Escúchenos en línea

Jornada 66 consecutiva de resistencia antigolpista

Tegucigalpa. PL. | 1 de Septiembre de 2009 a las 00:00
Las fuerzas populares y partidos progresistas de Honduras realizan este martes su jornada de resistencia pacífica número 66 contra el golpe militar del 28 de junio pasado. El coordinador general del Frente Nacional contra el golpe de Estado, el líder sindical Juan Barahona, resaltó que a pesar del tiempo transcurrido y la represión militar y policial, el pueblo no se rinde ni se vende. Apuntó que los autores y promotores de la asonada castrense fallaron en sus cálculos iniciales de que la población se resignaría a la interrupción del orden constitucional y las protestas durarían sólo pocos días. El pueblo ya despertó, dijo, al subrayar que la lucha popular continuará todo el tiempo necesario para lograr la derrota de los golpistas y la reinstalación del presidente legítimo, Manuel Zelaya. Agregó que la resistencia está en los 18 departamentos del país y no se detendrá tras el retorno del estadista, pues proseguirá hasta lograr uno de sus objetivos esenciales, la convocatoria a una asamblea constituyente. Subrayó que el propósito de esta debe ser aprobar una carta magna que establezca una democracia realmente participativa y transformaciones sociales para eliminar las desigualdades en la distribución de la riqueza nacional. Barahona dijo que este martes los miembros del Frente estarán atentos a los resultados de una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para analizar la crisis en Honduras. Al encuentro fue invitado el presidente Zelaya, quien viajó ayer a Washington, sede de ese organismo. La OEA demandó el retorno incondicional de Zelaya, el pasado 4 de julio suspendió a Honduras como miembro activo y la semana pasada envió a Tegucigalpa a una misión de seis cancilleres para promover una solución negociada. No obstante, el presidente del gobierno de facto, Roberto Micheletti, rechazó el Acuerdo de San José, propuesto por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, promovido como mediador por Estados Unidos. Este pacto busca el retorno condicionado de Zelaya, quien lo aceptó para lograr la paz y la tranquilidad de Honduras, expresaron sus allegados.

Descarga la aplicación

en google play en google play