Escúchenos en línea

Costarricense envenenó a esposo nica y a sus tres hijos, luego incendió la vivienda

San José. diarioextra.com | 8 de Febrero de 2010 a las 00:00
Un acto inexplicable, cruel, doloroso llenó de luto a los pobladores de la urbanización Kurú, en el poblado de Purral, en el cantón josefino de Goicoechea. Una mujer decidió acabar con la vida de sus tres pequeños hijos, con la de su esposo y para finalizar se suicidó, causando una tragedia espeluznante que conmovió no solo a familiares sino a todos los vecinos. Los fallecidos fueron el matrimonio conformado como Yamil Hernández López, de 32 años, y Melina Montero Navarro, de 26, así como sus hijos María de los Ángeles, de 5 años, María Celeste, de 3, y Sebastián, de tan solo dos meses. La mañana del sábado pasado, una alerta de incendio en la vivienda de la pareja provocó que se descubriera lo ocurrido. Al parecer, según primeras investigaciones policiales, la joven esposa había planeado todo. Según la hipótesis policial, en horas de la madrugada la mujer acabó con Hernández y con sus hijos, dándoles a todos una especie de bebida conformada con un líquido tóxico que consumieron. En apariencia, en horas de la mañana ella misma provocó un incendió en la vivienda para llamar la atención de las autoridades. Sin embargo, antes de que llegaran los vecinos y los bomberos, ella decidió tomar del mismo veneno con el que acabó con los suyos. Las razones del escalofriante hecho se desconocen y la policía trata de esclarecer lo ocurrido. Cuando de la casa salían grandes bocanadas de humo, los vecinos no se explicaban porqué la familia no respondía a los gritos y lo que pensaban era que estarían atrapados por el fuego dentro de la casa. Al llegar los bomberos y derribar las puertas para ingresar se dieron cuenta de que la muerte se había apoderado del sitio. Padre e hijos tenían varias horas de fallecidos, mientras que la mujer aún estaba con vida, pero en alto estado de intoxicación que le sería imposible sobrevivir. Poco después, en una ambulancia camino al hospital, falleció. Según bomberos y socorristas de la Cruz Roja, al entrar a la casa la escena era dolorosa, las dos niñas estaban acostadas en un sillón, el bebé estaba en un coche y el esposo en una habitación en el segundo piso de la vivienda. La mujer estaba en otro cuarto. El caso está en manos de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) que aún no han determinado qué tipo de sustancia se utilizó para realizar el homicidio múltiple. Dentro de la vivienda los investigadores recolectaron algunos líquidos que están siendo analizados en laboratorios. Según el OIJ, los fallecidos emitían un fuerte y extraño olor y tenían algodón en las fosas nasales, así como espuma en sus bocas. Los cuerpos de los fallecidos fueron levantados y trasladados a la Medicatura Forense para su investigación. El padre de los niños era nicaragüense y trabajaba en una ferretería, mientras que la mujer se dedicaba a trabajar en manualidades. Vecinos de la pareja aseguran que ambos eran buenas personas y nunca mostraron señales de que hubieran problemas entre ellos como para haber tomado una decisión tan fatal.

Descarga la aplicación

en google play en google play