Escúchenos en línea

Honduras bajo bloqueos, va a otros dos días de paro total

Tegucigalpa. PL/EFE. | 29 de Julio de 2009 a las 00:00
Miembros del Frente Nacional contra el golpe de Estado de Honduras bloquearon este miércoles una céntrica avenida de la capital en la continuación de la resistencia pacífica, que suma 32 jornadas consecutivas. Los manifestantes se concentraron temprano frente a la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán y luego marcharon hasta el Bulevard de las Fuerzas Armadas, una de las principales arterias de la urbe. El dirigente sindical y candidato presidencial independiente Carlos Humberto Reyes informó que demostraciones similares se mantienen en otras zonas del país, entre ellas el occidente y el central departamento de Olancho. Oyentes han informado a las emisoras Radio Globo y la jesuita Radio Progreso sobre protestas también en las regiones del norte y el resto de la costa del Caribe. Reyes recordó que el movimiento popular se prepara para intensas jornadas mañana y el viernes, cuando se realizará un paro cívico del sector estatal, apoyado por una huelga del magisterio y tomas de carreteras, entre otras acciones. Las protestas populares se mantienen interrumpidamente desde horas después de que militares secuestraran al presidente constitucional, Manuel Zelaya, y lo trasladaran a Costa Rica. Rásel Tomé, dirigente de las bases del Partido Liberal, que repudian el respaldo de la cúpula a la asonada golpista del 28 de junio, ratificó hoy que la resistencia se mantendrá hasta el regreso incondicional del estadista. Zelaya pide embargar cuentas a golpistas El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, pidió este miércoles a Estados Unidos embargar las cuentas bancarias en esa nación a los "golpistas" y continuar "apretando" al nuevo Gobierno de su país, que preside Roberto Micheletti. Desde Nicaragua, donde permanece y organiza un movimiento de "resistencia" con miras a regresar a Honduras, Zelaya reconoció ante periodistas que la decisión del presidente Barack Obama de revocar el visado a cuatro funcionarios del Gobierno de Micheletti significa una "señal y un gesto que no acepta los golpes de Estado". Sin embargo, demandó a Obama "continuar apretando a los golpistas con sus cuentas, embargar sus dineros". "Todo lo que ellos se roban en Honduras lo van a depositar a Miami. Allá tienen apartamentos, negocios, sociedades con bancos", indicó. La Administración del presidente estadounidense revocó ayer cuatro visados a miembros del Gobierno de Micheletti. Zelaya reafirmó que los que fraguaron el golpe de Estado en su país el 28 de junio pasado se encuentran en tres niveles: los que financiaron, los que planificaron, y los ejecutores. En el primer grupo mencionó a los "dueños de los privilegios, de negocios, de trasnacionales y los grandes emporios económicos" de su país, aunque no precisó nombres, que financiaron ese golpe para "sostener sus privilegios". En la planificación participaron, dijo, políticos, estrategas e inclusive "agencias internacionales de inteligencia", a los cuales acusó de ser "los autores intelectuales". Y los ejecutores, añadió, fueron el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el general Romeo Vásquez, y Roberto Micheletti, ex titular del Congreso hondureño. "Micheletti lo hace por robar. Nunca ha tenido la oportunidad tan grande de robar como ahora e impunemente, porque los organismos fiscalizadores los nombró desde el Congreso, entonces puede robar en este momento, (pero) algún día va a hacer descubierto y va a hacer sentenciado", acusó. "Y Romeo Vásquez que le han de haber pagado por propiciar este golpe de Estado", añadió. Zelaya, que se definió ahora como un "experto en diagnósticos de golpe de Estado", dijo, además, que el Gobierno de Micheletti se sostiene con los recursos de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) y la cooperación venezolana, que dejó en las arcas antes del golpe. El mandatario hondureño anunció, también, que este miércoles se reunirá en el municipio nicaragüense de Ocotal, con funcionarios del Gobierno de Nicaragua y representantes del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de quienes espera, dijo, "solidaridad" con sus seguidores. "Aquí (en Nicaragua) vienen personas sin ropa, vienen huyendo al régimen (de Micheletti). Son refugiados, no traen dinero, no tienen facilidades para comer. Estamos en un país hermano, pero es un país que no es su patria, necesitamos solidaridad para que las personas se sientan aquí muy bien acondicionadas", declaró. Zelaya se encuentra en el municipio nicaragüense de Ocotal, cerca de la frontera con Honduras, desde donde trata de organizar una "resistencia" para regresar a Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play