Escúchenos en línea

EEUU confía «desarrollar y mantener una buena relación con el gobierno del presidente electo»

Agencia AFP y diario La Prensa. Desde Managua. | 29 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Estados Unidos se propone mejorar sus relaciones con Nicaragua y el resto de países de Centroamérica, sobre la base de las bondades que tiene la democracia para superar la pobreza y la desigualdad que impera en la región, según el jefe de la diplomacia para América Latina, Thomas Shannon. "Queremos dejar claro a los nicaragüenses que nosotros tenemos un compromiso con Nicaragua, con el pueblo y con la democracia y que con eso nos vamos a acercar a Nicaragua en lugar de alejarnos", afirmó el secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos en entrevista con el diario La Prensa. Estados Unidos también se acercará a la sociedad civil y a otros actores políticos nicaragüenses y a todos los socios de América Central, añadió. "Es importante en este momento mostrar que la democracia tiene no solo un contenido político, sino también un contenido social", dijo, antes de agregar que la democracia "tiene las herramientas necesarias para enfrentar la pobreza y enfrentar la desigualdad". El alto funcionario realizó una corta visita al país dentro de una gira por Centroamérica para reunirse con el presidente electo, Daniel Ortega, partidos políticos y organizaciones civiles. Pese a la campaña realizada por Washington para impedir su elección en los comicios del 5 de noviembre, Shannon aseguró que Ortega representa la voluntad de los votantes "y vamos a respetar eso". "Tengo la confianza de que vamos a tener capacidad de desarrollar y mantener una buena relación con el gobierno del presidente electo", apuntó Shannon. Respecto a los vínculos de Ortega con gobiernos como el del presidente Hugo Chávez de Venezuela y la eventual inserción de Nicaragua a la Alternativa Bolivariana (Alba) que éste promueve, Shannon aseguró que "él (Ortega) tiene todo el derecho de tener esa relación". "En este momento nuestro enfoque es sobre nuestra relación bilateral con Nicaragua y no tanto en las relaciones bilaterales que Nicaragua tiene con otros países", subrayó. Desde esa perspectiva, el acercamiento de Estados Unidos con Nicaragua no está enfocado en el papel que jugarán otros países sino en "cómo nos podemos acercar al pueblo nicaragüense, a Nicaragua, para ayudarla a ser el país que realmente puede y quiere ser". Estados Unidos y el Frente Sandinista establecieron ayer una nueva base para un futuro diálogo entre ambos, manifestó el subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon, al término de una corta visita a Nicaragua como parte de una gira por Centroamérica.

