Escúchenos en línea

Congreso de México en sesión permanente hasta solucionar la toma de la tribuna por parte de diputados de izquierda y derecha

Agencia EFE. Desde Ciudad de México. | 28 de Noviembre de 2006 a las 00:00
La Cámara de Diputados de México fue declarada la noche del martes en "sesión permanente" mientras busca a través del diálogo resolver el conflicto entre legisladores de izquierda y conservadores que a golpes tomaron la tribuna legislativa. La pelea se inició cuando los izquierdistas amagaron con tomar la tribuna para impedir que el próximo viernes juramente como presidente de México el conservador Felipe Calderón, de quien aseguran ganó los comicios del 2 de julio mediante fraude. Los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) reaccionaron rápidamente e impidieron a patadas y puñetazos que los izquierdistas se apoderaran del estrado, pero al final ambos grupos se quedaron en la tribuna. El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Zermeño, del oficialista PAN, decretó inicialmente un receso en la sesión legislativa y horas después se reunió con los coordinadores de las distintas bancadas. Zermeño anunció a la prensa que en ese encuentro no hubo ninguna solución para desalojar la tribuna. El presidente de los diputados dijo además que la Cámara baja se mantiene en "sesión permanente" y que serán desalojadas personas que no son legisladores para permitir un diálogo parlamentario en busca de una solución. Por lo tanto los legisladores se mantendrán en el edificio, el cual por fuera está resguardado por policías y militares del Estado Mayor Presidencial. A lo largo de este conflicto que inició a las 13.30 hora local ha habido varios momentos en que los legisladores se han liado a golpes, y a consecuencia de ello se reportan lesionados dos diputados del izquierda Partido de la Revolución Democrática (PRD). El diputado Juan Hugo de la Rosa, del PRD, aseguró a Efe que la bancada izquierdista está dispuesta a permanecer en el recinto todo el tiempo que sea necesario y en las condiciones que sean con tal "de impedir que tome protesta (posesión del cargo) Felipe Calderón". Reconoció que estas acciones "no son adecuadas, sin embargo lo tenemos que hacer porque la democracia ha sido pisoteada". De la Rosa culpó a los panistas de haber iniciado la trifulca pues fueron "ellos los que tomaron la tribuna y nosotros respondimos". El izquierdista dijo que ocho horas después de iniciado el conflicto ni los legisladores del PAN ni los del PRD están dispuestos a dejar libre la tribuna. "Si hemos luchado durante años por la democracia este tipo de cosas no nos asusta, menos permanecer el tiempo que sea necesario y en las condiciones que sean, incluso sin comer", aseguró. Finalmente dijo que la condición que el PRD pone para retirarse del lugar es que "no tome protesta Felipe Calderón". El diputado izquierdista Raúl Ríos confirmó lo dicho por su correligionario en torno a las posiciones irreconciliables entre el PRD y el PAN. "El único acuerdo que tenemos con el PAN es que se van a quedar hasta el día primero (de diciembre) y nosotros estamos en ese mismo acuerdo, vamos a compartir la tribuna de aquí al primero si esto no llega a un acuerdo", dijo en tono irónico el legislador. El acto de investidura está programado para el próximo viernes y hasta ahora han confirmado su asistencia hasta ahora catorce jefes de Estado y Gobierno. La lista de asistentes incluye al ex presidente de EEUU George Bush (padre del actual mandatario) y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper. También tienen previsto asistir los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe; El Salvador, Elías Antonio Saca; Honduras, Manuel Zelaya; Nicaragua, Enrique Bolaños; Costa Rica, Oscar Arias, así como el Príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española. La cámara de Diputados tiene 500 bancas, de las que el PAN ocupa 206, el PRD 127, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) 106, el Partido Verde 17, Convergencia 17, el Partido del Trabajo 12, Nueva Alianza nueve, Alternativa Socialdemócrata cinco, y un independiente. El PRD, Convergencia y PT integran el Frente Amplio Progresista (FAP), que sumados son 156 legisladores, que se opone a la asunción de Calderón porque consideran que ganó las elecciones mediante fraude. Emilio Gamboa, coordinador del grupo parlamentario PRI, lamentó este hecho que calificó de "bochornoso".

Descarga la aplicación

en google play en google play