Escúchenos en línea

La derecha aterroriza vísperas de las elecciones

Agencia EFE. Desde Managua. | 3 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Los nicaragüenses acudirán a las urnas el domingo con el sentimiento más generalizado de miedo o inquietud, tanto por la victoria como por la derrota posible del candidato presidencial favorito, Daniel Ortega. Sus adeptos y sus críticos, los que dicen que le votarán y los que no lo harán, prevén inquietantes consecuencias tanto de una derrota como de una victoria del candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), a quien todas las encuestas le predicen un triunfo, aunque sin el margen necesario para evitar una segunda vuelta electoral. "Si Ortega gana, este país no va a poder resistir el peso de la presión y las represalias que vamos a recibir de Estados Unidos", dijo hoy a EFE un ex piloto de la Fuerza Aérea nicaragüense, especialista en aviones MIG 21, que ahora trabaja como taxista en Managua y que prefirió mantenerse en el anonimato. "Si Ortega no gana, vamos a tener que prepararnos para unos días muy difíciles, porque te aseguro que el FSLN no lo va aceptar de ninguna manera y va a sacar a su gente a las calles de todo el país", advirtió a EFE Carlos Cisneros, un joven constructor y diseñador que dijo que él votará por el candidato sandinista. "Y Ortega necesita ganar en primera vuelta, porque si va a una segunda, no va a sumar más votos y sus rivales se van a unir contra él", añadió El jefe de la misión de observación electoral del Centro Carter, el ex canciller boliviano y ex embajador de su país en Washington Jaime Aparicio, consideró que unos "resultados muy estrechos entre los dos candidatos más votados pueden afectar a la normalidad y transparencia con que hasta ahora ha transcurrido el proceso". "A mí lo que me da miedo es la corrupción y el populismo, además del gangsterismo judicial" que van a reinar en Nicaragua si Ortega gana las elecciones, dijo en una reciente entrevista con EFE el vicepresidente nicaragüense y novelista Sergio Ramírez. Ortega, que gobernó Nicaragua de 1984 a 1990 tras ganar desde el poder del triunfo de la revolución sandinista unas elecciones en las que no tuvo rivales, ha perdido desde entonces tres elecciones presidenciales consecutivas (1990, 1996 y 2001). Al frente de la oposición, en 2000 consiguió arrancarle un pacto al entonces presidente, Arnoldo Alemán, por el que el partido de este, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC,) y el FSLN se repartieron los poderes del Estado mediante una reforma constitucional. Alemán se encuentra actualmente cumpliendo condena a 20 años de prisión en régimen de arresto domiciliario y convivencia familiar por diversos actos de corrupción durante su mandato Fruto de aquel pacto, entre otros, fue la norma electoral por la que un candidato presidencial puede ganar las elecciones no solo si obtiene más del 40 por ciento, sino también si consigue el 35 por ciento con una diferencia de cinco puntos porcentuales sobre el segundo más votado. Supuestamente hecha esa norma a la medida de las aspiraciones de Ortega, no le sirvió, sin embargo, para ganar las elecciones de 2001, en las que fue rotundamente derrotado por el actual presidente de la República, Enrique Bolaños. Nicaragua, uno de los países más pobres de Latinoamérica, sufre actualmente la peor situación económica de los últimos años con un crecimiento económico que ha pasado del 5,1 por ciento en 2004 al 3,7 previsto para el presente ejercicio. Con una inflación acumulada a septiembre del 6,43 por ciento, su deuda externa asciende a unos 4.300 millones de dólares, lo que supone unos 745 dólares por cada nicaragüense, mientras la distribución del PIB es de unos 400 dólares per cápita. En este contexto, varios funcionarios estadounidenses han proferido amenazas de sanciones económicas contra Nicaragua, que no han sido respaldadas oficialmente por la Casa Blanca, en caso de que Ortega gane las elecciones del próximo domingo.

Descarga la aplicación

en google play en google play