Escúchenos en línea

Destituyen a defensor de estadounidenses que intentaban secuestrar niños haitianos

Puerto Príncipe. LaVoz.com. | 7 de Febrero de 2010 a las 00:00
El abogado haitiano de 10 misioneros baptistas estadounidenses acusados de secuestro de menores intentó sacarlos de la cárcel por medio de sobornos, dijo el sábado el letrado que lo contrató. El abogado Edwin Coq rechazó la acusación. Dijo que los 60.000 dólares que pidió a las familias de los estadounidenses eran sus honorarios. El abogado dominicano Jorge Puello, contratado por los familiares de los 10 estadounidenses cuando fueron detenidos la semana pasada, dijo a The Associated Press que despidió a Coq el viernes por la noche. Coq había concertado "algún tipo de extorsión con funcionarios de gobierno" que hubiera obtenido la libertad de nueve de los 10 detenidos, dijo Puello. "Gente del tribunal le había pedido dinero y él formaba parte de ese plan". Coq negó que los 60.000 dólares que había pedido fueran un soborno. "He trabajado para 10 personas durante cuatro días, trabajando a toda hora", dijo. "Miren a qué hora estoy trabajando, respondiendo llamadas. Tengo derecho a recibir ese dinero". El viernes, Coq dijo a la AP que trabajaba gratuitamente. Puello dijo que al principio Coq pidió 10.000 dólares, pero fue aumentando los honorarios y cuando llegó a 60.000 dólares dijo que con eso garantizaba la libertad de los estadounidenses. Los fiscales acusaron a los misioneros el jueves de tratar de sacar a 33 niños de Haití sin los documentos correspondientes. Los estadounidenses dijeron que su misión humanitaria pretendía rescatar huérfanos luego del sismo catastrófico. Pero al menos 20 de los niños tenían padres con vida quienes dijeron a la AP que entregaron a sus hijos porque los misioneros prometieron educarlos en un orfelinato de la vecina República Dominicana donde podrían visitarlos. Coq dijo el jueves que la líder del grupo, Laura Silsby de Meridan, Idaho, engañó a los demás al decirles que tenía la documentación. Sin embargo, el cónsul dominicano dijo a la AP que advirtió a Silsby el viernes, el día que el grupo fue arrestado en la frontera, que carecía de los documentos obligatorios y corría el riesgo de ser detenida por tráfico de menores. Sobre si Ciq había engañado al resto del grupo al asegurarles que Silsby tenía los documentos en regla, Puello dijo, "creo que eso es cierto". Derivó las preguntas a Sean Lankford, de Meridian, esposo y padre de dos de los detenidos. Ante un llamado de la AP el sábado por la noche, Lankford dijo: "No tengo tiempo ahora para hablar con ustedes".

Descarga la aplicación

en google play en google play