Escúchenos en línea

OEA llama a los nicaragüenses a retirar cédulas y votar en paz, y a los partidos, a que aguarden y acaten los resultados oficiales

Agencias AFP, AP y EFE. Desde Managua. | 2 de Noviembre de 2006 a las 00:00
La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió a los electores que todavía no lo han hecho que "retiren sus cédulas o documentos supletorios". Hasta hace una semana, según cifras oficiales había 140.000 cédulas de identidad y 114.000 documentos supletorios sin ser retirados, de un total de 3.665.141 nicaragüenses aptos para votar. Después de una jornada intensa de entrega masiva, alrededor de 60 mil nicaragüenses aptos para votar no han retirado aún sus documentos en los centros que el Consejo Supremo Electoral (CSE) abrió el pasado fin de semana en los 153 municipios del país. Para ello, pide a los medios de comunicación, partidos políticos e instituciones nicaragüenses que redoblen sus esfuerzos para "convocar a los electores a retirar sus cédulas o documentos supletorios" necesarios para votar a fin de "garantizar su activa participación el día de los comicios". La OEA también reiteró la "necesidad" de colocar en custodia, con anterioridad al día de las elecciones y con debido inventario, las cédulas de identidad y documentos supletorios que no sean retirados. "Los observadores de la misión de la OEA acompañarán este acto", agregó. La misión llamó a los nicaragüenses a acudir el domingo a las urnas para ejercer su derecho al voto y respetar el resultado de las elecciones presidenciales para evitar confrontaciones políticas. "A pocos días de las elecciones generales, la Misión de Observación Electoral de la OEA considera de importancia crucial procurar el mayor grado posible de participación ciudadana en el proceso" electoral, instó el organismo en un comunicado. El organismo exhorta además a la ciudadanía a que espere hasta que el CSE dé a conocer al ganador de la elección presidencial "con el cómputo definitivo de votos" y "evite rumores, pronunciamientos o actos precipitados que pudieran afectar el normal desarrollo del proceso". El CSE prohibió las "declaraciones o publicación de resultados preliminares del conteo rápido" o el supuesto "triunfo de un candidato, antes de las publicaciones oficiales". Roberto Rivas, presidente del CSE, anticipó que los primeros cómputos serán anunciados a las 23.00 horas del domingo con el conteo de apenas un 6 ó 7% de los votos. Además, el consejo advirtió en un comunicado publicado por los diarios el jueves que son delitos electorales "los actos de soborno, fuerza, violencia, o amenazas" que afectan el derecho fundamental al voto libre. También exhortó a respetar el silencio electoral valido desde el jueves. "La misión insta a la ciudadanía y a los actores pertinentes a esperar la proclamación de los resultados oficiales y a mantener la prudencia necesaria antes, durante y después de la elección", señaló la OEA en un comunicado difundido este jueves. La OEA considera que la prudencia y el civismo ayudarán a fortalecer el proceso democrático que concluye el domingo tras haber superado "muchas dificultades" en la fase preparatoria. La organización interamericana también "está convencida de que se consolidará el sistema democrático de Nicaragua con una masiva participación ciudadana en las elecciones del 5 de noviembre, una actitud responsable de los dirigentes políticos, el estricto cumplimiento" de las normas por parte de las autoridades del Poder Electoral y una actuación transparente e independiente de las organizaciones de la sociedad civil. La organización ha desplegado en Nicaragua cerca de 200 técnicos, funcionarios y observadores, para supervisar los comicios del domingo, al que han están convocados a votar más de 3,6 millones de nicaragüenses mayores de 16 años. El organismo regional observó que el procedimiento que la ley establece para conocer a los ganadores de esta elección es el cómputo definitivo de votos por parte del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua. A los medios de comunicación social, la OEA los exhortó a aportar "al fortalecimiento de la democracia y la paz en Nicaragua, difundiendo información precisa y plural". La OEA, por tanto, hizo un llamamiento "especial para evitar rumores, pronunciamientos o actos precipitados que pudieran afectar el normal desarrollo del proceso electoral". También pidió a los actores políticos "reducir el nivel de su confrontación verbal" y a los medios de comunicación, los partidos políticos y las instituciones les solicitó redoblar sus esfuerzos para convocar a los electores a retirar a sus documentos de votación. La misión electoral anunció que cuando concluya el proceso informará los resultados de su observación a su secretario general, José Miguel Insulza, y al consejo permanente de la OEA. Indicó que el informe incluirá el trámite de los recursos de impugnación de las votaciones, si se presentan, aunque aclaró que "su función no es la de árbitro, fiscal o juez del proceso". El arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, usó la televisión local para llamar a los nicaragüenses a acudir a las urnas y "ejercer el voto secreto venciendo a los grandes enemigos del futuro, el miedo, el abstencionismo y la ceguera moral". "Votar, es decidir y abstenerse es ya elegir, es contentarse con lo que otros eligen", dijo. Llamó a votar "discerniendo entre lo malo y lo bueno, lo bueno y lo mejor" y para ello señaló que se debe votar "por la persona que sea aprobada en virtud, coherencia de vida, con rectitud de su trayectoria, sus principios y capacidades de gobernantes, el programa de gobierno que responda a las expectativas de la nación y a nuestros principios". Jaime Aparicio Otero, de la organización no gubernamental estadounidense Centro Carter, dijo a la televisión local que el CSE ha resuelto positivamente la mayoría de preocupaciones que ha tenido el organismo para evitar el exceso de impugnaciones infundadas y que se distribuyeran más rápido los documentos de votación.

Descarga la aplicación

en google play en google play