Escúchenos en línea

Daniel defiende el 35% para ganar elecciones. Discurso íntegro del pasado 8 de noviembre en la Rotonda Rubén Darío

Secretaría de Comunicación del FSLN. | 9 de Noviembre de 2006 a las 00:00

Acto en Rotonda Rubén Darío. 30 Aniversario Carlos Fonseca, 8 de Noviembre de 2006. Discurso de Daniel Ortega, Presidente electo de Nicaragua.

¿Cómo están, cómo se encuentran? ¿Cómo está este pueblo? Este pueblo está lleno de esperanzas, lleno de alegría, lleno de luz, ¡de luz y verdad! este pueblo está lleno de Dios... ¡Dios está en toda Nicaragua! El pueblo unido, el pueblo unido... ¡el pueblo unido, jamás será vencido! Hoy se conmemora el 30 Aniversario de la caída en combate de nuestro querido hermano, Carlos Fonseca Amador. Carlos, hermano nuestro, aquí está tu pueblo unido... ¡aquí está tu pueblo! el pueblo de Sandino, de Darío, lleno de una enorme fortaleza espiritual, de una gran moral. Un pueblo lleno de esperanzas, un pueblo que nunca se ha rendido ante las mayores dificultades; un pueblo que ha sabido luchar y vencer; un pueblo que decidió, el 5 de noviembre de este histórico año 2006, votar por el Trabajo, por la Paz, por la Reconciliación. Este pueblo unido... ¡va a conquistar el Trabajo, la Paz y la Reconciliación! Hoy más que nunca, los sandinistas tenemos que llenarnos de mucha alegría, de mucho orgullo, pero, sobre todo, de mucha humildad. Dios nos está dando ¡una gran responsabilidad! la responsabilidad de acabar con el hambre en Nicaragua; de acabar con el desempleo; de acabar con la falta de salud, con la falta de educación; la responsabilidad de continuar levantando nuestro canto, nuestro himno de Paz, de Trabajo, de Reconciliación. La Reconciliación no es una simple consigna de campaña; la Reconciliación tiene que estar en lo más profundo del ser, de cada sandinista y, en lo más profundo del ser, de cada nicaragüense, porque, solamente reconciliándonos, vamos a tener la capacidad de actuar con solidaridad, con justicia, con amor. El día 5 de noviembre, los y las nicaragüenses, fueron a votar libremente, y cada quien, tuvo la oportunidad de optar por cinco propuestas, cinco casillas. Cada quien, con sus formas de comunicación, con sus planteamientos; cada quien, utilizando los medios de comunicación. Es decir, cada quien, ejerciendo el derecho que les da la democracia, que trajo a este país la Revolución el 19 de julio de 1979. Y tenemos que ser respetuosos, del voto que cada ciudadano depositó, por las diferentes opciones políticas. Tenemos que hacer, en primer lugar, un reconocimiento a todos esos millones de nicaragüenses que, haciendo uso de ese derecho que se conquistó con la Revolución, fueron a depositar su voto el día 5 de noviembre. Nuestro respeto para todos ellos, nuestro respeto para la opción que ellos tomaron. Todos tenían las mismas posibilidades, las mismas oportunidades, porque en el mundo, existen diferentes formas de votación, de medir las votaciones, de medir los resultados electorales. En muchos países, no existen las dos vueltas, simplemente existe una sola, y el que ganó en primera vuelta, pues, sencillamente, lo importante es que obtuvo el mayor número de votos y, ese es el que queda electo. En Costa Rica hubo elecciones hace unos meses y, resultó electo el que obtuvo más votos, independientemente de que hubiese obtenido, un número determinado de votos. En México hubo votaciones recientemente; en los mismos Estados Unidos, hay votaciones; en Europa, en los países latinoamericanos y aquí, en Nicaragua, el hecho de que se haya establecido el principio de que, se puede alcanzar la victoria después del 35%, si hay más de 5 puntos de diferencia... es un esfuerzo muy grande y muy bien pensado para que otras fuerzas políticas, tengan oportunidad de participar. Porque, si solamente participan dos fuerzas políticas, las posibilidades de que una tercera o cuarta fuerza política pueda ganar una elección, son totalmente limitadas. Es decir, es al revés de la campaña que aquí se ha lanzado, en contra de ese mecanismo que tenemos, de que después del 35 al 40, el que tiene