Escúchenos en línea

América Latina prepara el adiós a la tutela de EEUU

Playa del Carmen (México). Agencias. | 23 de Febrero de 2010 a las 00:00
Los presidentes y representantes de gobierno de América Latina y el Caribe, reunidos en Cancún, aprobaron este martes crear un nuevo bloque regional, sin Estados Unidos, cuyos estatutos serán definidos en Caracas en 2011 y Chile 2012, declaró el presidente de México, Felipe Calderón. La idea es que el nuevo bloque regional, una especie de Organización de Estados Americanos (OEA) sin Estados Unidos ni Canadá, sirva para fortalecer la integración de la región y su presencia en el escenario internacional con una única voz. "Hemos decidido, primero, constituir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como espacio regional propio que una a todos los Estados", ha dicho el presidente mexicano, Felipe Calderón, en la segunda y última jornada de la reunión, en las inmediaciones de Cancún, en el caribe mexicano. El presidente mexicano se refirió al acuerdo como la "oportunidad inédita de construir un espacio común que agrupe a todos los países de América Latina y el Caribe. Un espacio que reafirme la unidad, la identidad de nuestra región y que abra nuevas vías a nuestras aspiraciones de integración para el desarrollo. Que consolide y profundice nuestros procesos democráticos y que amplíe las libertades de todos". La declaración final contempla 87 puntos que pasan por los temas de la crisis financiera internacional, comercio, energía, integración física en infraestructura, ciencia y tecnología, desarrollo social, migración, desarrollo sostenible, desastres naturales, derechos humanos, asuntos de seguridad y cooperación Sur-Sur. Se estima que el recién aprobado organismo comience su trabajo en la próxima cumbre del Grupo de Río, que se llevará a cabo en Caracas, Venezuela, en 2011, una vez que sean redactados los estatutos y reglamentos respectivos. El nuevo organismo, uno de los objetivos principales de la Cumbre de la Unidad, asumirá el "patrimonio" del Grupo de Río y la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC). Su nombre se definirá a lo largo del proceso de constitución que ha comenzado ahora y debe culminar con las reuniones de Venezuela (2011) y Chile (2012). Calderón agregó que el nuevo mecanismo adoptará el patrimonio del Grupo de Río, es decir, establecerá como principios el respeto a la democracia, las riquezas naturales, la sostenibilidad y la soberanía de todos los países, entre otros. El presidente anfitrión afirmó que "en tanto no culmine el proceso de constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños" se mantendrán el Grupo de Río y la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC) de forma unificada con sus respectivos métodos de trabajo, prácticas y procedimientos a fin de asegurar el cumplimiento de sus mandatos. El nuevo grupo "deberá prioritariamente impulsar la integración regional con miras a la promoción de nuestro desarrollo sostenible, impulsar la agenda regional en foros globales, y tener un mejor posicionamiento ante acontecimientos relevantes mundiales", dijo Calderón Hinojosa al leer parte de la declaración final. Reunidos en Cancún (México) desde el domingo, y con la inauguración formal el lunes por parte del anfitrión, Felipe Calderón, los mandatarios de 25 de las 32 naciones integrantes del Grupo de Río (Honduras, la que es número 33, está suspendida tras el golpe de Estado del año pasado) negociaron el acuerdo durante dos días. Han asistido Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, Raúl Castro, presidente de Cuba; Hugo Chávez, de Venezuela, Luiz Inacio Lula da Silva, de Brasil, Evo Morales, de Bolivia y René Préval, de Haití, entre otros. La decisión quedó contenida en la Declaración de la Cumbre de la Unidad, uno de los dos documentos centrales del encuentro que reunió entre el lunes y martes a 25 jefes de Estado y de Gobierno en la Riviera Maya mexicana. En su momento, el presidente de Cuba, Raúl Castro, resaltó la "trascendencia histórica" de la decisión recién adoptada, al considerar que hay condiciones para "avanzar hacia la constitución de una organización regional puramente latinoamericana que integre y represente a las naciones independientes de la zona". La mayoría de las regiones del mundo, señaló, tienen su propia organización, con indepenciencia de que pertenezcan a otras organizaciones. "No hay razón para que América Latina no cuente con su propia entidad de concertación política, de coordinacion económica, de cooperación e integración. No tiene sentido dilatar ese proceso". Calderón afirmó que, después de una discusión "muy intensa", ha habido consenso sobre la creación del mecanismo, cuyos estatutos se empezarán a elaborar y se discutirán, en primera instancia, en la siguiente cumbre que tendrá lugar en julio de 2011 en Venezuela. Algunos países se pronunciaron por denominar al nuevo mecanismo comunidad, unión u organización latinoamericana y caribeña, pero "el nombre puede ser lo de menos", dijo Calderón. Después del encuentro de Venezuela, tendrá lugar en 2012 una reunión en Chile, que a