Escúchenos en línea

Unión Europea difunde temores de otro tipo de fraude: el de las impugnaciones masivas para entorpecer el escrutinio

Agencia AFP. Desde Managua. | 1 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El jefe de la Misión de Observación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Claudio Fava, aseguró este miércoles que los partidos políticos expresaron el temor de que se produzcan fraudes electorales, mediante impugnaciones masivas de votos, durante las elecciones presidenciales de este domingo. "Hay partidos que expresaron su preocupación por el riesgo de impugnaciones y anulaciones masivas de las boletas electorales", afirmó Fava. No obstante, señaló que son preocupaciones "naturales" que a veces suben de tono, debido a las confrontaciones políticas entre los partidos en contienda y poderes del estado nicaragüense que algunos "actores" extranjeros no contribuyen a superar. Los observadores de la UE han conversado con los partidos e instituciones involucradas en el proceso electoral para "averiguar si hay riesgo de fraude y poner en marcha todas las sugerencias que puedan evitar o bajar" este riesgo, aseguró. El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, acusó al gobierno del presidente Enrique Bolaños de instigar una denuncia masiva de fraude en caso de victoria del sandinista Daniel Ortega en los comicios del domingo. A juicio del representante europeo, "hay tonos (denuncias) que están un poco" fuera de la realidad y que hay "actores no nicaragüenses que contribuyeron a subir el tono" de las especulaciones, en clara referencia a Estados Unidos. Las principales preocupaciones de los partidos giran alrededor de las impugnaciones de boletas, la conformación política que tienen las juntas receptoras de votación (JRV) y los retrasos en la entrega de cédulas de votación, que el organismo europeo tiene previsto abordar este miércoles con el CSE. La UE también abogó por el derecho de los nicaragüenses de elegir a su nuevo presidente "libre" de presiones extranjeras tras amenazas de representantes de Estados Unidos contra un eventual triunfo de Daniel Ortega en las elecciones del domingo. "Hay que respaldar al pueblo de Nicaragua en su oportunidad de poder elegir su propio presidente y su Congreso sin tener que contestar a las presiones internacionales", pidió el Fava, en una entrevista con AFP. "Creo que es un hecho de respeto político que tenemos que ofrecer al pueblo de Nicaragua", consideró Fava, en alusión a las presiones ejercidas las últimas semanas por Washington para evitar que el ex presidente Ortega (1979-90) vuelva al poder. Representantes del gobierno estadounidense amenazaron la última semana con limitar la ayuda a Nicaragua y bloquear los 850 millones de dólares de remesas que envía más de medio millón de inmigrantes nicaragüenses si Ortega recupera el poder. La UE descalificó las presiones como una injerencia "negativa" que no contribuye al desarrollo democrático del país centroamericano. "No tenemos las mismas sensaciones que, por ejemplo, tiene el gobierno norteamericano de que si aquí hubiesen otros resultados (a favor de la izquierda, eso) podría determinar el futuro económico, (o provocar) el aislamiento económico de Nicaragua", subrayó Fava. Reconoció, sin embargo, que la posibilidad de que los sandinistas regresen al poder, ha acaparado la atención de la comunidad internacional "con diferentes intenciones". "Es una votación histórica que tiene una importancia particular porque hay la oportunidad del FSLN de volver al gobierno de este país y también porque hay una atención muy difícil y muy fuerte de la comunidad internacional de todos lados y con diferentes intenciones", indicó el representante. La insistencia de Ortega, que intenta por cuarta vez reconquistar el gobierno, se ha convertido quiérase o no en un conflicto de intereses geopolíticos entre Estados Unidos y sus detractores de Venezuela, Bolivia y Cuba, con los que el ex gobernante mantiene relaciones de cooperación y amistad. Los norteamericanos tienen "miedo de que Ortega pueda ganar (la votación) y pueda poner en marcha una alianza política y estratégica entre Bolivia, Venezuela y Cuba; así como el riesgo de que en esta región se pierda un país de referencia en el proceso económico de marco neoliberal", comentó Fava. Sin embargo, para otros países como Venezuela "no es un problema, sino una oportunidad", porque significaría "obtener otra victoria política contra el gobierno norteamericano", concluyó Fava, que encabeza una misión de 140 observadores.

Descarga la aplicación

en google play en google play