Escúchenos en línea

Clinton guarda apariencias y cancela visa a cuatro golpistas

Washington. AFP/EFE. | 28 de Julio de 2009 a las 00:00
Estados Unidos aumentó su presión sobre el régimen de facto de Honduras, al anunciar este martes que revocó las visas diplomáticas a cuatro de sus funcionarios y estudia retirarlas a otros más, mientras insistió en una salida negociada a la crisis. "Hemos revocado las visas (diplomáticas) a cuatro de las personas que las tenían", indicó a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly. Las personas objeto de la sanción, a las que Kelly no identificó, son funcionarios que trabajaban bajo el gobierno del presidente Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de Estado el 28 de junio, y que se mantuvieron trabajando bajo el régimen de facto de Roberto Micheletti. "Estamos revisando todas las visas tipo A (diplomáticas) de miembros del régimen de facto de Honduras, así como las visas de los familiares de estos individuos", precisó Kelly. El juez de la Corte Suprema de Honduras que firmó la orden de captura del presidente Manuel Zelaya, Tomas Arita, es uno de los cuatro funcionarios hondureños a quienes Estados Unidos suprimió la visa diplomática, informó la vicecanciller del gobierno de facto, Martha Lorena Alvarado. "Yo tengo información que le fue cancelada (la visa estadounidense) al magistrado Tomás Arita nada más", dijo este martes a la prensa la vicecanciller, luego que Washington anunciara que le había retirada el visado diplomático a cuatro funcionarios del régimen de Roberto Micheletti. Arita es un diplomático de carrera que asumió como juez de la Corte Suprema en enero pasado y fue quien firmó el 28 de junio pasado la orden para que los militares allanaran la vivienda de Zelaya y lo capturaran. El presidente de facto del Congreso de Honduras, José Alfredo Saavedra, es otro de los funcionarios del régimen de facto a quienes Estados Unidos este martes suprimió la visa diplomática, informó el propio legislador. "Se me dio una explicación, pero igual no necesitamos una explicación alguna. Yo soy profesional del derecho, entiendo este proceso desde el punto de vista político y jurídico", dijo Saavedra a los periodistas, cuando le pidieron que confirmara si era uno de los cuatro funcionarios hondureños despojados de visa diplomática en Estados Unidos. "No es necesariamente que me quite el sueño, debo ser respetuoso de las decisiones de otros pueblos", agregó Saavedra. "Tenemos una excelente relación con el gobierno de Estados Unidos y su pueblo. Su servidor siempre ha tenido afinidad y mucha relación directa y nosotros no tenemos ningún inconveniente", agregó en un aparente intento de minimizar la sanción de Washington, que no reconoce al régimen de facto surgido del golpe de Estado del 28 de junio. "No creería yo que hubiese una cacería de visas de parte del Departamento de Estado por la situación que estamos viviendo en Honduras", opinó la vicecanciller. La medida es llevada a cabo por la embajada estadounidense en Tegucigalpa. "Tenemos una política de no reconocer el gobierno de Roberto Micheletti. Este es un paso que hemos tomado para ser consistentes con nuestra política", dijo Kelly, quien rehusó caracterizar la medida como un endurecimiento de Washington contra el régimen de facto. El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo este martes que el gobierno de facto de Roberto Micheletti acumula las "derrotas", comentando a una radio hondureña la decisión de Estados Unidos de revocar las visas diplomáticas a cuatro miembros del nuevo régimen. "Se le han suspendido visas a miembros de esta elite golpista", declaró Zelaya a Radio Globo de Tegucigalpa, uno de los pocos medios hondureños críticos con el gobierno de Micheletti. "Estamos recibiendo victorias de Dios y del pueblo, mientras ellos (los golpistas) están recibiendo derrotas", sentenció el presidente derrocado. "No voy a dar nombres hasta que ellos (los estadounidenses) los den en nombre oficial", declaró Zelaya a Radio Globo de Tegucigalpa. El gobierno de Barack Obama ha condenado el golpe de Estado del 28 de junio y ha pedido la restitución de Zelaya, al tiempo que anunció el fin de la cooperación militar con Tegucigalpa. "Estamos revisando todos nuestros programas bilaterales con Honduras", confirmó este martes Kelly. El portavoz sostuvo que Washington busca con la nueva medida seguir "haciendo todo lo que podamos por respaldar el proceso iniciado por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y los esfuerzos de negociación" para buscar una salida a la crisis en Honduras, que este martes cumplió un mes. Zelaya ya dio por fracasadas las negociaciones, pero el régimen de Micheletti aún no se pronuncia oficialmente sobre una propuesta de Arias, que estipula el retorno del mandatario derrocado al poder y el adelanto de las elecciones generales, previstas en principio para noviembre. Washington ha mantenido una postura de condena al golpe, pero prioriza la consecución de un acuerdo a través de una negociación, e incluso ha advertido a Zelaya de que sus intentos por retornar a Honduras son "imprudentes", según dijo la semana pasada la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Clinton también se comunicó por teléfono en días pasados con Micheletti para advertirle que si fracasa la mediación de Arias, Washington cortaría la ayuda a su gobierno. Mandatarios izquierdistas latinoamericanos como el venezolano Hugo Chávez y el boliviano Evo Morales han criticado al gobierno de Obama por su falta de dureza frente al régimen de facto, mientras que han señalado a sectores estadounidenses de estar detrás del golpe. A lo interno, el gobierno de Obama ha sido criticado por legisladores republicanos, quienes rechazan que haya existido un golpe de estado contra Zelaya, a quien acusan de haber violado la constitución de Honduras y de ser cercano a mandatarios críticos de Washington, como Chávez y Morales.

Descarga la aplicación

en google play en google play