más de 5 puntos gana... ese mecanismo, le da los mismos derechos y las mismas posibilidades ¡a todas las fuerzas que se organizan! Incluso, recordemos que se ha criticado el bipartidismo. ¡Ah! han sido muy críticos del bipartidismo, los que han criticado, a la vez, esto del 35% y del 40%... ¡como que no se dan cuenta! no entienden, que, si no existiese ese 35% y ese 40%, los resultados de estas elecciones hubiesen sido definidos, nada más, entre dos fuerzas políticas y, la Asamblea Nacional estaría dominada, solamente, por dos fuerzas políticas. Gracias a ese esquema del 35% y el 40%, han participado 5 fuerzas políticas, y todo indica, de acuerdo a los datos que ha venido dando el Consejo Supremo Electoral, que, en lugar de que la Asamblea Nacional esté dominada por dos fuerzas políticas, ahora va a haber una presencia más plural. Es decir, habrá un ejercicio más democrático, habrán más fuerzas políticas, allí representadas. Ahora, todas las fuerzas políticas tuvieron la oportunidad de llegar y pasar el 35%, pero, el que toma la decisión es el pueblo; el que tiene la última palabra es el pueblo; el que deposita los votos, inspirado por Dios, es el pueblo y ¡el pueblo le dio los votos al Frente Sandinista y a la Unidad Nicaragua Triunfa! Entonces, no veo razón alguna, para que ahora, un mecanismo, que más bien los beneficia, traten de presentarlo como un mecanismo que los afectó... ¡eso no es cierto! Ellos tuvieron la misma oportunidad de llegar al 35% y pasar ese 35%. Si no llegaron ni pasaron el 35%... ¡que no nos culpen a nosotros, ni culpen al pueblo! Simplemente, el pueblo ejerció su derecho y ¡le dio su voto al Frente Sandinista y a la Unidad Nicaragua Triunfa! Quiero agradecer a Dios... en primer lugar a Dios, que nos ha dado esa fortaleza de espíritu, y esa paciencia que le dio a Job, para saber esperar sin desmayar; para saber esperar luchando; para saber esperar sin rendirnos, sin desfallecer, defendiendo nuestros ideales y principios; para saber esperar ¡defendiendo nuestros sueños de Trabajo, Paz y Reconciliación! Gracias a Dios, ¡Gracias a Dios! Gracias, a este pueblo de Nicaragua, que participó en las elecciones; gracias, a los que participaron, y no votaron por nosotros, porque ejercieron su derecho; gracias, a los miles y miles de observadores internacionales que participaron en estas elecciones. Estas han sido las elecciones más observadas en la historia de América Latina y El Caribe... elecciones honestas, ¡aquí no hubo fraude, no hubo trampa! Aquí, sencillamente, el pueblo ejerció su derecho y los resultados, no son más que la voluntad del pueblo nicaragüense. Gracias, a la familia sandinista, que ha sabido mantenerse unida en medio de grandes dificultades, de grandes vicisitudes; gracias, a los simpatizantes, a los amigos, a los que nos han dado la oportunidad de gobernar en paz. Gracias, hermanos nicaragüenses, que nos dan la oportunidad de gobernar en paz. Gracias, a esa juventud que viene creciendo, llena de vigor y de gloria, como decía Rubén Darío... ¡juventud, divino tesoro! Esa juventud que hoy, ha convertido en un himno: "Todos queremos trabajo, todos queremos paz..." ¡El himno del amor, de la solidaridad; el himno de la humanidad! Nosotros queremos invitar, nuevamente, a todos los nicaragüenses, de los diferentes estratos económicos, desde los que más tienen hasta los que menos tienen, a que nos unamos para sacar a Nicaragua de la pobreza; para que en Nicaragua no haya hambre, que no haya desempleo; para que en Nicaragua, no falte la salud y la educación... ¡tenemos que unirnos todos! optando por los pobres. Nuestra opción preferencial son los pobres; los pobres de los barrios, de los asentamientos, los que están en el campo; son las mujeres trabajadoras; los productores, los artesanos, los pequeños industriales; y esto, deben entenderlo muy bien los que más tienen, porque ellos, deben contribuir a esta lucha para sacar a Nicaragua de la pobreza. Gracias, a Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo, el Cardenal de la Paz, de la Reconciliación; gracias, a la Conferencia