Escúchenos en línea

Comicios ordenados, pacíficos y legales, por Raúl Alfonsín

Diario Clarín, Argentina. Desde Managua. | 7 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Las elecciones presidenciales en Nicaragua han sido pacíficas, sin incidentes y no hubo ni una sola mesa impugnada, un dato que es muy importante destacar. Si bien hubo mesas que abrieron tarde —algo bastante frecuente en la región— y el conteo es lento, la participación ha sido muy alta y sin incidentes. No ha habido, de ninguna manera, posibilidades de fraude. Por suerte para las instituciones el resultado ha sido lo suficientemente holgado para que no haya ningún tipo de dudas sobre el ganador. Si no hubiera sido así, tal vez se hubiesen generado inconvenientes, que podrían ensombrecer el proceso electoral. Nada de eso ocurrió. Hemos observado desde el martes el final de este proceso. Nos reunimos con el presidente de la nación, Enrique Bolaños, y con los cincos candidatos a presidente. Y ninguno expresó críticas al proceso electoral, más allá de las quejas del liberal Eduardo Montealegre por las versiones sobre renuncia a participar de las elecciones, que circularon los días previos a la elección. Todo el proceso electoral estuvo muy controlado y vigilado por miles de observadores y por eso nosotros hemos dicho que ha sido pacífico, ordenado, masivo y ajustado a la ley. Nuestra misión de la OEA presidida por el boliviano Gustavo Fernández Saavedra realizó un trabajo impecable y sobre análisis estadísticos con datos propios hemos constatado que coinciden con los resultados que ha dado el Consejo Superior Electoral. Ese trabajo se ajusta a una muestra estadística. Además, hemos mantenido contactos y hemos trabajado en conjunto con otras misiones de observadores internacionales como la Unión Europea y el Centro Carter, del que yo también formo parte, y tenemos coincidencias en lo que estamos afirmando. Ahora esperamos que Nicaragua fortalezca su democracia y que todos se pongan a trabajar juntos para atacar la pobreza, en uno de los países más pobres de la región. Para eso, esperemos además que la comunidad internacional los apoye y que EE.UU. mantenga relaciones maduras con el país. (***) El autor fue presidente de Argentina y estuvo en Managua como observador de los comicios

Descarga la aplicación

en google play en google play