Escúchenos en línea

Región cierra filas para defender soberanía argentina sobre Islas Malvinas

Riviera Maya, México. Varias agencias. | 22 de Febrero de 2010 a las 00:00
América Latina y el Caribe reconocerán la soberanía de Argentina sobre las Malvinas y respaldarán a esta nación en el conflicto con el Reino Unido en una declaración que firmarán los participantes en la Cumbre del Grupo de Río que se celebra lunes y martes en la Riviera Maya mexicana. "Hemos aprobado dos textos: una declaración de presidentes, donde las jefas y jefes de Estado y de Gobierno aquí presentes reafirman su respaldo a los legítimos derechos de la República de Argentina en la disputa de soberanía con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte relativa a la 'Cuestión de las Islas Malvinas'", dijo el lunes el presidente Felipe Calderón, anfitrión del encuentro. El otro es un comunicado especial sobre la exploración hidrocarburífera en la plataforma continental de las Malvinas, según se supo por fuentes de la Cancillería argentina, pues las reuniones de la Cumbre son a puerta cerrada. El aumento de las tensiones ente Argentina y el Reino Unido a causa del inicio de actividades de exploración petrolera en las aguas que rodean las Malvinas, archipiélago por el que esos dos países libraron una guerra en 1982, es uno de los temas que centra la atención en esta Cumbre que se celebra a orillas del Caribe. Calderón indicó que los países participantes instarán "a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación" , en referencia a esas actividades petroleras a las que se opone el gobierno de Argentina, que busca que el Reino Unido se siente a negociar la soberanía del archipiélago. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, aseguró en su discurso en la primera sesión plenaria de la Cumbre, que es "ridículo" y "cínico" plantear que su país realizará alguna "amenaza bélica" contra Reino Unido por el conflicto de las islas Malvinas. Junto a Calderón expresaron su apoyo a Argentina los mandatarios de Chile, Michele Bachelet, Ecuador, Rafael Correa, República Dominicana, Leonel Fernández, de Bolivia, Evo Morales, Guatemala, Álvaro Colom, y Venezuela, Hugo Chávez, entre otros. Los mandatarios reunidos aquí buscan avanzar en un nuevo organismo internacional que les represente y colme su "vocación natural" de unidad, destacó el presidente mexicano, Felipe Calderón, durante el discurso inaugural de la bautizada como "Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe". Al respecto, el presidente dominicano, Leonel Fernández, sostuvo más tarde que la idea de crear un nuevo organismo se ve "con simpatía" , algunos países creen que requiere "mayor madurez, mayor claridad y mayor definición". El principal avance hasta el momento ha sido la presentación de una propuesta para crear un grupo de trabajo que analice la "multiplicidad de asociaciones" existentes en la región y formule una propuesta "de cómo se articularía la nueva realidad institucional regional de América Latina y el Caribe". Cristina contundente La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kichner aseguró que el caso de las islas Malvinas en un problema que atañe a todos los países de América Latina y el Caribe, ya que está en juego la defensa de los recursos naturales de cada país, frente a naciones con poder que imponen sus decisiones como Gran Bretaña, violando sistemáticamente el derecho internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. En el marco de la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe que congrega a 25 jefes de Estado de la región, la presidenta les agradeció el apoyo que han brindado a Argentina ante la decisión de Gran Bretaña de explotar recursos petroleros al sur de las islas Malvinas, que desde hace 177 años es un territorio en disputa entre ambas naciones. Durante su intervención en el encuentro, Fernández de Kichner puso el tema sobre la mesa y acusó que el caso de las Malvinas es un claro ejemplo de que los países que tienen un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas son los primeros en violar las resoluciones del organismo, que en este conflicto fue emitida desde1965. La presidenta señaló que "quienes tienen un sillón permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pueden violar una y mil veces, sistemáticamente las disposiciones de Naciones Unidas, mientras que el resto de los países se ve obligado a cumplirlas, bajo pena de ser declarado un país enemigo o tal vez con calificaciones más duras; bajo pena de ser invadido militarmente o intervenido políticamente sus gobiernos". Aunque dejó en claro que su país tiene una vocación pacifista, esto no impedirá que Argentina condene toda violación al derecho internacional y continúe "reclamando y reafirmando nuestra soberanía sobre las islas Malvinas".

Descarga la aplicación

en google play en google play