Escúchenos en línea

Raúl ofrece paz a Estados Unidos

Agencias AFP y PL. Desde La Habana. | 2 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El presidente de Cuba, Fidel Castro, estuvo ausente este sábado en el desfile militar en su honor, por una crisis de salud que lleva cuatro meses, y en su lugar presidió la ceremonia el vicepresidente General Raúl Castro, quien ofreció a Estados Unidos negociar una solución al conflicto de casi medio siglo. El General Castro, a quien Fidel cedió temporalmente el poder el 31 de julio, presidió la revista militar en la Plaza de la Revolución, corazón político de la isla, junto a la primera plana del Partido Comunista de Cuba (PCC). Lea el discurso completo "En nombre del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y en el mío propio, los saludo", dijo a las tropas Raúl, acompañado de los tres Comandantes de la Revolución, Juan Almeida, Ramiro Valdés y Guillermo García. Raúl, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), no comunicó mensaje alguno de su hermano, ni aludió a las razones de la ausencia de Fidel, quien convalece de una cirugía intestinal a la que fue sometido el 27 de julio. Entre tanques y cañones exhibidos en la Plaza, Raúl dirigió un discurso de media hora marcado por críticas a Estados Unidos, pero abriendo la posibilidad de restablecer relaciones. "Sirva la oportunidad para nuevamente declarar nuestra disposición de resolver en la mesa de negociaciones el prolongado diferendo entre Estados Unidos y Cuba, claro está, siempre que acepten -como ya dijimos en otra ocasión- nuestra condición de país que no tolera sombras a su independencia", subrayó. Raúl Castro señaló, sin embargo, que mientras Washington decide asumir tal postura, "después de casi medio siglo, estamos dispuestos a esperar pacientemente el momento en que se imponga el sentido común en la conducta de los círculos del poder". Independientemente de lo que decidan, remarcó, Cuba proseguirá consolidando su invulnerabilidad militar sobre la base de la concepción estratégica de la Guerra de Todo el Pueblo, planificada hace 25 años y que ha demostrado ser "imbatible", opinó. Las FAR, cuyo 50 aniversario se cumple este 2 de diciembre, continuarán elevando la preparación y cohesión combativa de las tropas regulares y sus reservas, las Milicias de Tropas Territoriales, las brigadas de producción y defensa, y otras instancias. "Seguiremos acondicionando el teatro de operaciones militares, a la vez que desarrollamos las comunicaciones y la modernización de los medios de combate como vía para elevar sus cualidades combativas y hacerla corresponder con el empleo previsto en caso de una agresión", agregó. El titular de las FAR, cuyo desfile fue "dedicado a su fundador y Comandante en Jefe (Fidel Castro), dijo que también se fortalecerá en todos los frentes la labor de los combatientes del Ministerio del Interior. "Preservaremos al precio que sea necesario la libertad del pueblo y la independencia y soberanía de la patria", puntualizó, luego de haber enaltecido la secuencia de 138 años de lucha representados por diversas estructuras de las FAR en el multitudinario desfile. Cuba mostró en la Plaza de la Revolución, su capacidad de modernizar y reparar una maquinaria de guerra que, según el gobierno, está lista por si Estados Unidos, aprovechando la crisis de salud de Castro, intenta una agresión. Aviones de combate Mig y helicópteros MI-17, tanques, piezas autopropulsadas de artillería terrestre y de defensa antiaérea, carros blindados para el transporte de las tropas y otros equipos soviéticos modernizados se exhibieron en el desfile, que duró dos horas y concluyó con: "Viva Fidel, viva Raúl, viva la Revolución". Un total de 200 jinetes de una caballería histórica, una representación del Ejército Rebelde, Infantería, miembros de todos los cuerpos de las FAR, Ministerio del Interior (MININT), estudiantes de las escuelas militares, y milicianos participaron en la revista. Grupos de jóvenes remolcaron una réplica del Granma, el yate en el que Castro y otros 81 hombres llegaron el 2 de diciembre de 1956 a las costas del sureste de Cuba, para combatir desde la Sierra Maestra al dictador Fulgencio Batista hasta derrocarlo el 1 de enero de 1959. Agitando pañoletas azules, unos 3.000 pioneros (escolares) simularon en movimiento de las aguas del mar en torno a la réplica de la embarcación, hecha a escala natural. Más de 300,000 civiles, miembros de órganos de masa de distintos centros laborales, marcharon también en representación de los 11 millones de cubanos, con banderitas de Cuba y mensajes como "La revolución soy yo". En la revista militar se constató la presencia del presidente de Bolivia, Evo Morales; de Haití, René Preval; el mandatario electo de Nicaragua, Daniel Ortega, entre otros. Fidel Castro, de 80 años, no ha aparecido públicamente desde el 26 de julio, hace 129 días, debido a que fue sometido a una delicada cirugía que lo forzó a delegar el poder por primera vez en 48 años, y a una prolongada convalecencia. En estos cuatro meses el gobernante sólo había tenido encuentros privados sobre todo con amigos cercanos, y aparecido en fotos y cinco videos, el más reciente el 28 de octubre para desmentir rumores de gravedad e incluso de muerte. Castro había postergado el festejo de su 80 cumpleaños para este 2 de diciembre, lo que generó una enorme expectativa de volver a verlo en esta fecha. "El está enfermo, se tiene que recuperar", dijo a la AFP Angelina González, en una calle de La Habana Vieja. "El siempre ha cumplido, si no vino es porque los médicos no lo han dejado. El no puede abusar", añadió. El desfile militar cerró una semana de homenajes sin precedentes para festejar el aniversario de Castro, que debió haberse efectuado el 13 de agosto, día en que nació. Al homenaje asistieron unas 1,500 personalidades de 80 países, entre intelectuales, actores, músicos; así como el Premio Nobel de Literatura 1982, el colombiano Gabriel García Márquez, su entrañable amigo. Pero Fidel Castro estuvo ausente en todo el tributo, lo que acrecentó las dudas sobre su real estado de salud y si estará en capacidad de retornar al poder o la isla transita hacia una nueva era sin el líder de la revolución. "En Cuba no habrá sucesión, habrá continuidad. No sería posible otro Fidel, nadie lo imitará", dijo el vicepresidente Carlos Lage, al clausurar el homenaje organizado por la Fundación Guayasamín. La última vez que los cubanos vieron en público al gobernante en la más importante fecha patria de la isla, el 26 de julio, dio dos discursos en Bayamo y Holguín (este), y un día después entró al quirófano con una hemorragia intestinal.

