Escúchenos en línea

Mala distribición de riqueza frena inversión en salud en América

Por Jean Luis Arce, agencia Reuters. Desde Lima, Perú. | 24 de Noviembre de 2006 a las 00:00
La desigualdad en el reparto de la riqueza en América va de la mano con los peores índices de inversión en salud y el aumento de la violencia, dijo el viernes la Organización Panamericana de la Salud (OPS). La directora regional de la OPS, Mirta Roses, afirmó que los países del hemisferio invierten en salud un promedio de 6 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), cifra que se reduce en países pobres y desiguales como Guatemala o Perú, que invierten apenas 1 o 2 por ciento del PIB respectivamente. "Hemos hecho todos los análisis vinculando los indicadores de salud con la brecha de ingresos y hay una correlación perfecta: la peor cobertura de agua, de salud, de educación, se da en los países que son más desiguales", dijo Roses a periodistas. En la región andina el promedio de inversión del PIB en salud alcanza un 3,3 por ciento, según datos del Banco Mundial, y es encabezado por Colombia con un 6,4 por ciento. Ecuador ocupa el último lugar con 1,9 por ciento. La representante de la OPS dijo que la disparidad de ingresos alcanza récords mundiales en Latinoamérica, donde el 20 por ciento más rico de la población acumula el 80 por ciento de la riqueza, mientras el 20 por ciento pobre no recibe más que el 5 por ciento. Roses agregó que existe una polarización extrema de la brecha de ingresos, que se ha quintuplicado en los últimos 30 años, mientras que los índices de pobreza se han congelado en promedios de 30 a 40 por ciento de la población de los países. No obstante, países pobres pero equitativos como Cuba o Costa Rica destinan un promedio de entre 12 y 18 por ciento del gasto público a la salud, indicó. "Si el país ha hecho ese pacto social de distribuir lo que tiene, sea mucho o sea poco, de una manera más justa entre sus habitantes, es el factor de más fuerza en la predicción de la calidad de vida y de los mejores indicadores de salud", añadió. ENFERMOS DE VIOLENCIA Roses dijo que la violencia está escalando en la región como una de las principales causa de mortalidad. "El fenómeno de la violencia se está constituyendo en la tercera causa de muerte en la región. Tenemos países como Nicaragua y Colombia que están mundialmente entre los países que tienen la tasa más alta de homicidios", precisó Roses. Desde mediados de los años 90, la OPS incluyó a la violencia como un problema de salud pública que incluye el maltrato dentro de una misma familia, agresiones contra la mujer y los niños, el suicidio y los accidentes de tránsito. "Estos fenómenos se instalan y comienzan a ser tolerados, empieza a haber como una suerte permiso social, de pacto social pernicioso, de aceptación y de repetición y perpetuación", agregó Roses. La directora de la OPS consideró que este fenómeno también está asociado a "esa violencia primaria" que representa la desigualdad en el reparto de la riqueza que caracteriza a muchos países de la región. "Se habla mucho de la pérdida de cosechas en el campo agrícola, pero no se habla de la cosecha humana. Estamos produciendo seres humanos y luego los estamos despilfarrando, ignorando y destruyendo, y eso, desde el punto de vista verdaderamente económico, significa una pérdida insostenible", concluyó Roses.

Descarga la aplicación

en google play en google play