Escúchenos en línea

Denuncian guerra psicológica

Agencia DPA. Desde Managua. | 3 de Noviembre de 2006 a las 00:00
La posibilidad de que el ex presidente sandinista Daniel Ortega gane las elecciones del próximo domingo y retorne al gobierno en Nicaragua generó en las últimas horas una campaña de terror psicológico, supuestamente alentada por sus adversarios de la derecha local.

Por Gabriela Selser, agencia DPA. Desde Managua.

Pese al período de "silencio electoral" que por ley comenzó ayer, radios, periódicos y televisoras de Managua han seguido publicando sondeos de intención de voto y noticias adversas al partido Frente Sandinista, que Ortega lidera y al que las encuestas ubican como favorito para ganar la elección. Voces anónimas llamaron el jueves a números telefónicos discados al azar para advertir "que si Ortega gana, Estados Unidos abrirá una guerra contra Nicaragua", denunció Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE). También reveló que adversarios del ex banquero Eduardo Montealegre, aspirante presidencial de la disidente Alianza Liberal (derecha), difundieron por radio rumores sobre su supuesta renuncia a la candidatura, lo cual calificó de "absolutamente falso". Días atrás Montealegre denunció que sus antiguos colegas del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) del ex presidente Arnoldo Alemán habían impreso anuncios que distribuirían en zonas rurales anunciando su supuesta dimisión. Las encuestas ubican a Daniel Ortega en primer lugar de la intención del voto, con un 33 por ciento, seguido por Montealegre con 28 por ciento. En tercer lugar se ubicaría el ex vicemandatario José Rizo, candidato presidencial del PLC. "Hemos visto campañas abiertas, campañas negras, campañas blancas", se lamentó el directivo del CSE, y pidió a los dueños de medios de comunicación respetar el silencio electoral que obliga al cese de toda propaganda política hasta después de los comicios. Rivas instó al pueblo a "no dejarse confundir" y aclaró que, conforme la ley, ya no hay tiempo para admitir renuncias de candidatos. "Todo está listo para las elecciones", subrayó. "Aquí va a ganar cualquiera de los cinco contendientes y no va a ocurrir absolutamente nada. Ya pasaron esos tiempos", añadió, al descartar cualquier posible conflagración con Estados Unidos. El temor de que Nicaragua sufra represalias de Washington fue alimentado durante meses por los enemigos de Ortega, cuyo gobierno (1985-1990) enfrentó una guerra de 40.000 "contras" respaldados por las administraciones de Ronald Regan y George Bush padre. Altos funcionarios de Estados Unidos, congresistas y ex jefes militares unieron sus voces para advertir que no tolerarían otra vez a los sandinistas en el poder, por su pasado guerrillero y por su afinidad con el presidente venezolano Hugo Chávez y otros líderes de izquierda en América Latina. La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), que en dos ocasiones instó a las "naciones extranjeras" a abstenerse de intervenir en el proceso electoral de Nicaragua, renovó ayer sus llamados a la prudencia y pidió evitar proclamaciones anticipadas para no empañar los comicios del próximo domingo.

Descarga la aplicación

en google play en google play