Escúchenos en línea

OEA nombra a Gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, como enviado especial para Latinoamérica

Agencia AP. Desde Washington. | 7 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El gobernador de Nuevo México Bill Richardson, conocido por su pasión por la política internacional, fue nombrado el jueves embajador de buena voluntad de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en busca de una mejor relación entre América Latina y Estados Unidos. El nombramiento fue anunciado por el secretario general de la organización, José Miguel Insulza, quien desde que asumió el cargo hace 19 meses ha hecho varios nombramientos de ese tipo, pero éste es el primero con una cobertura de toda la región, incluido el Caribe. Richardson, quien ha ocupado altas posiciones diplomáticas y de gabinete durante el gobierno del presidente demócrata Bill Clinton, dijo que Latinoamérica era un componente clave en las buenas relaciones internacionales de Estados Unidos. Hablando junto a Insulza en una rueda de prensa en la sede de la OEA, Richardson, el único hispano que es actualmente gobernador de un estado estadounidense, indicó que el primer énfasis de su misión será la inmigración. Preguntado si iría a Cuba, país suspendido de la OEA desde hace 42 años, y si creía que éste era el momento para un entendimiento entre los presidentes George W. Bush y Hugo Chávez, de Venezuela, declaró que el propósito de sus misiones será fijado por Insulza. Yo creo que el Hemisferio Occidental es de importancia crítica en la comunidad internacional, declaró. Insulza dijo que conoce a Richardson desde la década pasada cuando era embajador de Clinton ante las Naciones Unidas y el ahora secretario general era canciller de Chile. Conoce la región muy bien y su misión básica es dedicarse a mejorar las relaciones entre Latinoamérica y el Caribe con Estados Unidos, dijo Insulza. Richardson desarrollará su misión sin tener un plazo de finalización y lo hará conjuntamente con su trabajo de gobernador de Nuevo México, cargo para el cual fue reelegido expeditivamente en los comicios de noviembre. Dijo en varias ocasiones que no recibirá salario de la OEA y que mi trabajo principal seguirá siendo los asuntos de gobierno de su estado, que es uno de los fronterizos con México y ha experimentado los problemas de la inmigración indocumentada. Richardson ha expresado en varias ocasiones su oposición a la construcción de un muro en la frontera con México. El miércoles dijo que esperaba que el nuevo Congreso estadounidense, que se instalará en enero con mayoría demócrata, pudiera adoptar acciones para frenar la construcción del muro y sobre la reforma de las leyes de inmigración. Además de embajador ante las Naciones Unidas, Richardson ha sido miembro de la Cámara de Representantes en Washington y secretario de Energía. En el 2003, a pedido del gobierno de Corea del Norte, el presidente George W. Bush lo nombró emisario especial para distender las posibilidades de un conflicto armado con Estados Unidos. Richardson, de 59 años, doctorado en leyes y relaciones internacionales, ha sido señalado en medios politicos como uno de los potenciales aspirantes a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del 2008. Preguntado al respecto en la OEA dijo: No lo sé.

Descarga la aplicación

en google play en google play