Escúchenos en línea

Culmina cubre centroamericana con el compromiso de acabar la corrupción de los gobiernos en el 2010. ¡Qué tarde!

Agencias ACAN–EFE y AFP. Desde ciudad Guatemala. | 15 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Los presidentes de Centroamérica se comprometieron hoy en Guatemala a eliminar para 2010 la corrupción, un flagelo que socava el desarrollo y fomenta la pobreza en la región. "Conscientes de que la corrupción mina el futuro de la sociedad, los gobiernos de Centroamérica nos unimos para que en un período ambicioso pero posible podamos alcanzar con auténtica voluntad política, en el año 2010, una Centroamérica transparente y libre de corrupción", afirmó el presidente de Guatemala, Oscar Berger, anfitrión de esta cumbre. Los presidentes Óscar Arias (Costa Rica), Antonio Saca (El Salvador), Manuel Zelaya (Honduras), Enrique Bolaños (Nicaragua) y Martín Torrijos (Panamá), así como el viceprimer ministro de Belice, John Briceño, y el embajador de la República Dominicana, Luis Manuel Piantini, firmaron este compromiso incluido en la Declaración de Guatemala para una Región Libre de Corrupción. Este compromiso conlleva la implementación de los mecánismos que permitan auditorías sociales en todos los países signatarios, informó Berger. "Estamos conscientes de la necesidad de renovar y redoblar esfuerzos y acciones que nos permitan ganar terreno a favor de la transparencia, abriendo todas las puertas, ventanas y caminos, a fin de que la gestión pública de esta región del mundo esté disponible para la auditoría social", agregó Berger. Esta declaración, firmada en el marco de la XII Conferencia Internacional Anticorrupción que cuenta con la participación de un millar de expertos, pretende establecer mecanismos, sistemas y leyes que promuevan condiciones estructurales para beneficio de un poder público abierto que rinda cuentas a sus ciudadanos. "Debe haber acceso pleno, irrestricto a la información en poder del Estado que fortalezca sus órganos superiores de control y facilite la acción ciudadana en las denuncias de casos de corrupción, pues está demostrado que la corrupción y la pobreza son los principales obstáculos para el desarrollo", subrayó. El dignatario resaltó que la promoción de la lucha anticorrupción favorecerá la integración del Istmo, pues éste se verá fortalecido por la transparencia, en beneficio de los pueblos y por la atracción de las inversiones y el comercio del resto del mundo. Por su parte, Oscar Arias abogó por una nueva ética "con nuevos sistemas de valores donde se fortalezca la responsabilidad, la moralidad, la compasión, la tolerancia, la integridad, en fin, el amor". "Con esa nueva ética podremos enterrar el cinismo, el egoísmo, la hipocresía y sobre todo la codicia", concluyó.

Presidente del BID llama a fortalecer transparencia para combatir corrupción

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, pidió este miércoles fortalecer los mecanismos de transparencia para combatir la corrupción, tras considerar que la institución no es una policía contra ese flagelo. "Definitivamente existen grandes desafíos, que se pueden convertir en grandes oportunidades (...). El primero es garantizar la transparencia de los megaproyectos que se vienen adelantando en nuestra región", afirmó Moreno al participar en la apertura de la XII Conferencia Internacional Anticorrupción. La cita, en la que participan un millar de expertos así como la presidenta de Transparencia Internacional, Huguette Labelle, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, el chileno José Miguel Insulza, fue inaugurada por el presidente guatemalteco, Oscar Berger, donde llamó a combatir el "cáncer de la corrupción". "Todos nosotros sabemos la historia de que los megaproyectos en la región no han sido siempre un ejemplo de transparencia, es por ello que no podemos repetir esos errores", advirtió. Asimismo, el presidente del BID instó a los países miembros a apoyar los compromisos internacionales, como la Convención Interamericana contra la Corrupción y la Convención de la ONU, así como otros instrumentos jurídicos que combaten ese flagelo. Moreno recordó que después de la entrada en vigencia del Código de Etica del BID, la institución ha recibido centenares de denuncias de fraude, extorsiones y manipulaciones. Sólo el año pasado aceptaron 138 denuncias, de las cuales resolvieron 127. Ante ello, consideró que "el BID no se considera una especie de policía contra la corrupción, porque preferimos un enfoque equilibrado que ponga énfasis en la prevención". "Al interior de nuestra institución cumplimos rigurosamente con la obligación fiduciaria de garantizar la integridad de nuestras actividades, pero hacia fuera buscamos colaborar constructivamente con nuestros países miembros que se han comprometido también en esta lucha", puntualizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play