Escúchenos en línea

Quitan parte de los retenes militares y reanudan marcha hacia la frontera

Tegucigalpa. Agencia ABN. | 28 de Julio de 2009 a las 00:00
La primera Dama de Honduras, Xiomara de Zelaya, continúa este martes la marcha a su encuentro con el presidente constitucional de ese país, Manuel Zelaya, en la región fronteriza del país centroamericano, recorrido en el cual la dama ha logrado atravesar varios retenes militares, ya que ha habido un repliegue militar. Señaló que se han levantado los retenes militares que ha habido en cada uno de los sectores del departamento de El Paraíso, por lo que con este repliegue militar se ha levantado la restricción por el paso fronterizo. "Hemos visto cómo los soldados ya ni siquiera están aquí presentes, se han retirado para que el pueblo no les reclame y ellos no puedan ver la victoria que sentimos en este momento, en el que estamos ejerciendo el derecho que tenemos los seres humanos: el de la libertad, de la libre locomoción. Por eso, nos estamos encaminando y vamos a acercarnos a las ciudades donde sabemos que hay retenes y personas detenidas por el único delito de querer ir a saludar a su verdadero Presidente, que fue electo por la voluntad soberana del pueblo", enfatizó la primera dama. Asimismo, indicó que se van a asegurar de que no haya nadie detenido, de que no haya más represión. Xiomara de Zelaya declaró vía Telesur, este martes, desde el departamento de El Paraíso, ocasión en que ratificó que seguirán luchando como lo han venido haciendo en estos últimos 30 días, hasta lograr que el orden constitucional retorne a Honduras, se dé la restitución del presidente, Manuel Zelaya, a sus funciones, así como que vuelva la justicia y la paz. La primera Dama hondureña realiza su marcha acompañada por sus dos hijos, su madre y la madre de Manuel Zelaya, así como ciudadanos que apoyan la restitución del Jefe de Estado constitucional, además de la abogada que porta la orden emitida por la Corte Suprema de Justicia, mediante la cual está adquiriendo la suspensión de los retenes en la zona fronteriza para permitir la caravana presidencial. Explicó que la orden fue presentada como un habeas corpus para poder transitar las personas que en este momento están detenidas y tenemos la esperanza de que así como lo hemos visto en otros lugares del recorrido, que los retenes sean efectivamente suspendidos. "Estamos asegurando que los hondureños que hoy quieren llegar a la frontera puedan trasladarse libremente, que hoy puedan saludar a su Presidente. Hoy queremos asegurarnos de que cualquier persona pueda tomar su vehículo, acercarse en bus, en paz, con seguridad de que vamos a llegar a nuestro objetivo, de que estas marchas pacíficas que ha habido permanentemente han sido escuchadas y que hoy, una vez más, estamos celebrando la libertad", sostuvo. Xiomara de Zelaya expresó: "Para nosotros, hoy significa el retorno a la democracia, porque vamos a poder restar con el Presidente constitucional, porque hoy, el hecho de los militares se hayan retirado de las costas y de los retenes, hoy estamos seguros de que el Presidente muy pronto estaré en su país, con su gente, con su familia, con su pueblo, gente que ha demostrado su lealtad". Advierten posibilidad de genocidio El presidente del Comité de los Derechos Humanos en Honduras, Andrés Pavón, denunció el martes que las fuerzas armadas y la policía de ese país intentan llevar a cabo un genocidio. El activista indicó que, frente a esa realidad el grupo interpuso un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia. "Venimos a poner en autos a la Corte para que después el Estado de Honduras no diga que desconocía la práctica del genocidio de carácter colectivo que están llevando a cabo las fuerzas armadas y la policía", afirmó el abogado. El recurso presentado ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema busca alertar sobre el "holocausto que se ha estado construyendo en el pueblo fronterizo El Paraíso", señaló el jurista. En esa localidad, a 10 kilómetros de la frontera con Nicaragua, desde el pasado jueves permanecen numerosos ciudadanos, quienes tratan de unirse al presidente constitucional hondureño, José Manuel Zelaya Rosales, a riesgo de sus vidas por la represión militar, la falta de agua y alimentos. Hace varios días, el joven albañil de 23 años de edad, Pedro Magdiel Muñoz Salvador, fue asesinado allí y su cuerpo, con visibles señales de torturas, hallado a unos 100 metros del destacamento policial El Paraíso, localidad donde había llegado procedente de Tegucigalpa para respaldar el retorno del mandatario depuesto por el golpe de Estado. El gobierno usurpador, encabezado por Roberto Micheletti, impuso en las zonas limítrofes con Nicaragua un toque de queda permanente desde el medio día del viernes hasta la fecha, por lo que muchos simpatizantes de Zelaya están atrapados, en situación humanitaria cada vez peor, denunció Pavón. Señaló, además, que mediante el toque de queda, el régimen dictatorial viola más de 22 artículos de la Constitución como los derechos a la alimentación y la libre circulación. De acuerdo con la Misión internacional que examina la situación de los derechos humanos en esta nación centroamericana, la medida de excepción se está empleando "como instrumento de control y represión contra las personas que se oponen al golpe de Estado". Una de las entidades participantes en esa delegación de expertos, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, también alertó sobre las detenciones arbitrarias que tienen lugar aquí tras la asonada militar del 28 de junio último.

Descarga la aplicación

en google play en google play