Escúchenos en línea

Chávez, los pobres y el mercado: se está gestando una revolución social en Venezuela

Agencia AFP. Desde Caracas, Venezuela. | 18 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El presidente Hugo Chávez benefició con la renta petrolera a los pobres venezolanos, que además de constituir su bastión electoral para el 3 de diciembre se convirtieron en un atractivo mercado. En un reciente evento de la Cámara de Comercio Estados Unidos-Venezuela, en un lujoso hotel del este de Caracas, un analista intentaba hacer entender a una nutrida concurrencia de empresarios que "el mercado está en la población más pobre, y en lo político ocurre exactamente lo mismo". "Venezuela es un país de pobres con plata en el bolsillo, tan pobres como eran antes, pero con más plata en el bolsillo", dijo a la AFP en una entrevista ese mismo analista, Luis Vicente León, de Datanálisis. Venezuela es un país con una gran mayoría de pobres (clases D y E) que suman 21 millones, contra 5 millones de integrantes de las clases medias (C) y ricos (A/B). "Chávez es popular porque es un repartidor de renta petrolera, habla el lenguaje popular, y porque creó misiones sociales", dijo León. Las clases D y E fueron las beneficiarias de la transferencia directa de recursos a través de las misiones sociales, creadas por Chávez a partir de 2003. El fondo para ese fin contó este año con 17.000 millones de dólares, gracias al precio del petróleo por encima de los 55 dólares el barril. Las misiones reparten estipendios y becas a cientos de miles de personas. El aumento del salario mínimo hasta un equivalente de 238 dólares mensuales al cambio oficial, benefició sobre todo a la clase E, que nuclea a los 11,4 millones de venezolanos más pobres, cuyos ingresos aumentaron 445% bajo el chavismo, por encima de la inflación de 376% del período. El efecto político de esto es que en las clases D y E (81% de la población), 60% apoya al presidente y el resto es neutral, indicó León, que precisó que en las clases ABC (19% de la población) más del 70% rechaza a Chávez. Un gerente de un comercio de electrodomésticos "Ciudad Digital", en el barrio popular de Catia, oeste de Caracas, dijo a la AFP que "los pobres vienen a comprar más que antes". "Además, desde hace cuatro meses están viniendo para que les haga un presupuesto de una lavadora o de una nevera, para obtener un crédito del Fondo único social para su compra", añadió Franklin, de 30 años. En las clases D y E, 90% de las familias tienen TV, 76% neveras, 45% celulares. Ahora están comprando máquinas de lavar, y en el estado más caluroso del país, Zulia (oeste), equipos de aire acondicionado, precisó León. Franklin dijo que compran las lavadoras más sencillas, las "chaca-chaca", que cuestan 190 dólares, no tienen escurrido y se pueden cargar con baldes de agua, dado el problema de agua corriente que tienen los barrios pobres. Chávez declaró la semana pasada que "las mayorías de nuestro pueblo estuvieron excluidas del mercado. (...) Vamos a producir para ellos, ese mercado hay que incluirlo, son millones de hombres mujeres y niños". León descartó que la opción de Chávez por los pobres sea una revolución social. Consideró que "la estrategia chavista eligió a los más pobres". "Chávez les está hablando en su lenguaje y les está tirando plata". Esto es "mucho más empírico que ideológico", enfatizó. La doctora en ciencias sociales Margarita López Maya estima que el chavismo "tiene la ambición de crear una inclusión de las mayorías populares, de dar una condición de ciudadanía a las mayorías populares". "Si eso se da, estaríamos ante una revolución social", dijo en una entrevista con la AFP. Lo cierto es que Chávez convirtió a las clases populares en su bastión, lo que le da una cómoda ventaja de unos 20 puntos porcentuales sobre el socialdemócrata Manuel Rosales, para su reelección el 3 de diciembre. Y los empresarios comienzan a interesarse en el mercado de los pobres. Algunos bancos, como el Bolívar Banca, están expandiendo el crédito al consumo para las clases D y E, en un país donde la bancarización alcanza sólo a 35%. En el sector seguros, destacan los funerarios y el Cruz Salud, que suministra un kit hospital público que incluye vendas, gasas, hilo de sutura, jeringas, dado el calamitoso estado de esos nosocomios. Una empresa de corretaje, la U21, ofrece a microempresarios del sector informal, que absorbe casi la mitad de la fuerza de trabajo, y a obreros con capacidad de ahorro, la posibilidad de invertir en títulos en dólares y en acciones. Su vicepresidente de estrategia, Ernesto Moreno, explicó a la AFP que para su empresa "es la primera incursión en este nicho de la clase D", cuyo ingreso -destacó- aumentó 55% en 2006. Chávez impuso a los pobres en la agenda política y social del país. Así, Rosales centró su campaña en las barriadas populares y los industriales financian obras sociales en las comunidades donde están implantados.

Descarga la aplicación

en google play en google play