Escúchenos en línea

Silvio Rodríguez regresa a Nicaragua

Agencia AFP y diario La Jornada, México. Desde La Habana. | 29 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Silvio Rodríguez cumple 60 años este 29 de noviembre y, una vez más, demuestra que el pasar del tiempo le ha servido para consolidar más su carrera musical. El cantautor emprenderá el próximo año una gira que incluirá México, Chile, Perú, República Dominicana y tres países de Centroamérica: por primera vez El Salvador y Guatemala, y Nicaragua tras 24 años de ausencia. Silvio Rodríguez regresará a Nicaragua para "saldar una cuenta pendiente" con el país. A sus 60 años, al trovador cubano Silvio Rodríguez le esperan mil proyectos más. Tiene entre manos unas cuantas canciones y sigue invocando al "duende", esa magia efímera que surge con el público al que aún hoy, tras más de 40 años de artista, teme enfrentar. Nacido el 29 de noviembre de 1946 en el pueblito de San Antonio de los Baños, a 40 kilómetros de La Habana, Silvio Rodríguez llegó a convertirse en un icono de la canción política latinoamericana, fundador, con Pablo Milanés y Noel Nicola, de la Nueva Trova. Compositor, cantante, poeta, dibujante, diputado y ahora también productor de cine, el trovador cubano dice que 60 años es una buena edad para detenerse, hacer cuentas y reflexionar. De su pluma salieron "Preludio de Girón", "Santiago de Chile", "Fusil contra Fusil", "Yo te quiero libre" y "Canción Urgente para Nicaragua". El trovador cubano Silvio Rodríguez afirmó entrevista con France Press, que Nicaragua nunca se le salió del corazón. Tras 23 años de ausencia, volverá en 2007 al país para el cual escribió una "canción urgente" en 1980, tras el triunfo de los sandinistas, ahora de vuelta al poder. "No dejo de tener esperanzas en lo que ha pasado ahora en Nicaragua. Es probable que por ser una segunda oportunidad haya empeño en no desperdiciarla", dice mientras cruza los dedos. Su última vez en Nicaragua fue en el Concierto por la Paz, en 1983, cuando el país se desangraba en la guerra entre sandinistas y contrarrevolucionarios. En Centroamérica también saldará otras dos cuentas pendientes. Nunca ha ido a la Guatemala indígena ni a El Salvador del poeta Roque Dalton. Con sus canciones, dice, muy pocas veces se propuso sacudir conciencias. Para Nicaragua, no obstante, hizo una excepción. "Era una realidad que pedía a gritos una canción y la hice por esa urgencia". Se debe a sí mismo una canción. Pero habla de su compromiso revolucionario en "El necio", que escribió en 1992 en plena crisis económica en Cuba y que dedicó a Fidel Castro: "Yo no sé lo que es el destino, caminando fui lo que fui. Allá Dios, que será divino, yo me muero como viví".

Lo mejor está por llegar

"Me pongo a hacer un recuento de lo hecho hasta aquí y me falta mucho por hacer. Es poco, poquísimo, lo que he hecho. La mejor parte es la que está por venir: muchas canciones por hacer", dice. Tiene más de una veintena de discos, unas 300 canciones grabadas, pero un centenar inéditas. Acaba de saldar parte de la cuenta que quedó debiéndole a su esfuerzo inicial: Érase que se era, su más reciente disco, es una antología de piezas que compuso en los años 60. En 2006 emprenderá una gira por México, Chile, Perú, República Dominicana y tres países de Centroamérica: por primera vez El Salvador y Guatemala, y en Nicaragua, luego de 24 años de ausencia. Pequeña discografía diurna forman parte ya del imaginario colectivo latinoamericano Unicornio, Te doy una canción, Ojalá, La era está pariendo un corazón, Pequeña serenata diurna, Por quien merece amor, La maza, Al final de este viaje, Angel para un final y ¡Oh melancolía! Pocos saben que esa última canción lo tomó por asalto y sencillamente se quedó. "Cuando estaba ensayando para un concierto con el grupo Afrocuba toqué un acorde por equivocación. Les dije a los muchachos me tengo que ir y salí corriendo a escribir". Era ¡Oh melancolía! Sol, re, mi, fa se escucha en el estudio mientras continúa. "Pero hay muchas que se quedaron en el camino. Estoy ahora volviendo a los orígenes... a la niñez, a la visión más sencilla, más simple de las cosas", dice, y no descarta una nueva selección de trabajos inéditos. Está en mil y un cosas a la vez, concentrado en una antología de canciones de Noel Nicola fallecido el 7 de agosto de 2005, a los 58 años, en la composición de la música para el largometraje animado "Meñique", y en la mezcla de un disco de su hermana, Anabel López. También dedica tiempo a su hija de cuatro años, y a Niurka, su esposa y una de las mejores flautistas del país. Es disciplinado en el ensayo, algunos lo creen huraño. Hace tiempo que no da conciertos en Cuba, pero el 30, un día después de su cumpleaños, participará en Todas las voces todas, en honor a Fidel Castro. Tiene siete hijos y uno de ellos, Violeta, actúa en la película "Mañana", de la cual Silvio es productor, que competirá en el Festival de Cine Latinoamericano. La música y las palabras No quiere culpar a las musas de lo que, a sus 60 años, le ha quedado por hacer. "A las pobres vamos a dejarlas ahí, que son muy respetables y a veces sin comerla ni beberla le regalan cosas a uno. Lo que me falta es aquello que no he sido capaz de procurarme", afirma. "La música y las palabras me acompañaban desde niño. Mi mamá siempre ha cantado, y la poesía y la literatura es algo que me gustó, porque veía a mi padre leer y me entró la curiosidad", recuerda. Pero no se siente ni poeta ni músico, sino comunicador. "Nunca me interesaron mucho los escenarios. Hago los conciertos y se llenan, pero la lectura que hago de eso que llaman éxito es que soy una especie de compañero de la gente, a quien le dio por cantar y tuvo la suerte de escribir canciones que gustaran". Cada vez que se enfrenta al escenario siente un miedo natural. "Enfrentarse al público es una osadía y una pretensión. Pararse para que la gente vea cómo haces las cosas es muy pretencioso. Eso es terrible, una locura". Pero cuando baja "el duende", dice, esa comunicación con el público, en una canción, una estrofa, un segundo... cuando eso pasa lo mejor es no moverse mucho".

Descarga la aplicación

en google play en google play