Guerras no solucionan problemas

Durante su discurso, el General Raúl Castro afirmó que la llamada cruzada de Estados Unidos contra el terrorismo "se encamina inexorablemente a una derrota fulminante", porque las guerras no solucionan los problemas del planeta. "La salida a acuciantes conflictos que enfrenta la humanidad no está en las guerras, sino en las soluciones políticas", subrayó y puntualizó que el poder basado en la intimidación y en el terror "no pasará nunca de ser una ilusión efímera, pues sus terribles consecuencias para los pueblos, incluyendo al norteamericano, están a la vista". Recordó que el pueblo de Estados Unidos demostró en las urnas, el pasado 7 de noviembre (cuando los republicanos sufrieron una abrumadora derrota) su rechazo "al concepto estratégico de la guerra preventiva", como la esgrimida en Iraq y Afganistán. Votaron -apuntó- contra "el uso de la mentira para justificar intervenciones militares, la utilización del secuestro y las prisiones clandestinas, así como la despreciable legalización del empleo de métodos de torturas en la llamada guerra contra terrorismo". Luego de tres años y siete meses de la que tildó de eufórica y precipitada declaración de "misión cumplida" en Iraq por el presidente George W. Bush, "continúan llegando a Estados Unidos cadáveres de soldados norteamericanos", agregó. Raúl Castro señaló que La Casa Blanca está en una encrucijada sin salida en aquel país árabe, pues sabe que es imposible prolongar su ocupación, pero no tiene creadas condiciones mínimas para abandonarlo dejando sus intereses petroleros asegurados. "Desconocemos qué harán en este caso con la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) embarcada por sus socios norteamericanos en el conflicto afgano, que también se torna cada vez más inmanejable y peligroso", comentó. Por otro lado, destacó que en América Latina la aplicación de recetas neoliberales impuestas por Estados Unidos y sus socios europeos hicieron del continente "la región del planeta donde resulta más insultante y oprobiosa la opulencia de la oligarquía". Ello, contrastó, en detrimento de la pobreza, la insalubridad e ignorancia en que vive la mayoría de la población. Los pueblos latinoamericanos en los últimos tiempos han expresado su indignación y repudio por las políticas entreguistas y de subordinación al imperio de los gobiernos y partidos tradicionales, encomió el primer vicepresidente cubano. Aseguró que los movimientos populares y revolucionarios se robustecen, y "pese a las multimillonarias campañas de desinformación, el chantaje y la injerencia descarada de Washington, nuevos y experimentados líderes asumen la conducción de sus naciones". La anexión económica de América Latina por parte de Estados Unidos, a través del ALCA (Acuerdo de Libre Comercio para las Américas) fue derrotada, manifestó. En su lugar, distinguió, surge para beneficio de las masas desposeídas el proyecto integrador del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), propuesto por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Descarga la aplicación

en google play en google play