Escúchenos en línea

La hora del «Gallo» Ortega

Diario El País, de España. | 5 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Nicaragua es una gran familia en que todos se conocen, se nombran por sus apodos y marujean a placer. Las elecciones dan pie a que el encuentro semanal en el bar, para ver el partido de fútbol de la liga española que emite la tele nicaragüense, se transforme en un guirigay de deportiva discusión sobre los cinco candidatos que aspiran a convertirse en hoy presidente.

Toni Cano, enviado especial de El Periódico, de Catalunya. Desde Managua.

El léxico rico y burlón de los nicas (nicaragüenses), casi incomprensible para otros hispanohablantes, destripa a estos políticos que asumen sus alias hasta componer una fauna electoral que enfrenta a un ratón, un gallo, un pato, un pájaro loco y un feo. Varios parroquianos asienten cuando uno resume: "Las opciones serias ante el Bachi Trompudo son el Feo o el Super Ratón". En los bares de lugares emblemáticos, como la calle de Memorial Sandino, hay unanimidad. "Esta vez, nuestro Gallo Ennavajado los pisa a todos", comentan los sandinistas de voto duro. Retoman el apodo machista con el que Daniel Ortega perdió las elecciones y el poder frente a Violeta Chamorro hace 16 años. Los aires de humildad de Ortega alejaron ese apodo prepotente, pero sus seguidores lo esgrimen de nuevo, seguros de la victoria de su adorado Daniel, al que también los sondeos sitúan como favorito. En otro local del barrio alto de Bolonia, en cambio, se burlan de las derrotas de Ortega: "Va de tres a cero y todavía tiene la cáscara de tirar sus últimas patadas de ahogado". Hablan de Ortega como de El Bachi, el Trompudo Piñatín, o la querida de Chávez. Lo acusan de "ladrón, degenerado, violador y mentiroso" y avisan de que "es un mago Mandrake que en un dos por tres te hace mierda el país y manda al exilio a media Nicaragua". Alguien afirma que una vecina, bruja, le ha contado que todas las hechiceras han estado echando conjuros en los lugares de votación, contratadas por Rosario Murillo, la esposa y jefa de campaña de Ortega. "Eso es lo que me da más miedo si gana Daniel: que estemos en manos de esa mujer y los dos comandantes duros que quedan en el Frente", dice una señora que anuncia su voto para Super Ratón, el exbanquero liberal Eduardo Montealegre, que heredó ese mote de su padre, bajito y orejón, y lo explotó en su campaña. "Póngase chiva -- o al loro, avisa otro parroquiano-- Super Ratón parece buena cosa, pero es tremendo burócrata y elitista". Más de la mitad de los reunidos llevan camisetas del Barça; el resto, del Real Madrid o simplemente blancas. Pero el partido, este sábado, queda de fondo en la burlona charla política. Al otro liberal, José Rizo, le llaman Che Patito o Cara de Tubo. "De ese, ni hablar". salta uno. El mote de Pato se lo endilgó el embajador estadounidense, Paul Trivelli, al resaltar sus vínculos con el expresidente reo Arnoldo Alemán, alias Tamalón. "Si camina como pato y habla como pato, entonces es un pato", dijo Trivelli. Los sandinistas de corazón ponen sus esperanzas en Edmundo Mundo Jarquín, que se presentó como "el feo que quiere una Nicaragua linda". En el bar se dice que "con éste, lo de feo es piropo". A Edén Pastora, el legendario Comandante Cero, lo llaman "soñador y loquera" y auguran: "Sacará cero".

Descarga la aplicación

en google play en google play