Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos



Pedro Magdiel, torturado y asesinado por la guardia hondureña (fotorreportaje)

Aluaca, El Paraíso, Honduras. Por Texto: Dick Emanuelsson. Fotos: Mirian Huezo Emanuelsson | 26 julio de 2009

Comentar    
El asesinato del albañil PEDRO MAGDIEL MUÑOZ SALVADOR, un joven de la colonia San Francisco en Tegucigalpa, sacudió a los manifestantes la mañana del sábado en Alauca, en la salida de Paraíso, cerca de la frontera con Nicaragua. Como han habido diferentes versiones sobre el nombre y apellido de la persona asesinada en Alauca y que fue encontrada a 100 metros de la valla del ejército y la policía, podemos presentar la cédula que fue entregada como prueba, entra muchas pruebas y pertinencias que presuntamente eran del joven asesinado, en donde se constata que el muerto es: PEDRO MAGDIEL MUÑOZ SALVADOR. No. de cédula: 0801-1986-15568, Fecha Nacimiento: 14 de agosto 1986. Cedula emitida el 10 de junio 2008. Dirección: Colonia San Francisco, Tegucigalpa Profesión: albañil, maestro de obra. Estado civil: Casado y un hijo. Familia: No tenía familiares más que su abuela. LA CÉDULA DE MAGDIEL La muerte: Fue torturado y tenía 42 heridas cortopunzantes en su cuerpo, entre la cual la de la arteria del cuello fue la mortal. Las huellas de las torturas 42 heridas cortopunzantes Golpe en el cráneo La herida que lo mató: en la arteria aorta. Vamos a presentar algunas entrevistas esta semana que confirman que Pedro Magdiel Muñoz Salvador fue activo en la creación de la fogata en la tarde del viernes, fue posiblemente filmado por un policía y que, según versiones de los organizadores, fue filmado por varios manifestantes cuando fue detenido supuestamente por la policía. Según otros testigos la policía lo tenía detenido hasta a las 06.30 esta mañana sábado 25 de julio y dejado en libertad esa hora. A las 07.00 horas de la mañana, es decir, 30 minutos después de su liberación, fue encontrado muerto 100 metros de la valla uniformada en un lugar desolado, al lado un muro de una procesadora/bodega de café en un campo abierto. Después el levantamiento del cadáver por parte de la policía, fiscalía y el médico forense con presencia de dos representantes de COFADEH, el médico forense hizo el cálculo que la muerte había sucedido 8-10 horas antes. ¿Que quiere decir eso? El levantamiento se hizo exactamente a las 12.00 horas del sábado. La muerte de Pedro Magdiel Muñoz Salvador entonces había ocurrido entre a las 02.00-04.00 de la mañana el sábado. El rostro de Madiel El rescate de su cadáver Si coincide las versiones de los testigos que la policía liberó el Sr. Pedro Magdiel Muñoz Salvador a las 6.30 horas de la mañana el sábado, significa que Pedro Magdiel Muñoz Salvador encontró la muerte en poder de la policía. El Heraldo, un diario hondureño que borra hasta la sangre de las victimas hondureños con el programa Photoshop en sus fotos para ocultar las consecuencias del golpe de estado, en un récord de velocidad, informó a las 12:22 p.m., es decir, solo 22 minutos después que se había iniciado el levantamiento del cadáver en el oriente del país y que en esa hora ni siquiera estaba terminado ese importante proceso para poder determinar las causas de la muerte del Sr. Muñoz, que según Javier Cerrato de la policía nacional, ese organismo no tenia nada que ver con la detención del joven. ¿Entonces quien fue que detuvo el joven? Los asesinos La Cobra en acción 1. En la tarde del sábado incursionó con gran velocidad una camioneta de la Policía Nacional, con el número de serie "COE-16", TEG, con la insignia "SERVIR Y PROTEGER" lleno de unidades del COMANDO COBRA, apuntando a la gente y disparando al aire y tirando bombas lacrimógenas. Dos personas fueron atropelladas por ese vehiculo que desvió diez metros antes el valle de los uniformados a la derecha a otra carretera. Ahí giraron y volvieron pero doblaron hacia las Manos casi tumbando el valle de los militares y policías. 2. Un policía (fotografiado) estuvo encargado de filmar y registrar a los manifestantes. Pregunté al fiscal después el levantamiento del cadáver si ellos podrían pedir para registrar el contenido del video y reconocer el policía que estaba cumpliendo esa tarea, lo cual sería importante para que la investigación analizara todos los elementos y así dibujar una hipótesis para poder completar el caso del asesinato. El fiscal decía que todo lo que puede resolver el caso es posible, es decir también el requerimiento del video de la policía. 3. Si Pedro Magdiel Muñoz Salvador aparece en ese video, lo cual es muy probable ya que era muy activo en la "construcción" de la fogata y barricada, trayendo, como decía una señora en nuestra entrevista, llantas y ramas de árboles&troncos&vegetación (que producía mucho humo), entonces ¿quien ha tenido conocimiento, a parte los soldados, policías y mandos de los uniformados agrupados detrás pero mirando con binoculares, del contenido del video en donde, seguramente, se puede ver los rostros de los manifestantes activos el día sábado? 4. El joven albañil, activista del Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de estado, encontró una terrible muerte, víctima de unos sádicos que lo torturaron seguramente durante mucho tiempo, tomando en cuenta que fue detenido alrededor a las 17.00 horas (5 p.m.) de la tarde el viernes y la muerte la encontró entre las 02.00-04.00 (2-4 a.m.) del sábado. Sus compas de lucha 5. En Honduras, ¿cual o cuales sectores de la sociedad históricamente o actualmente representan semejante crueldad e insensibilidad humana?

