Escúchenos en línea

Ejército lanza operativo para aniquilar a narcos asesinos de soldados en la RAAS

Managua. El 19 Digital. | 9 de Diciembre de 2009 a las 00:00
El Ejército de Nicaragua ha desplegado un contingente militar en la zona de Walpa Siksa, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), donde este martes por la tarde resultaran muertos dos miembros de la Fuerza Naval y cuatro más resultarán heridos tras un enfrentamiento con narcotraficantes. Según declaraciones brindadas por el jefe del Ejército, General Omar Halleslevens, durante la ceremonia de condecoración y ascenso póstumo de grados militares a los dos oficiales caídos, desde este miércoles hay presencia de las fuerzas armadas en la comunidad y sitios aledaños, con lo que se pretende darle seguimiento y captura a quienes segaron las vidas de los militares. "Hemos enviado un componente de las tropas especiales y un componente de las tropas del DML (Destacamento Militar Norte)", señaló Halleslevens, quien refirió que en este operativo también están participando oficiales de la Policía Nacional. El Jefe del Ejército manifestó que tras esta primera incursión se reporta una persona detenida, a la que se le encontró un kilo de cocaína y una suma no especificada de dinero. Fuentes policiales dijeron que los posibles responsables del hecho son de nacionalidad colombiana, quienes armaron a una treintena de comunitarios para que realizaran la emboscada contra de las tropas de la Fuerza Naval. Informes preliminares indican que cuando el primer contingente de tropas del Ejército arribó este miércoles a la comunidad solamente se encontró a niños y mujeres, por lo que se supone que los hombres han huido junto a los narcotraficantes. Así mismo se reporta un fallecido por parte de los comunitarios, quien se cree participó en el enfrentamiento. "Suponemos que es de los que estaban integrando a los atacantes", aseguró el General Halleslevens. ¿Comunidad en manos del narcotráfico? Esta es la tercera ocasión en que el Ejército de Nicaragua penetra en la comunidad de Walpa Siksa en operativos en contra del narcotráfico. En ocasiones anteriores se había logrado incautar combustible y cargados de armas, sin ningún otro resultado específico. En esta ocasión el Ejército había obtenido información de que en la zona había aterrizado una avioneta presuntamente ligada al narcotráfico, de allí que se procedió a una investigación sobre el terreno, la que culminó con la muerte de dos oficiales y heridas leves en otros cuatro. Aún y con estos antecedentes y con la certeza de que al menos 30 de los habitantes de Walpa Siksa participaron en la emboscada, el General Halleslevens dice confiar en que la comunidad se encuentre en manos del narcotráfico. "Creo que hay algunos delincuentes involucrando a una parte de la comunidad o haciendo una presencia para responder a intereses de los narcotraficantes", señaló. Con respecto a los informes de que de la comunidad han huido todos los hombres, el Jefe del Ejército lo asocia a una especie de temor. "Hay un buen componente de hombres (de la comunidad) que están involucrados en este tipo de actividad y creo que los otros lo hacen por solidaridad con ellos o algunos porque no decirlo, por temor, pensando que nosotros vamos a llegar a hacer fechorías, pero nosotros no, nosotros respetamos los derechos humanos, nosotros tenemos una claridez de cómo es el comportamiento de este tipo de delincuentes", indicó, al afirmar que el Ejercito se enfocará más que nada en la búsqueda y captura de los responsables directos del crimen. Según el jefe de la Fuerza Naval, capitán de Navío, Roger González, hasta el momento no se han encontrado armas en la zona, lo que si se ha encontrado es una avioneta incinerada y ligeramente soterrada, la cual tenía capacidad para transportar una tonelada de cocaína. Honores militares Luego de ser trasladados en un helicóptero hacia las instalaciones de la Fuerza Naval, los dos oficiales fallecidos fueron condecorados póstumamente con la medalla de reconocimiento al valor así como también ascendidos de grados militares. A la ceremonia asistieron los padres, hijos, esposas y demás familiares de los oficiales caídos. "Nos informaron de su muerte ayer por la noche. El golpe es un muro, nadie en la familia esperaba esto", dijo entre lágrimas Rosa Esperanza Somarriba, hermana del Teniente Tercero Juan Carlos Somarriba, oriundo de Chinandega y quien deja en la orfandad a 4 hijos. Miriam González, la madre del Teniente de Corbeta Joel Eliezer Baltodano, asegura que a sus 24 años su hijo se había distinguido en el ejército por su disciplina y valentía, lo cual a pesar de todo el dolor, representa un orgullo para ella. Baltodano habitaba en el barrio San José, de Masatepe y era quien conducía la lancha rápida al momento de la emboscada.

Descarga la aplicación

en google play en google play