Episcopal, encabezada por su actual Presidente Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, que supieron hacer un llamado a todos los nicaragüenses, a todos los ciudadanos, a participar en estas elecciones y, a optar a aquellos programas que reivindicaran a los pobres; que reivindicaran la justicia, la paz; que reivindicaran ese Mandamiento, ese llamado de Cristo de "amarnos los unos a los otros." Gracias, a los hermanos evangélicos, que se unieron en oración con los católicos; nos unimos todos en oración, para pedirle a Dios que el día 5 de noviembre de este año 2006, el pueblo depositara el voto en la casilla de la Paz, en la casilla del Trabajo, en la casilla de la Reconciliación. Gracias, a todos los hermanos y hermanas de la Convergencia y, a esa gran Alianza Unida Nicaragua Triunfa; hermanos liberales, conservadores, demócrata cristianos, de la Resistencia nicaragüense; hermanos de la Costa del Caribe de Nicaragua, nuestros hermanos de Yatama, los hermanos miskitos, encabezados por nuestro hermano Brooklyn Rivera. Esa Costa del Caribe donde nos comprometimos en hacerle realidad la Autonomía a nuestros hermanos miskitos, a ese pueblo miskito; a nuestros hermanos mayagmas, a nuestros hermanos afrodescendientes, a nuestros hermanos creoles. A todos los hermanos de las comunidades de la Costa del Caribe, gracias por ser parte de esta gran Unidad Nicaragua Triunfa; gracias por haber aceptado el llamado a la Reconciliación; gracias por haber aportado a esta victoria. Gracias, a los miles y miles de héroes anónimos, los activistas de la Unidad Nicaragua Triunfa, que anduvieron allí, casa por casa, de puerta en puerta, peregrinando en los barrios, en los asentamientos; peregrinando en el campo, en la montaña, en la ribera del Río Coco, por todas las comunidades; peregrinando en Río San Juan; en la Costa del Caribe, y en la costa del Pacífico, peregrinando en toda Nicaragua, llevando ese mensaje de Reconciliación. Gracias a los miles y miles de hermanos nicaragüenses, héroes anónimos que organizaron la defensa del voto; que se prepararon para defender el voto en las mesas; que organizaron las diferentes rutas. Allí, se entrelazaron miles y miles de voluntades, llenas de amor, de solidaridad, de victoria. Gracias, hermanos, que con firmeza, con respeto, supieron defender los votos que depositó el pueblo el día 5 de noviembre en la casilla del Amor, de la Reconciliación. A todos los hermanos de las estructuras, dirigentes del Frente Sandinista, de las direcciones municipales, departamentales; a nuestros hermanos de la Dirección del Frente Sandinista, del Consejo Sandinista Nacional; gracias, a nuestra querida Jefa de Campaña, sobrina nieta de nuestro General Sandino, la compañera Rosario Murillo (...) quien, en los años de la clandestinidad, daba refugio, en un barrio de Managua, el San José Oriental... allí vivía Rosario, en esa época, cuando trabajaba como secretaria del doctor Pedro Joaquín Chamorro, Director del Diario La Prensa. En el barrio San José Oriental, era una casa de seguridad del Frente Sandinista y allí, llegaba el comandante Tomás Borge, el comandante Bayardo Arce, José Benito Escobar, William Ramírez; es decir, una luchadora que viene luchando en el Frente Sandinista ¡desde los 17 años! cuando todavía no nos conocíamos personalmente, ya ella estaba luchando con el Frente y, guardando esos tesoros que son: el sombrero, el reloj, los escritos, la bandera de Nicaragua firmada por nuestro General Sandino. Ella fue la guardadora de ese tesoro, cuando, en aquella época, querían apropiarse de ese tesoro para destruirlo. Fue la guardadora del traje de nuestro General Sandino, que están aquí, en el corazón del pueblo nicaragüense, y que, durante el XXV Aniversario la Revolución, los presentamos allí en la Plaza la Fe. Ustedes recuerdan el traje de nuestro General Sandino, la bandera firmada por nuestro General Sandino. Es la primera vez, que una mujer asume la jefatura de campaña en una elección ¡que no es tarea fácil! ¡no es tarea fácil! Así es que, nuestras felicitaciones y nuestro reconocimiento, a