Testimonio de un amigo

Por Emma Grand, enviada especial de la agencia ABN Por temor a que tomen medidas contra él –situación normal en una dictadura– no dio su nombre ni su rostro, pero sí contó lo que sucedió con su amigo de la infancia Pedro Muñoz, torturado y asesinado por el ejército y la policía del régimen de facto el sábado en la madrugada en El Paraíso, a pocos kilómetros de la frontera con Nicaragua, Las Manos. Cuando vio el cuerpo de su amigo Pedro tirado en un terreno baldío cercano al batallón del ejército donde se habían concentrado miles de manifestantes el día anterior sus ojos no pararon de correr grandes gotas de lágrimas. Pedro tenía sólo 23 años, trabajaba como maestro de obras, dejó a una niña de un año, su joven esposa, su abuela y hermano, dijo desconsolado su amigo de barrio, un chico de apenas 18 años. Sus ojos color verdes –inundados de lágrimas– que brillaban con el contraste de su rostro color canela tostado por el sol, sólo transmitían desconsuelo por la pérdida tan cruel de su amigo Pedro. Ambos se conocían desde niños, son amigos de barrio, de la colonia San Francisco de Tegucigalpa. El joven asesinado vestía de negro y había sido dejado en un terreno baldío cercano a la concentración popular de resistencia para recibir al presidente Manuel Zelaya, que había anunciado pasaría la frontera Las Manos para entrar a Honduras. Un hombre que se acercó a ese lugar el sábado en la mañana para hacer sus necesidades fisiológicas lo vio. Inmediatamente avisó a las personas que se encontraban en los alrededores. A esa hora, pasadas las 8:00 am, se habían vuelto a reunir las mismas personas que habían llegado a El Paraíso para intentar recibir a "Mel" en Las Manos. Pero sólo fue hasta que los compañeros de Pedro vieron su cuerpo que se supo en el lugar que se trataba de un crimen cometido por la dictadura militar hondureña, y no de un hecho aislado, pues este joven había ido al lugar a recibir a "Mel" y había participado en las manifestaciones de resistencia contra el Gobierno de facto. "Tengo un odio grande, siento un dolor por él, por mi compa", expresó el amigo de Pedro con impotencia. "Que la muerte de él no vaya a quedar impune. Y voy a seguir en la lucha, más ahora con un propósito. La muerte no será en vano, porque queremos ver a toda esa gente que ha sido la culpable, de todos esos actos que han visto en todos estos días, que paguen por sus delitos". El viernes Pedro salió de Tegucigalpa en un carro particular con cuatro amigos hacia la frontera Las Manos, a las 8:00 am, para recibir a "Mel". En el camino, un piquete militar los obligó a parar en Danlí, un sector que queda a aproximadamente 30 kilómetros de Las Manos. Desde ahí, con cuatro jóvenes más que también detuvieron, caminaron por las montañas para poder llegar a El Paraíso, el trayecto fue de aproximadamente cinco horas. En El Paraíso se encontraron con la concentración popular que era reprimida por la fuerza militar con balas y bombas lacrimógenas. Ese día, una bala proveniente del piquete policial y militar hirió a un joven en una oreja, otra a un chico en un brazo y otra destrozó el parabrisas de un vehículo que estaba estacionado muy cerca. Pedro fue visto... Testigos comentaron que Pedro era uno de los jóvenes más eufóricos del día, se mantenía de primero frente al piquete represor y fue quien prendió una fogata en el sitio para protestar el impedimento de transitar libremente a Las Manos. Contaron que provocaba a los policías con el humo de la fogata que ayudó a prender, pero, ¿esa era razón para que apareciera con 46 puñaladas en el cuerpo? Cerca de las 6:00 pm de ese viernes, cuando la represión militar contra el pueblo había cesado por momentos, no se supo más de Pedro Muñoz. Ese día el Gobierno de facto decretó el toque de queda de 12 del mediodía a seis de la mañana del sábado solamente en el Departamento de El Paraíso, en el resto del país había quedado igual, de doce de la noche a 4:00 am. Pero en El Paraíso se rompió el toque de queda, debido a que la concentración popular no dejó las calles. A las seis de la tarde del viernes fue la última vez que vieron a Muñoz. Él se separó de la concentración para buscar materiales para una nueva fogata que prendería, esta vez para resguardarse del frío, pues ya oscurecía y se mantendría en vigilia en el lugar. En el terreno baldío donde se encontró el cuerpo de Muñoz el sábado en la mañana quedaron rastros que evidencian que un vehículo de la policía pasó por ahí. "Fue torturado, se nota en la ropa que fue arrastrado. En las manos se notan moretones por las esposas", denunció su amigo. Casi al mediodía del sábado llegó el médico forense y un inspector de la policía nacional. En la evaluación informaron que recibió 46 puñaladas en el cuerpo, más de treinta en la espalda, por lo menos diez en la cabeza y una en la yugular. Su mano derecha estaba amoreteada, tenía una marca similar a las que dejan las esposas que usan la policía para arrestar a la gente. ¿La hora de la muerte? Entre 3:30 am y cuatro de la madrugada.


Comentar     Arriba

ESCUCHENOS EN LINEA

En celulares!

streaming ios streaming android streaming bb y otros streaming android

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Pensamiento Crítico

Che Guevara: El único hombre práctico

Ponencia presentada por el intelectual cubano, recientemente fallecido, Fernando Martínez Heredia ...

Fracasa nuevamente golpeteo contra Venezuela en la OEA

La 47 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) concluyó sin alcanzar ...

Lanza Cristina Fernández el Frente Unidad Ciudadana: “Con ellos no hay futuro”

La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner lanzó formalmente este martes el Frente ...