Escúchenos en línea

Hasta el FMI se opone a los obsequios que los diputados quieren aprobar para las grandes empresas extranjeras del turismo

Agencia AP. Desde Managua. | 23 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió el jueves que sería perjudicial para Nicaragua la aprobación del proyecto de ley de Bonos de Inversión Turística (BIT) por tratarse de un subsidio que no es transparente. El representante del FMI, Humberto Arbulú, dijo que "no es recomendable que instrumentos (como los BIT) tengan exenciones tributarias, porque es un subsidio, no es transparente". Esto "violentaría el acuerdo económico con el gobierno, porque el efecto sobre los ingresos no se está tomando en cuenta", añadió. La iniciativa, que aún no ha sido aprobada por el Legislativo, busca financiar con impuestos inversiones turísticas privadas importantes, tanto extranjeras como nacionales. La idea es que un empresario utilice el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que tendría que cancelar por un proyecto turístico durante 10 años, para pagar los BIT emitidos a su favor. El inversionista también tendría derecho a que se le exonere del Impuesto sobre la Renta, que ya está establecido en otra ley que otorga amplios incentivos al sector. Sin embargo, decenas de pequeños y medianos empresarios turísticos han rechazado la propuesta porque sólo vendría a financiar grandes empresas privadas con dinero de los contribuyentes, y porque no los incluye a ellos en sus "amplios beneficios". Además del efecto negativo en las recaudaciones, Arbulú dijo que "en principio, la idea de subsidios no nos gusta, pero si hubiera subsidios, nos parece que siempre deben estar claramente identificados en el presupuesto general de gastos, y sólo deben estar orientados a los sectores prioritarios". Remarcó que así como está identificado el gasto, "las autoridades deben ver también cómo se debe a financiar". Agregó que el organismo recomendaría al nuevo gobierno, que asumirá el 10 de enero, "ver si esos bonos cumplen con los requisitos mencionados". El proyecto cuenta con el respaldo del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), pero recientemente una de sus cámaras, la de Industrias, pidió que se le otorgue un trato similar al que piden los demás empresarios turísticos, porque consideran que también tienen derecho a disfrutar de las exenciones. Los diputados que analizan la iniciativa BIT, han solicitado al gobierno que entregue un informe sobre las estimaciones del impacto de los bonos en las recaudaciones. El director de la Dirección General de Ingresos, Róger Arteaga, dijo que ese dictamen sólo puede ser hecho por el Ministerio de Hacienda, ya que la institución a su cargo lo que elaboró fue una "opinión técnica" sobre "las muchas debilidades de la ley BIT", que de aprobarse, "podría dejar pérdidas estimadas por unos 40 millones de dólares". Arteaga agregó, sin embargo, que actualmente se revisa de nuevo la propuesta, porque ahora hay más proyectos de turismo aprobados y otros por aprobarse, y el impacto de los BIT podría superar las pérdidas anotadas. Los defensores de los BIT aseguran que no habrá tales pérdidas, porque en los tres primeros años de ejecución de un proyecto "no se tocan las finanzas públicas, pues el uso de los impuestos vendrá una vez que la obra esté operando".

Descarga la aplicación

en google play en google play