la compañera Rosario Murillo, Jefa de Campaña de la Unidad Nicaragua Triunfa. Nuestro reconocimiento, a las madres de los héroes y mártires. Madres sufridas, abnegadas; la mayoría de ellas, empobrecidas, pero que, ¡nunca han perdido los ideales de sus hijos! Los guardan ellas y los expresan, no solamente con sus palabras, sino con sus ojos, que iluminaban las calles, cuando hacíamos los recorridos de campaña. Gracias, a los hermanos y hermanas discapacitados de guerra, que quedaron lisiados, que quedaron discapacitados físicamente, pero que ¡nunca quedaron lisiados del alma, ni del espíritu! El alma y el espíritu, la han mantenido y la mantienen siempre completa, siempre llena, de una gran fortaleza moral y espiritual. Gracias, a todos aquellos nicaragüenses que han confiado, que están confiando, y ¡tengan la completa seguridad! que el país va a seguir marchando en calma, en Reconciliación; pero, la calma con trabajo, es decir... la calma, para ir dándole respuesta al trabajo; ir dándole respuesta al hambre, para que ese millón 500 mil nicaragüenses ¡dejen de pasar hambre! Esa es una de nuestras primeras tareas, uno de nuestros primero retos... establecer inmediatamente, un programa para que, ese millón 500 mil nicaragüenses ¡dejen de pasar hambre en Nicaragua! Y decirle, a todos los hermanos sandinistas que, por diferentes razones, en estas elecciones optaron por otras propuestas, por otras agrupaciones; agrupaciones que nos acompañaron en el año 2001, pero, que ahora decidieron ir solos, decirles a ellos, que las puertas del Frente Sandinista, de la Unidad Nicaragua Triunfa, ¡siempre han estado abiertas! Así como se abrieron en el año 2001, cuando ellos decidieron ser parte de la Convergencia Nacional, en las elecciones nacionales y, en las elecciones municipales, ellos fueron con nosotros, fueron juntos. Nuevamente, nosotros invitamos a los hermanos del MRS, que, así como aceptaron ir juntos con nosotros, en el año 2001, en el año 2004... tienen las puertas abiertas, para que vayamos juntos, a luchar contra el hambre y el desempleo y que, el hambre y el desempleo desaparezcan de nuestro país. Que no salga de nuestras palabras, que no salgan de nuestros labios, ni una ofensa, ni una burla en contra de los que no votaron por nosotros. Tenemos que ser respetuosos... ¡tenemos que ser respetuosos! Tenemos que ser humildes, recordemos aquella consigna que el Frente Sandinista levantó en el año 1974, decíamos, entonces, en aquellas condiciones de lucha, que eran muy particulares... "implacables en el combate, y generosos en la victoria." Hermanos, ¡tenemos que ser generosos en la victoria! No tenemos porque ir a hacer mofa, ni a insultar, ni a denigrar, a una familia de otra fuerza política, ¡por mucho que ellos nos hayan insultado y nos hayan agredido! Por mucho que ellos nos sigan agrediendo e insultando... no les respondamos con el insulto, digámosles: "Te vamos a sacar de la pobreza y del hambre; te vamos a dar salud, te vamos a dar educación." Y, a los hermanos sandinistas que optaron por el MRS, ir solos en esta ocasión, no acompañarnos... decirles que, respetamos la decisión que tomaron, pero las raíces que tenemos ¡son las mismas! y por eso, aquí está el Frente Sandinista, siempre dispuesto a darse la mano con el MRS, para que juntos, caminemos hacia nuevas victorias. Y, a las fuerzas políticas... les voy a pedir a ustedes, que me escuchen, sin reaccionar en contra de las fuerzas políticas que voy a ir mencionando, tenemos que respetarlos. Solamente respetándolos, aunque ellos nos irrespeten, vamos a aprender a respetarnos los nicaragüenses. Quiero decirle a los hermanos nicaragüenses, y a los dirigentes de la Alianza Liberal, con los cuales ya hemos conversado; decirle a los hermanos nicaragüenses del Partido Liberal, con los cuales ya hemos tenido algunos intercambios telefónicos, nos han manifestado que hoy ya reconocían ellos, la victoria del Frente Sandinista. A nuestros hermanos del MRS... hoy por la mañana me comuniqué telefónicamente con quien fue el candidato del MRS, Edmundo Jarquín; con