Escúchenos en línea

Premio Nóbel de Economía advierte que los TLC dañan a Latinoamérica

Agencia EFE. Desde Guadalajara, Jalisco. | 28 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, dijo este martes en México que los Tratados de Libre Comercio (TLC) han perjudicado a los países de América Latina porque "ni son libres, ni son justos". Stiglitz, quien participa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, dijo a los medios que los TLC también son negativos para la economía mundial, "porque afectan un principio que fue fundamental en la construcción del comercio internacional en los últimos 50 años, que es el principio de la no discriminación". El Premio Nobel añadió que ahora se han formado dos bloques de países que se enfrentan a una confusión tremenda, por un lado los que participan en los tratados y el resto que los rechazan. El economista, que también promueve su libro "Haciendo que la globalización funcione", resaltó que para promover beneficios para todos los países, es necesario democratizar la negociación de tratados de comercio y de derechos de propiedad. Resaltó además la importancia de democratizar los mercados de deuda para avanzar hacia una desarrollo más equitativo. "Un tratado de libre comercio efectivo sería muy fácil de describir: eliminar tarifas, eliminar restricciones, eliminar subsidios", precisó. Advirtió que por ahora se tienen "tratados construidos para afectar a algunos sectores de los países en vías de desarrollo y beneficiar a los países desarrollados". En el caso específico del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre México, Canadá y EEUU, citó como ejemplo de esta desigualdad el mantenimiento de barreras arancelarias e "inmensos subsidios a la agricultura de Estados Unidos". Recordó que muchos países de América Latina tienen una carga de deuda externa que supera lo que generan como Producto Interno Bruto. "Muchos países han firmado estos tratados con la esperanza de que esto traerá más inversión y más crecimiento. Parece que esos sueños han quedado en eso, en sueños", señaló. Stiglitz aseguró que la globalización ha fracasado porque el proceso ha sido más rápido en la economía que en la política, y agregó que hay un déficit democrático en las instituciones financieras internacionales y que con el fin de la Guerra Fría no se reformaron los sistemas políticos en el mundo. El economista advirtió de que "la iniciativa privada por sí misma no es una panacea" respecto a las demandas para que los países en desarrollo abran sus sectores energéticos a la inversión extranjera. Recordó que el objetivo primordial de una empresa privada es obtener la mayor cantidad de petróleo, pagando lo mínimo a los gobiernos, con lo que se generan conflictos de intereses. Añadió que en los países en desarrollo hay presiones para entregar los recursos energéticos a la inversión privada, porque el el Estado no tiene capacidad para modernizar sus plantas. "El Fondo Monetario Internacional le ha atado las manos a la mayoría de los países en desarrollo, de manera que sus privatizaciones ya están preparadas de antemano", dijo. Stiglitz agregó que esos países pueden conservar sus recursos energéticos si logran hacer eficientes sus procesos administrativos y de producción, además de invertir.

Descarga la aplicación

en google play en google play