Escúchenos en línea

Sandino, la dinastía Somoza y la memoria histórica de Nicaragua

Diario Clarín, Argentina. Desde Managua. | 3 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Un muro de no más de 50 centímetros de alto forma un cuadrado de 5 metros por 5, de paredes blancas descascaradas. En el centro, por sobre los yuyos desbordantes por tanta lluvia, una pequeña construcción (que supo de tiempos mejores cuando era un pedestal) se levanta sin pena ni gloria: en su base apenas quedan los restos de dos piernas —hasta las rodillas— fabricadas en cemento, ya corroídas por el paso del tiempo. Debe haber sido una estatua de más de cinco metros, que cuando triunfó la Revolución Sandinista, en 1979, fue quirúrgicamente demolida. Bajo tierra, a donde se accede por una escalera clausurada, ya no hay restos de los restos de Anastasio Somoza García, alias Tacho. Tampoco hubo ayer, en el Día de Todos los Muertos, flores que lo recordaran. Pero allí estuvieron, en el Cementerio Central de Managua, hasta que algo pasó.

Por Pablo Biffi, Diario Clarín, de Argentina. Enviado especial a Managua.

Ciudad de León, 21 de septiembre de 1956. Rigoberto López Pérez, un poeta liberal y opositor a la dictadura somocista —que comenzó en 1937, pero que en verdad se había iniciado en 1934 con el asesinato del líder nacionalista Augusto César Sandino— mató al creador de una de las dinastías más sangrientas de América latina. Minutos antes, en una fiesta de gala, Somoza había sido "proclamado" nuevamente candidato a la presidencia. Rigoberto López Pérez recibió más de cien impactos de bala disparados por la guardia de Somoza. Pero la historia ha sido generosa con el poeta. El 21 de septiembre pasado —al cumplirse 50 años—, la alcaldía de Managua en manos del sandinismo inauguró una enorme estatua en su honor, cerca de las principales universidades. El presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt había acuñado la célebre frase "Somoza es un hijo de puta pero es nuestro hijo de puta". Años después, otro ocupante de la Casa Blanca, Dwight Eisenhower, le envió a Somoza desde el Canal de Panamá un avión para que lo atendieran en la base estadounidense. Fue inútil. Murió dos días después. Con Sandino nadie tuvo la misma consideración que con "Tacho", cuando cayó traicionado en 1934 por orden de Somoza, por entonces jefe de la Guardia Nacional. El "general de los hombres libres" había cenado en la Loma de Tiscapa —un pequeño cerro en medio de Managua desde el que se domina toda la ciudad— con el presidente Juan Bautista Sacasa, luego de haber firmado un acuerdo de paz tras el retiro de la tropas de EEUU del país. Allí fue ultimado. El cuerpo de Sandino nunca fue encontrado y nunca tuvo tumba. Aunque hoy, en ese cerro, una enorme escultura de hierro de 20 metros —construida por el poeta y escultor sandinista Ernesto Cardenal— que se ve desde casi toda esta ciudad de casas bajas lo recuerda con solemnidad y respeto. Como "un héroe nacional", en lo que ahora es el Parque Histórico de Tiscapa. Esa figura en negro que se recorta en lo alto está justo arriba de lo que fue el búnker de Anastasio Somoza Debayle, alias "Tachito", el último exponente de la dictadura somocista. Somoza Debayle fue asesinado en Asunción, Paraguay, el 17 de setiembre de 1980, por un comando conjunto de nicaragüenses y argentinos al mando de Enrique Gorriarán Merlo, recientemente fallecido en Buenos Aires. El cráneo y algunos de los restos de Somoza padre, contó el historiador Roberto Sánchez, fueron encontrados en 2002 tirados entre la basura del Cementerio Central y su cripta abierta y saqueada. Hay quienes dicen que su familia se llevó esos restos a Miami, al cementerio Woodlawn Park de la Pequeña Habana, en donde está enterrado su hijo "Tachito". Allí, en Miami, los restos de "Tachito" están al lado de la tumba de Jorge Más Canosa, el cubano más "anticastrista" que los Somoza. Cuentan, también, que cada tanto alguien se llega hasta la tumba de Tacho, en el Cementerio Central ya abarrotado de esta capital y escribe la misma frase en las paredes descascaradas de la cripta: "Aquí yace Somoza, algo más podrido que en vida".

Descarga la aplicación

en google play en google play