Edén, también conversamos telefónicamente. Ellos representan sectores de la sociedad nicaragüense que votaron por ellos, quiero invitarlos a ellos, como dirigentes responsables, ¡a que nos unamos todos! para acabar con la pobreza; que nos unamos todos, para acabar con el hambre; que nos unamos todos, para traerle prosperidad, paz, solidaridad al pueblo nicaragüense. Este 5 de noviembre es un día histórico, porque ha triunfado la dignidad de la Patria; ha triunfado la soberanía de Nicaragua; ha triunfado nuestro General Sandino, el más grande defensor de la soberanía nicaragüense. Ha triunfado esta América Latina que se levanta y anda, llena de solidaridad, llena de paz, llena de trabajo, buscando la unidad de los pueblos, para que desaparezca el hambre, la pobreza y la miseria de toda América Latina, porque América Latina ¡tiene riquezas inmensas! Nos hemos comunicado con los Presidentes centroamericanos, somos hermanos centroamericanos, tenemos que luchar por la unidad centroamericana. Hemos hablado con ellos telefónicamente, y esperamos encontrarnos pronto, para unir esfuerzos y juntos... pueblos centroamericanos, gobiernos centroamericanos, luchar, juntos, para que tengamos trabajo, tengamos paz, y tengamos reconciliación ¡que tanto necesita Centroamérica! Hemos conversado también, recibiendo los saludos para este pueblo de Nicaragua, los saludos más calurosos de nuestro querido hermano el Presidente de Cuba, Fidel Castro; de nuestro querido hermano el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez; de nuestro querido hermano el Presidente de Brasil, Luis Inacio "Lula" Da Silva; de nuestro querido hermano, el Presidente de Argentina, Néstor Kirchner, con quien, hace poco, conversaba telefónicamente; de nuestra querida hermana, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, también dándole sus saludos y felicitaciones a este pueblo de Nicaragua y, a esta gran victoria del Frente Sandinista. Hemos recibido los saludos, he conversado telefónicamente, con nuestro hermano Evo Morales, que, desde Bolivia, también nos ha enviado el saludo del pueblo boliviano para el pueblo nicaragüense. Es decir, la victoria del pueblo nicaragüense, es una victoria por la paz, por el trabajo, por la reconciliación. Es una victoria que viene a contribuir en esa dirección, en la lucha que libran los pueblos centroamericanos, latinoamericanos y caribeños; en la lucha que libran los pueblos del mundo, porque, también, me he comunicado esta mañana, con nuestro querido hermano, el Líder de la Revolución Libia, Mohamed El Kadaffi, que ha enviado todo su cariño para el pueblo nicaragüense. Recibimos también, el reconocimiento y las felicitaciones del Presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero; y, siguen llegando los reconocimientos de todas partes del mundo, y las felicitaciones, para el valiente, noble, heroico, luchador, pueblo nicaragüense ¡que es el gran ganador de estas elecciones! Por eso, hoy más que nunca, tenemos que seguir defendiendo el derecho de Nicaragua, a desarrollar relaciones comerciales ¡con todos los países del mundo! Incluyendo, lógicamente, los Estados Unidos de Norteamérica. Porque aquí, con tantas campañas sucias, se le ha hecho creer a alguna gente, que en los años 80, fuimos los sandinistas los que rompimos relaciones con los Estado Unidos, y eso no es cierto... ¡fue al revés! Ahora, tenemos muchos hermanos nicaragüenses en los Estados Unidos, que están trabajando, para ellos, nuestro saludo y nuestro compromiso. Sigan mandando las remesas, ¡no hay ningún problema! y las recibirán en dólares su familia... ¡sigan mandándolas! Para los hermanos nicaragüenses que están en Costa Rica, igualmente, nuestro saludo, nuestro abrazo, nuestro amor y ¡sigan mandando las remesas! Y pronto, pronto, esperamos tenerlos de regreso aquí en Nicaragua, en la medida que tengamos más trabajo, más trabajo, más trabajo... entonces, menos nicaragüenses tendrán que salir a trabajar, a otros países. A todos los hermanos nicaragüenses que se encuentran trabajando, en diferentes partes del mundo, y que han estado