Escúchenos en línea

Zelaya vuelve a confiar y otra vez la Dictadura lo traiciona

Tegucigalpa. Varias agencias. | 10 de Diciembre de 2009 a las 00:00
El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, manifestó este jueves que desistió de abandonar su encierro en la embajada de Brasil para viajar a México porque la Dictadura hondureña quería obligarlo a que renunciara al poder. México pidió un salvoconducto el miércoles para que Zelaya viajara a ese país como huésped, lo que fue rechazado por el régimen de facto, que dijo que sólo aceptará que salga de Honduras como asilado, lo que implica que renuncie a la Presidencia. "El gobierno de facto (...) tuvo otro fracaso al querer hacer que yo depusiera mi cargo (...), querían que yo renunciara", declaró Zelaya a radio Globo. Viajar como asilado implicaría una renuncia de Zelaya, cuyo mandato constitucional culmina el 27 de enero, mientras que al ir como huésped conservaría, al menos nominalmente, su condición de gobernante. "Yo puedo estar aquí diez años (en la embajada), aquí tengo mi guitarra", añadió el mandatario, refugiado en la legación diplomática desde hace casi tres meses. Zelaya aseguró a Radio Globo que iba a reunirse este jueves con el heredero de la dictadura, Porfirio Lobo, en República Dominicana para dialogar sobre la crisis política que vive su país por el golpe de Estado del 28 de junio pasado, dijeron ambos a la prensa. Abrir ese diálogo era el objetivo de su salida de Honduras con un salvoconducto, que la dictadura rechazó el miércoles, mientras que Lobo confirmó a los periodistas, en un acto público, la posible reunión en el país caribeño con la idea de firmar un acuerdo. "Yo recibí una llamada del presidente Leonel Fernández, de la Dominicana, para que pudiera asistir a un proceso de diálogo debido a que en ese proceso iba a participar el señor Porfirio Lobo", relató Zelaya, sin precisar fechas. "Yo le dije al presidente Leonel Fernández que estaba totalmente de acuerdo en asistir, yo no tenía ningún problema en asistir, en regresar a Honduras después, aquí a la misma sede diplomática de Brasil, ir a otro país a hacer ese mismo ejercicio con el objetivo de buscar una solución para Honduras", agregó. Apuntó que después de que Lobo regresó de Costa Rica, donde se reunió el martes con los presidentes de ese país, Oscar Arias, y de Panamá, Ricardo Martinelli, también para dialogar sobre la crisis hondureña, "salió lo de México", que ayer solicitó al Gobierno de facto el salvoconducto para Zelaya, que fue rechazado. "Hablamos por teléfono con el embajador (de EE.UU.) Hugo Llorens y al mismo tiempo se logró concretar lo de México para ver si el proceso se iniciaba en México, de allí surgió todo este lío que se dio ayer" por su posible salida hacia ese país, añadió Zelaya, quien permanece en la legación brasileña desde el 21 de septiembre pasado. "La intención siempre fue buscar una salida para el país y era una salida concertada", aseguró. Lobo suspendió la visita a la República Dominicana que inicialmente había anunciado para el jueves como parte de una gira que inició el martes en Costa Rica en busca de "abrir puertas" para su próximo Gobierno. "Yo iba para República Dominicana a hablar con él (Zelaya) y con el presidente Fernández, que fue sorprendido porque no sabía que por otro lado estaban arreglando la salida a México (de Zelaya), o sea que eso fue un medio teatro, como es normal que se ha montado mucho en este Gobierno", dijo Porfirio Lobo a periodistas. "El presidente Fernández, y lo voy a decir aquí con la mayor sinceridad de mi alma, me habló hace dos noches, que él quería que allá en República Dominicana me reuniese con el ex presidente Zelaya después de lo del Congreso", que el pasado día 2 rechazó su restitución, subrayó Lobo. Agregó que a Fernández le respondió que "con toda voluntad lo hacíamos y quedamos con él de que llegábamos el día de hoy a República Dominicana, que hoy se reunía separadamente con cada uno de nosotros y que el día de mañana lo que él quería (era) que firmáramos un acuerdo para traerle paz a la nación". Lobo dijo además que Zelaya está desconociendo la decisión del Congreso de Honduras, que ratificó su destitución como presidente del país. "Para qué firmar y después quedar desconociendo lo que se firmó", expresó Lobo al recordar que Zelaya y el dictador Roberto Micheletti, convinieron en respetar el Acuerdo Tegucigalpa-San José. "El (Zelaya) firmó que se sometía a lo que el Congreso decidiese, el Congreso decidió que no se restituya, quiere decir que era presidente, hoy es ex presidente, se sometió a la decisión del Congreso, para qué engañarse", recalcó Lobo. Lobo viajó este jueves a Estados Unidos para descansar, en un vuelo comercial junto al alcalde de Tegucigalpa y presidente del opositor Partido Nacional, Ricardo Álvarez, y las familias de ambos, aunque no precisaron a qué ciudad estadounidense se dirigían. México desiste La canciller mexicana, Patricia Espinosa, admitió este jueves que en este momento las condiciones para que Zelaya vaya a México "no están vigentes". "Por el momento, después de haber tenido una conversación telefónica anoche (miércoles) con el presidente Zelaya, todo parece indicar que las posibilidades de que este traslado se dé no están vigentes", dijo Espinosa. En tanto, un avión del gobierno de México que fue enviado a El Salvador para trasladar desde Honduras a Zelaya abandonó este jueves territorio salvadoreño. Brasil criticó la negativa de la dictadura de Roberto Micheletti a concederle salvoconducto a Zelaya. "Esa alegación del gobierno golpista es inaudita, no pueden crear condiciones para que (Zelaya) salga del país (...) demuestra la marginalidad de ese gobierno respecto a las normas internacionales", dijo el canciller Celso Amorim. Los frustrados preparativos para ir a México pusieron nuevamente a Zelaya como protagonista de la crisis hondureña, mientras el presidente electo Porfirio Lobo, un derechista elegido en los comicios del 29 de noviembre, se negó a comentar la nueva controversia. "Desconozco toda la regulación diplomática lo que sí es que el Congreso tomó una decisión (de rechazar la restitución de Zelaya) en el marco del acuerdo Tegucigalpa /San José y hay que seguir con lo demás acuerdos", declaró Lobo. El futuro de Zelaya es completamente incierto. Sobre todo, luego de que el Congreso Hondureño rechazara restituirlo en el poder para que culmine su mandato. Zelaya apuesta ahora a crear una "fuerza política" de izquierda para alcanzar de nuevo el poder para generar "transformaciones" en Honduras. El intento de viaje a México fue anunciado un día después de que los presidentes de Costa Rica, Oscar Arias, y de Panamá, Ricardo Martinelli, advirtieran a Lobo que debe lograr que renuncie Micheletti antes del 27 de enero, día en que él debe asumir el poder, si quiere conseguir reconocimiento internacional. También le advirtieron que el Congreso hondureño debe aprobar la amnistía para los involucrados en el golpe, lo que permitiría a Zelaya recuperar su libertad de movimiento. Micheletti exigió este jueves respeto a la comunidad internacional, que mayoritariamente ha desconocido los resultados de las elecciones. "Yo quisiera pedirles a las naciones del mundo que respeten a este pequeño país, que si no tenemos dinero o no tenemos petróleo, aquí sobra la dignidad en cada uno de los hondureños", manifestó Micheletti.

Descarga la aplicación

en google play en google play