Escúchenos en línea

Presidente Torrijos insta a alentar independencia de Puerto Rico y Tomás Borge lo respalda

Juan Zamorano, agencia AP. Desde ciudad Panamá. | 18 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El presidente Martín Torrijos dijo este sábado que América Latina tiene la obligación de alentar un diálogo para lograr la independencia de Puerto Rico, al considerar que en el siglo 21 "ninguna forma de colonialismo puede justificarse". "Para los latinoamericanos, ayudar en la corrección definitiva de esta anomalía debe ser una prioridad continental", manifestó. Torrijos, que también es secretario general del Partido Revolucionario Democrático, inauguró en un hotel de la capital panameña el Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico, auspiciado por la Internacional Socialista y la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y del Caribe. El veterano dirigente del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Tomás Borge, prometió durante el debate que el nuevo gobierno de Nicaragua de Daniel Ortega "dará toda su energía, sudor y respaldo" a la independencia de Puerto Rico. "Mientras no sea libre, no estaremos completos en América Latina", agregó el comandante nicaragüense. El presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos, pidió a América Latina que se convierta en interlocutor ante Washington a fin de impulsar un programa de descolonización, un tema que a lo interno de la isla no es, empero, el importante. En los últimos años, el interés de los puertorriqueños apunta más bien al tema del anexionismo, mientras que el respaldo al actual estatus de Estado libre Asociado pierde terreno. Torrijos dijo que el actual estatus puertorriqueño se ha convertido en un problema y que ya en Estados Unidos se plantean la posibilidad de cambios en la isla. Aludió a los argumentos de los independentistas de que el actual estatus limita a la isla a desarrollar su economía a través, por ejemplo, de tratados de libre comercio. Puerto Rico no puede suscribir ese tipo de convenios. "Lo curioso es que mientras varias instancias norteamericanas ya discuten la pertinencia y remplazo del régimen puertorriqueño, América Latina todavía está ausente", consideró Torrijos, que arrancó reiterados aplausos de los más de un centenar de dirigentes de partidos principalmente de izquierda. "Nosotros, la gran familia no podemos ser indiferentes de esa discusión", reiteró el mandatario, y resaltó que Panamá es un ejemplo de cómo una controversia de "origen colonial" se pudo resolver a través de la concertación y la solidaridad internacional. Aludió a los tratados que firmó su extinto padre, el general Omar Torrijos, con el presidente estadounidense Jimmy Carter en 1977 que establecieron el traspaso a Panamá del canal interoceánico y el fin de la presencia militar norteamericana. El presidente de la Asamblea del Poder Popular de Cuba, Ricardo Alarcón, señaló que aquí "todos tenemos una gran prioridad: pagar nuestra deuda al pueblo de Puerto Rico". "Para nosotros es parte de nuestra propia naturaleza luchar por la independencia de Puerto Rico. Mientras no se dé, Cuba será incompleta, estará faltando a lo que era su deber original", agregó en alusión a los sueños de los libertadores Simón Bolívar y José Martí. El PIP, que cuenta apenas con uno de 27 senadores y con uno de 51 representantes en la Cámara local, espera del congreso un informe final en que se de un espaldarazo latinoamericano a la independencia y se lance un programa de descolonización gradual y sin traumas. "Es importante la solidaridad latinoamericana", dijo a la AP el dirigente histórico del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México, Cuauhtémoc Cárdenas. Consideró, empero, que serán los puertorriqueños "los que determinarán su futuro". Un referendo realizado en 1998 en la isla señaló que 1% estaba a favor del Estado Libre Asociado, 2,5% avaló la independencia, 46,5% respaldó el anexionismo y el 50,3% no favoreció ninguno de los anteriores porque no estaba de acuerdo con la definición de estado libre asociado. Puerto Rico es un territorio de Estados Unidos desde 1898, y sus habitantes tienen ciudadanía estadounidense desde el 1917. Tiene una población de 3,9 millones de habitantes en la isla y cuatro millones en territorio continental de Estados Unidos.

La última etapa

Partidos políticos de Latinoamérica analizan la independencia de Puerto Rico, pese a que el tema dominante en la isla es si mantienen el estatus de Estado Libre Asociado o si buscan la anexión como Estado de los Estados Unidos. Se trata de un congreso donde se busca iniciar "la última etapa" del proceso de "independencia de Puerto Rico... (y) todos los pueblos latinoamericanos están dispuestos a colaborar", dijo a la AP el ex presidente de Argentina Raúl Alfonsín, uno de los participantes. El Congreso Latinoamericano sobre la independencia de Puerto Rico se realiza el sábado en esta capital y es convocado por la Internacional Socialista y la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe. "Soy optimista en cuanto a la predisposición de los Estados Unidos en dar muestras de sensatez en el campo internacional", señaló el ex presidente. Puerto Rico, dijo, "ha dejado de tener importancia estratégica para Estados Unidos". El Congreso reúne a líderes de partidos políticos de Latinoamérica y pretende consolidar una posición común en torno a la soberanía de Puerto Rico para motivar a los Estados Unidos a plantearse el tema sobre su relación como la isla caribeña. La idea es que "esta articulación latinoamericana sirva y ayude a que Estados Unidos... tenga que hacer ese examen de evaluación", dijo Fernando Martín, presidente ejecutivo del Partido Independentista Puertorriqueño. Nunca en la historia de América Latina hubo un "cónclave de esta magnitud y de esta amplitud en apoyo a la independencia de Puerto Rico", subrayó. En los últimos años, el interés por el anexionismo ha crecido en la isla y el respaldo al actual estatus de Estado libre Asociado ha mermado. Un referendo realizado en 1998 señaló que el 1% estaba a favor del estado libre asociado, 2,5% a favor de la independencia, 46,5% a favor del anexionismo y el 50,3% no favoreció ninguna de las opciones anteriores porque no estaba de acuerdo con la definición de estado libre asociado. Pero Martín advirtió que "no debe uno dejarse deslumbrar por esos números", que otorgan un apoyo minoritario al deseo de independencia. "Son reflejos de situaciones y coyunturas momentáneas", apuntó. Opinó que Estados Unidos en los últimos ha "chantajeado" al pueblo puertorriqueño con la amenaza de que la independencia llevaría a la isla a "caer en un abismo", porque "quedaría aislada económicamente". Pero actualmente hay otro escenario, apuntó. Dijo que el modelo político en la isla "colapsa" y Estados Unidos empieza a dar señales de que es imprescindible revisar el estatus de la isla "ya no por los intereses de Puerto Rico, sino también por los interés de Estados Unidos (que) ya no aguanta seguir siendo la potencia colonial". Martín también sostuvo que "sería inconcebible la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos", porque la isla es una nación latinoamericana y "le causaría indigestión al cuerpo político norteamericano". Señaló que una vez que Estados Unidos se "vea obligado a tener que examinar el caso en su totalidad va a pasar lo mismo que con Vieques, que con una rapidez inusitada van allegar al conclusión de que el colonialismo ni pude continuar, y que la anexión no puede ser un proyecto ni para ellos ni para nosotros. Y que solamente la independencia en una solución natural y lógica".

Descarga la aplicación

en google play en google play