pendientes de estas elecciones, nuestro saludo, nuestro amor, nuestro cariño. Les decía, con los Estados Unidos tenemos un Tratado de Libre Comercio que beneficia a una parte de la economía nicaragüense, a algunos sectores; es importante. Tiene otra parte que es negativa para otros sectores... entonces, hay que seguir trabajando con el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, seguir colocando productos. El Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa va a incentivar, a proteger, a apoyar a todos aquellos que quieran trabajar de cara al mercado norteamericano para que seamos competitivos, en condiciones que no son fáciles, pero donde tenemos un espacio, aunque sea limitado. El Tratado no es favorable en otros aspectos, en otros rubros, sobre todo, en lo que tiene que ver con la agricultura. Por lo tanto, no podemos quedarnos amarrados nada más a un mercado, hay que abrir mercados por todos lados; es decir, con los Estados Unidos, pero también, abrir mercado con el ALBA, con Venezuela, con los hermanos cubanos, bolivianos. Abrir un mercado para colocar allí los productos que no podemos colocar en los Estados Unidos, porque no podemos competir con esos otros productos y, en una relación solidaria, que ellos han expresado muy bien. Igualmente, trabajar con el MERCOSUR, ese enorme mercado suramericano que va creciendo, donde están Brasil, Argentina, Venezuela, Chile, Bolivia, todos los países suramericanos que se han ido integrando a ese gran mercado. Tenemos que saber desarrollar nuestra economía, no dependiendo de un solo mercado, sino, buscando cómo abrirnos al mayor número de mercados, para tener más posibilidades de colocar nuestros productos y tener más empleo aquí en Nicaragua. El mercado norteamericano, el ALBA, el MERCOSUR; el mercado con Europa, porque ya se empieza a discutir un libre mercado entre Europa y Centroamérica, también ¡vamos para allá! De igual forma, con los mercados asiáticos, con la India, con China. No podemos quedarnos paralizados y subordinados a un solo mercado; tenemos que ir a buscar mercado en todas partes del mundo, y, donde encontremos la mano amiga, la mano solidaria, allí estará también Nicaragua, dispuesta a dar la mano amiga y solidaria, para salir de la pobreza, de la miseria, del desempleo. Que tengan confianza y seguridad, todos los nicaragüenses que les han metido y les han infundido el temor... ¡ya ven! van pasando los días, y el país está en calma; van pasando los días y nos estamos reuniendo con todos los sectores; con los sectores populares, con los sectores empresariales. Hoy tuvimos un encuentro con centenares de inversionistas de diferentes partes del mundo, que tienen inversiones en Nicaragua, y nos han dicho... ¡que se quedan y van a seguir invirtiendo en Nicaragua! Así es que, felicidades a estos inversionistas, que están confiando en esta gran Unidad Nicaragua Triunfa. Igualmente, hemos tenido contacto con los bancos, y tenemos pendiente una reunión con la Asociación de Bancos, para que se sientan ¡totalmente seguros! los nicaragüenses que tienen su cuentecita de ahorro o sus depósitos en los bancos. Tengan la plena seguridad que esos depósitos, esas cuentas están ¡totalmente aseguradas! que no les va a fallar ningún banco, porque allí está, detrás, el Estado, el Gobierno nicaragüense, dispuesto a defender a esos cuentahabientes y los bancos, están tranquilos... ¡no ha habido ninguna fuga de capital! Porque decían que iba a haber una gran fuga de capital, ¡no ha habido ninguna fuga de capital! Aquí, lo que se va a fugar es la miseria, el hambre, el desempleo... ¡eso es lo que necesitamos que se fugue de Nicaragua, que desparezca de Nicaragua! y que la riqueza, se quede, en manos de los nicaragüenses ¡eso es lo que queremos, eso es lo que deseamos! Hoy, más que nunca, queremos ratificar nuestra voluntad de mantener relaciones respetuosas, con todos los países de este pequeño Planeta, que es el planeta Tierra... ¿qué somos en este inmenso universo? Somos un granito de arena en este inmenso universo, pero, en este granito de arena, vivimos más