La entrevista Por Xiomara Chamorro, diario La Prensa

¿Cómo le fue con Ortega? ¿qué expectativas tienen? Nos gustaría saber cuál será la estrategia de Estados Unidos con Ortega. ¿Será una estrategia de buscar la iniciativa o de reaccionar a lo que el gobierno de Ortega haga? ¿será una estrategia de acción o reacción? Para empezar, nosotros estamos muy agradecidos por el tiempo que el Presidente electo nos prestó. Obviamente, éste es el primer contacto después de las elecciones, de una manera seria y formal con el Presidente electo. Desde nuestro punto de vista fue un contacto muy fructífero. O sea, tuvimos una conversación acerca de las elecciones, acerca de su visión para Nicaragua, la visión de su gobierno, su visión para América Central y especialmente la importancia del Cafta y de las otras iniciativas que nosotros tenemos en nuestra relación bilateral, como la Cuenta del Milenio. Desde nuestro punto de vista todos esos mensajes fueron muy bien recibidos. Y creo que después de esta conversación de hoy, hemos establecido una base para seguir con un diálogo que va a profundizarse con el tiempo, especialmente en la medida de que nos acercamos a la toma de posesión el diez de enero. Entonces, como un primer paso, yo creo que fue algo muy muy útil desde nuestro punto de vista, ojalá que desde el punto de vista del Presidente electo también, y crea las bases para un diálogo más de fondo acerca de nuestra relación bilateral. ¿Cuáles son los aspectos más complicados? Nosotros tuvimos la oportunidad de tenerlo en Nicaragua en junio pasado y era, claro, otro escenario. Un escenario en el que Ortega y Rizo eran fuerzas del pasado, y Montealegre y Lewites representaban el futuro. Pero hoy que el pueblo de Nicaragua ha tomado una decisión bajo las reglas del juego que están decididas, unos cuantos meses después, trabajar con alguien que se había considerado el pasado, ¿cuál sería lo más complicado para ambos después de esta conversación? Pues nosotros en este momento no estamos enfocados en qué será lo complicado, estamos realmente enfocados en cómo podemos estructurar nuestro diálogo y creo que logramos eso. Éste fue para nosotros un paso importante. Prácticamente, nosotros con el Presidente electo hemos decidido que su equipo de transición y nuestro equipo en la Embajada acá, van a empezar un diálogo más estructurado, más sistemático, acerca de la relación bilateral y yo creo que este es un paso muy importante. Claro, el Presidente electo sale de un proceso electoral y de las instituciones democráticas de Nicaragua y representa hasta cierto punto la voluntad de los votantes. Y vamos a respetar eso. Como nosotros hemos dicho, nuestro compromiso es con la democracia y con la institucionalidad democrática. Él es el Presidente electo y vamos a hacer todo lo posible para tener una buena relación con él, siempre dentro de un marco democrático, dentro de un marco de las estructuras de la relación bilateral como Cafta y los otros programas. Tengo la confianza de que vamos a tener capacidad de desarrollar y mantener una buena relación con el gobierno del Presidente electo. Pero tal vez lo más importante y otro propósito de la visita es dejar claro a los nicaragüenses que nosotros tenemos un compromiso con Nicaragua, con el pueblo nicaragüense y con la democracia nicaragüense. Y que con eso vamos a acercar a Nicaragua en lugar de alejarnos. Vamos a buscar cómo tener una buena relación con el gobierno, pero también vamos a profundizar nuestro contacto con la sociedad civil y los otros actores políticos y también con todos los socios de América Central, porque es importante en este momento mostrar que la democracia tiene no sólo un contenido político, sino también un contenido social, y que la democracia realmente tiene las herramientas necesarias para enfrentar la pobreza y enfrentar la desigualdad. Justamente sobre eso hace unos pocos días, el Presidente electo hablaba con los donantes para ver de qué manera se podía hacer un poco más directa la colaboración de los países donantes con la gente que más lo necesita. En ese particular, él ha hablado de revisar algunas cosas como Cafta, incluso los términos de la donación. Hay algunas cosas como Cuenta Reto del Milenio, ¿van a cambiar los términos o se mantendrán los mismos términos por lo menos de parte de Estados Unidos?, pero de parte del gobierno electo, ¿qué le manifestó? Realmente el Presidente electo y yo, no hablamos mucho de eso hoy. Entonces, lo poco que yo sé, lo sé porque he leído las historias en los periódicos. Claro, en nuestro diálogo vamos a escuchar todo lo que ellos nos dijeron. Pero una de las cosas importantes, por ejemplo, como poner su equipo de transición junto con nuestra Embajada es para explicar algunos aspectos de nuestras leyes que gobiernan nuestros programas de asistencia. Porque en ciertas cosas, con Cafta, que es un tratado de comercio o con la Cuenta del Milenio hay estructuras legales que determinan nuestra flexibilidad sobre lo que podemos hacer y no podemos hacer. Y vamos a tener que entender mejor de lo que están hablando para poder contestar de alguna manera sensata. Hay algunos acuerdos que ya están funcionando entre Nicaragua y Venezuela, como el caso de Albanic, usted sabe, que no es un acuerdo partidario sino un acuerdo institucional con las alcaldías, pero que también tiene un trasfondo político. ¿Cómo percibe Estados Unidos este tipo de acuerdos que ya comenzaron desde antes de que el gobierno fuera electo? En este momento nuestro enfoque es sobre nuestra relación bilateral con Nicaragua y no tanto en las relaciones bilaterales que Nicaragua tiene con otros países. Entendemos que hay una relación entre el Presidente electo y otros líderes como el presidente Chávez en Venezuela, y él tiene todo el derecho de tener esa relación. Entonces, en este momento lo que nosotros queremos enfocar no es la manera en que otros actores tendrán un papel en Nicaragua, nuestro enfoque será cómo nosotros podemos acercarnos al pueblo nicaragüense, acercarnos a Nicaragua para ayudarla a ser el país que realmente puede y quiere ser.

Descarga la aplicación

en google play en google play