Escúchenos en línea

Banqueros, políticos conservadores, liberales y sandinistas, militares y europeos son los dueños de Copalar

Agencia AFP y Diario La Prensa. Desde Managua. | 6 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El Ejército de Nicaragua analiza la posibilidad de invertir, como socio minoritario, en la construcción de una gran central hidroeléctrica que produciría 980 megavatios y resolvería la crisis energética que sufre el país, informó este miércoles su comandante. El proyecto, denominado Copalar, es un proyecto muy grande, "si se logra llevar a cabo, venciendo todas las cosas que están planteadas en el camino, va a dar una estabilidad bastante grande a la producción de energía en Nicaragua", comentó el jefe militar. La institución castrense, a través del Instituto de Previsión Social Militar, "ve la posibilidad de participar en ese proyecto con una cantidad de acciones, pero, por ser pobres, es una cantidad de acciones relativamente pequeña, en comparación con los inversionistas nacionales y extranjeros que tienen grandes capitales", dijo el jefe del Ejército, general Omar Hallesleven. La construcción de la planta hidroeléctrica, tendría un costo estimado en 1.000 millones de dólares, indicó el jefe castrense. Pero al represar importantes ríos de la vertiente del Caribe, las tierras serían inundadas en un área aproximada de 500 kilómetros cuadrados. Eso afectaría a más de seis mil familias y haría desaparecer varios poblados de la zona central del país: Bocana de Paiwas, Anito y Villa Siquia y David Tejada, además de decenas de caseríos dispersos y extensas propiedades agropecuarias y forestales. La obra fue diseñada en la década de 1960, pero fue en enero de este año que el proyecto fue retomado por el gobierno ante la crisis energética en el país a causa de las continuas alzas en el precio del petróleo y la obsolescencia de las plantas termoeléctricas. Hallesleven indicó que el proyecto todavía está en la etapa de revisar los documentos y reevaluar los costos estimados de cuando se diseñó. En la junta directiva dueña del proyecto bajo el nombre de "Empresa Nicaragüense de Energía Renovable y Ambiental S.A. (Energía S.A.)", figuran políticos sandinistas y prominentes banqueros vinculados a la Alianza Liberal. Según informa el diario La Prensa, la junta directiva estaría integrada por Ernesto Palazio Hurtado (liberal), como presidente; Ramiro José Ortiz Mayorga (conservador) y Amílcar Ybarra Rojas Brogden (sandinista, cuñado del diputado Bayardo Arce), como vicepresidentes; el general Adolfo Chamorro Tefel, secretario en representación del Instituto de Previsión Social Militar, y los señores accionistas directores Juan Bautista Sacasa Gómez (liberal), Antenor Rosales Bolaños (sandinista, representante del FSLN en la Superintendencia de Bancos) y Mario Sebastián Rappaccioli (presidente del Partido Conservador). Ortiz y Rapacciolli son socios del Banco de la Producción, el segundo más importante del país, además de dueños de negocios diversos en el país. Sacasa tiene una próspera empresa de bienes raíces en Managua y varias haciendas en el departamento de Río San Juan. "Energía S.A. cuenta entre sus activos con la mayoría de capital y la propiedad intelectual del proyecto de un consorcio denominado Hydro Copalar MidAmerican Ltda., una empresa europea que realiza desde el año 2002 los trabajos de ingeniería, diseño, factibilidad y estudios técnico-económicos bajo contrato y dirección técnica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) del gobierno mexicano", afirma La Prensa.

Descarga la aplicación

en google play en google play