de 6 mil millones de seres humanos, y de ellos, ¡más de 4 mil millones están en la pobreza! Y mientras tanto, hay guerras, y, tenemos que decir una vez más... ¡estamos en contra de la guerra! estamos a favor de la paz. Precisamente, el día de ayer, se realizaron elecciones en los Estados Unidos de Norteamérica, donde el pueblo norteamericano está eligiendo Congresistas y Senadores... y allí, dicho por los mismos analistas norteamericanos, porque nosotros no nos metemos en sus elecciones, somos respetuosos; pero, dicho por ellos mismos, el Partido Demócrata alcanzó la victoria sobre el Partido Republicano... ¿por qué? Porque el Partido Republicano se ha empeñado en mantener una guerra que está siendo rechazada por todo el mundo, y, en estas elecciones en los Estados Unidos, fue rechazada por el mismo pueblo norteamericano. Ojalá el gobierno norteamericano le preste oído a su propio pueblo, y retire pronto las tropas de Irak, y le ponga fin a esa guerra que se ha extendido hacia esas zonas del mundo. Nuestra disposición de trabajar con todos los gobiernos, nuestra disposición de trabajar con el Gobierno de los Estados Unidos, en relaciones respetuosas, en relaciones justas... ¡tenemos la plena disposición! Nuestra disposición de seguir luchando por una humanidad en paz, por una humanidad en la que reine el trabajo, la solidaridad, la justicia; una humanidad en la que reine la paz, y entonces, podríamos decir ¡y vamos a decir! porque tengo la confianza, la seguridad que llegará ese momento... el día en que, cuando tengamos paz y haya desaparecido la pobreza, el hambre, ¡y hayan desaparecido las guerras! entonces, Dios estará reinando en la tierra, Dios estará reinando en la humanidad. Tenemos muchas tareas por delante, muchos retos; los retos son grandes, la responsabilidad que recae sobre nuestros hombros ¡es inmensa! y la tenemos que compartir todos, hermanos. Esa es una carga que no se la pueden dejar, nada más, al Presidente... ¡el Presidente vamos a ser todos los nicaragüenses! y vamos a compartir la carga todos los nicaragüenses, para sacar a Nicaragua de la pobreza, de la miseria. Por eso, no hay que dejarse provocar... insisto, estamos a 8 de noviembre y para el 8 de enero, estaríamos a 2 meses y 2 días de la Toma de Posesión. En estos dos meses y dos días... ¡que no se presenten tomas de tierras, hermanos! Los que necesitan tierras para levantar su lote, que los Alcaldes levanten las listas... ¡que les vamos a cumplir! Pero, de manera formal; el Estado va a comprar la tierra, y se la va a entregar a los demandantes de lotes, para que construyan sus viviendas ¡de manera ordenada! A los hermanos campesinos, que con toda justicia demandan tierra para trabajar, para subsistir, para sembrar granos básicos y alimentar de maíz, de frijoles, con ellos tenemos una deuda, pero, no es por la ocupación... ¡no se deben ocupar propiedades, ni pequeñas, ni medianas, ni grandes! ¡Hay que respetar la propiedad! Los campesinos recibirán tierras de manera ordenada; el Estado va a comprar las tierras y se las va a entregar con financiamiento, con sus títulos, con implementos agrícolas, para que se pongan a producir en beneficio de nuestro país. No hay que dejarse provocar, no hay que caer en ningún tipo de confrontación, porque, siempre están aquellos que se resisten a aceptar esta victoria, que quieren empañarla, enlodarla, en estos dos meses y dos días, ¿para qué? ¡Para sembrar temor en el pueblo! Hoy más que nunca, los sandinistas tenemos que tener una paciencia franciscana; es decir, tenemos que actuar con ese espíritu, con esa actitud de San Francisco de Asís... con mucha firmeza, con mucha fe, con mucha paciencia y, no dejarnos provocar, no dejarnos caer en la provocación. No andar ofendiendo a nadie, no andar amenazando a nadie, ¡por mucho que ellos nos insulten, que nos sigan denigrando! Nosotros, no respondamos de la misma manera, queridos compañeros, queridos hermanos. Esa es la Revolución que está originándose en el centro de la América, de esta América latinoamericana y caribeña, de esta América continental que