colegiada del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado y directiva del COPINH. S: ¿Cómo se desarrolló la tercera semana de movilización? BC: Nos concentramos en tratar de golpear la economía de los oligarcas golpistas. Nos tomamos carreteras y puentes muy importantes para el traslado de la producción hacia los puertos y las fronteras. Las organizaciones de mujeres se tomaron las instalaciones del Instituto Nacional de la Mujer (INAM) en rechazo al nombramiento a esa cartera de la golpista María Martha Díaz. En los departamentos la gente continuó las acciones de protesta, y en Olancho la población rescató la residencia del presidente Zelaya que había sido tomada por el Ejército para un allanamiento ilegal. Continuaron también las jornadas culturales de los artistas en resistencia, las reuniones departamentales y en los barrios, las Asambleas de las centrales obreras y de los diferentes sectores que se han sumado a la lucha. En Santa Bárbara se constituyó el Frente Departamental contra el Golpe de Estado y los jóvenes se han involucrado de lleno en todas las actividades. Lo más interesante es que han surgido muchos grupos que autónomamente se están organizando y están implementando acciones. Esto es parte de la gran riqueza de este movimiento que se ha conformado a raíz del golpe. S: El domingo 19 hubo una gran asamblea de las organizaciones populares. ¿Qué temas se trataron? BC: Nos reunimos en las instalaciones del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS) para analizar el proceso de mediación. Decidimos enviar una carta al presidente Oscar Arias para dar a conocer nuestra posición. S: La propuesta de Arias contemplaba siete puntos, algunos de los cuales han sido muy criticado por los movimientos populares. ¿Cuál es el contenido de esa carta? BC: Reiteramos que el primer punto es la restitución del presidente constitucional Manuel Zelaya Rosales. Además, le informamos que no aceptamos el concepto de amnistía, y que no vamos a renunciar a nuestro derecho de participación democrática directa a través de una consulta popular para la instalación de una Asamblea Constituyente. Rechazamos también la conformación de una gobierno de reconciliación nacional, porque es una maniobra de los golpistas que ya tienen acaparados todos los Poderes del Estado. Finalmente, pedimos una revisión del papel de las Fuerzas Armadas y lamentamos que en su propuesta el presidente Arias en ningún momento mencionó el tema de las violaciones a los derechos humanos, a la libertad de expresión, a la movilización, la militarización del territorio nacional y la represión que se ha dado en todo el país. S: La comisión representante del presidente Zelaya aceptó la propuesta del mediador Oscar Arias para poderla analizar y discutir. ¿Han podido informarle al Presidente sobre la posición del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado? BC: La comisión condicionó el inicio de la discusión de los puntos al respeto y aceptación de la restitución del presidente Zelaya en su cargo. Eso no quiere necesariamente decir que esos puntos sean aceptados. Por otro lado, el mismo presidente Zelaya llamó para que se le enviara la carta antes de su entrega al mediador. Nosotros dejamos en claro cuál es nuestra posición, y hay que recordar que nuestros representantes están en la comisión negociadora. Sabemos también que a pesar de la intransigencia y arrogancia de los golpistas, ellos han sido fuertemente golpeados por la resistencia del pueblo hondureño y por la solidaridad internacional. S: ¿Qué planean para la semana entrante? BC: Vamos a seguir en la lucha para derrocar a los golpistas y restituir el orden institucional. El próximo lunes 20 vamos a comenzar la movilización con un plantón frente al Congreso Nacional, mientras que en los departamentos la población va a seguir la resistencia de forma autónoma. S: ¿El régimen de facto sigue reprimiendo a los opositores? BC: Sigue la persecución contra a los dirigentes populares, muchos de los cuales tuvieron que abandonar el país, y la represión contra los medios de comunicación nacionales e internacionales. Un hecho muy grave es que las fuerzas represivas están poniendo bombas en lugares públicos para después responsabilizar a los movimientos populares y así justificar la represión. Además, sabemos que el Ejército sigue recibiendo grandes cantidades de dinero de los grupos económicos nacionales y de entidades de la derecha internacional, y que está moviendo tropas hacia la frontera con El Salvador y Nicaragua. S: ¿Qué esperan para la semana que empieza? BC: Esperamos medidas concretas de parte de la comunidad internacional, que se incremente la solidaridad mundial y que el presidente Zelaya regrese al país.

Descarga la aplicación

en google play en google play