viene desde Alaska hasta el Cabo de Hornos; es la Revolución espiritual que promueve el Frente Sandinista y esta gran Unidad Nicaragua Triunfa. A los que nos han insultado y nos han lanzado campañas sucias; que nos siguen insultando y siguen lanzando campañas sucias, y siguen tratando de sembrar temores... ¿qué les puedo decir? Digan lo que quieran, aquí hay libertad de expresión, tanto para decir cualquier grosería, para levantar cualquier calumnia, como para poder llevar un mensaje de Paz y de Reconciliación. No albergo sentimiento de odio ni de revancha, contra quienes han venido promoviendo este tipo de mensajes, este tipo de campañas sucias. No albergo ningún sentimiento en contra de los medios de comunicación que nos adversan; que ¡tengan la completa seguridad! de que los medios de comunicación seguirán publicando lo que quieran publicar... será el pueblo, al final de cuentas, el que decide si les cree o no les cree; será el pueblo, a fin de cuentas, el que decide si están actuando correctamente, con profesionalismo o están actuando de una manera incorrecta. Los medios podrán seguir diciendo ¡lo que quieran! Si quieren insultarme todos los días, pues que lo hagan; si ellos quieren hacerlo, que lo hagan, no se puede impedir la libertad de expresión. Simplemente, yo le pido a este pueblo, que oremos también, para que cesen esas campañas sucias, y para que actuemos todos, con un espíritu constructivo. Vamos a ser respetuosos de todos los medios de comunicación. Que se tenga la completa seguridad, que eso es un compromiso del Frente Sandinista, un compromiso de la Unidad Nicaragua Triunfa y que, por lo tanto, no debe haber ningún temor, no debe de albergarse ningún temor. Lo ideal sería que actuáramos de una manera diferente, pero, si quieren seguir empeñándose en sus campañas para sembrar temor e inseguridad... ¡bueno! pero, que se den cuenta, que eso no abona a la estabilidad del país; que eso, al final de cuentas, es un daño que se le hace a Nicaragua. Por querer dañar al Frente, por querer hacerle daño a Daniel, lo que hacen es causarle daño a Nicaragua. Que sigan trabajando sin ninguna preocupación; llegará el 10 de enero y ellos, seguirán escribiendo y diciendo todo lo que quieran, a través de sus medios de comunicación. Nosotros ¡no vamos a andar en dimes y diretes! No vamos a andar respondiendo, tantas cosas que se dicen; lo que vamos a andar haciendo es... ¡trabajando para que este pueblo tenga empleo, salud, educación! Trabajando para que este pueblo salga del hambre, de la pobreza... ¡eso es lo que va a estar haciendo el Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa! Quiero agradecer a todas las familias nicaragüenses, que han sabido encontrar, en nuestro llamado a defender la unidad familiar, el llamado a defender la unidad de la nación, la unidad de Nicaragua, la unidad centroamericana, latinoamericana y caribeña; a defender la unidad con todos los pueblos del mundo, porque, la humanidad será libre, el día que todos los pueblos del mundo estemos, realmente, viviendo con trabajo, con paz y en reconciliación. ¡Que viva el pueblo de Nicaragua! ¡Que viva el Frente Sandinista de Liberación Nacional! ¡Que viva la Unidad Nicaragua Triunfa! ¡Que vivan las familias nicaragüenses! ¡Que vivan las mujeres nicaragüenses! ¡Que viva la juventud nicaragüense! ¡Que vivan las niñas y los niños de Nicaragua! ¡Que viva Sandino! ¡Que viva Darío! ¡Que viva esta linda niña, Blanca Segovia, nieta de nuestro General Augusto César Sandino! Y, agradeciéndole a todas las familias nicaragüenses, familias cristianas, católicas, quiero agradecer, particularmente, a mi familia, a Rosario, a mis hijos, a mis nietos; a toda esta familia, que ha estado unida en los momentos más duros, en las mayores adversidades; una familia que no ha flaqueado y que ha estado aquí, acompañándome, en este largo batallar, con este pueblo noble de Nicaragua. ¡Que viva Nicaragua bendita y siempre libre! Y digamos nuestro himno popular: ¡soy puro pinolero, nicaragüense por gracia de Dios!

Descarga la aplicación

en google play en google play