partir de la fecha asume la secretaría protémpore del Grupo de Rio. En la reunión de ministros del domingo se adelantó que podría estar lista la formación del nuevo organismo, ya que en contra sólo se ha manifestado Perú. La idea original surgió durante la reunión previa del grupo de Río, en Salvador de Bahía, Brasil, hace dos años. El texto final establece que deberá impulsar la integración regional, promover la concertación política y aumentar la coordinación ante temas internacionales. La canciller mexicana, Patricia Espinosa, ha planteado que la región tiene que discutir si se trata de "dar los primeros pasos hacia la conformación de una instancia comunitaria como la que dio origen a la Unión Europea". Para Calderón, además, el encuentro supone la oportunidad de reforzar un protagonismo en América Latina que le disputa Brasil y que le reprochan otros ante la intensidad de su relación político-económica con Estados Unidos y Canadá. Además de este documento, se aprobaron la Declaración de Cancún con principios generales comunes de la región y varias declaraciones o comunicados especiales, entre ellos dos de apoyo a Argentina en su diferendo con Gran Bretaña por las Islas Malvinas y uno contra el embargo estadounidense en Cuba. Chávez: ha renacido el sueño de Bolívar El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró que la creación la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños representa la cristalización del proyecto libertario e integracionista de Simón Bolívar. "Ahora aquí, en México, un documento, un compromiso, la creación de un organismo de América Latina y el Caribe, no está Estados Unidos, no está Canadá (...) Ahora sí podemos decir desde tierra latinoamericana, desde México (...) ha renacido el sueño y el proyecto de Bolívar", dijo el mandatario suramericano en una conferencia de prensa ofrecida tras la culminación de la cita. Al referirse a la tarea dada por el foro latinoamericano a Venezuela para organizar la próxima cumbre del Grupo de Río en 2011, que tendrá como sede la ciudad de Caracas, Chávez agradeció el honor y aseguró que su equipo de gobierno ya comenzó a trabajar. "Para nosotros es un gran compromiso y un gran honor que esta cumbre haya ratificado de darle a Venezuela la gran tarea de organizar la cumbre de julio 2011 cuando celebraremos en Venezuela los 200 años de la declaración de la independencia", expresó. En este sentido, Chávez se declaró en batalla para que la cumbre de próximo año sea un éxito y que en ella se pueda aprobar el documento base de la naciente organización. "Desde hoy nos declaramos en batalla para que sea una cumbre de éxito como esta (...) En Caracas se pueda aprobar el documento base de la organización, de la unidad", expuso ante la prensa internacional y agregó que con el nuevo organismo está "comenzando a nacer en el continente, el mundo de este siglo no va ser dominado por imperio norteamericano". Sobre la reclamación de Argentina a Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas, el presidente suramericano dijo que por ahora no está planteada ninguna acción inmediata, no obstante expresó su deseo de que Londres reflexione y se siente a negociar con el Ejecutivo de Buenos Aires, "Esperamos que Inglaterra reflexione (...) que se sienten a negociar con el gobierno argentino (...) la devolución de las islas Malvinas a la República Argentina", añadió. El incidente con Uribe Cuestionado sobre la discusión que tuvo lugar la víspera con el presidente colombiano, Álvaro Uribe, en el almuerzo ofrecido a los jefes de Estado, el gobernante expresó su pesar, pero le restó importancia. "Somos nosotros los que más lamentamos en incidente que ocurrió en una mesa donde reinó durante varias horas (...) (la) hermandad, porque el almuerzo al que nos invitaron en privado se llevó el tema de Haití", detalló. Aunque calificó el hecho como altamente lamentable, dijo que no debe opacar los resultados de la cumbre. Al periodista que formuló la pregunta, Chávez aclaró que incluso antes de que sucediera la discusión, ya varios mandatarios asistentes le habían advertido que Uribe tenía preparada una exposición sobre el tema comercial entre ambas naciones. Específicamente mencionó a su colega de República Dominicana, Leonel Fernández, quien le advirtió de las intenciones del gobernante colombiano y le pidió permiso para hablar con él y así lograr que retirara la ponencia. "Leonel (Fernández) se acerca a la silla y me dijo: ¿tú me autorizas para decirle (a Uribe) que retire el derecho de palabra?". El presidente relató que su par dominicano insistió y señaló "yo le ruego a Uribe, en base a lo que dijo el presidente Chávez, que retire el derecho de palabra, porque el presidente Chávez está dispuesto a conversar". Pero, "el presidente de Colombia no oyó aquella solicitud", ya en la despedida del almuerzo. El jefe de Estado venezolano recordó que Colombia pidió el derecho de palabra de una "manera muy extraña, fuera de orden y de lugar", pues en la cita se había acordado que el tema central sería Haití. El presidente colombiano comenzó su intervención "en calma, nadie lo interrumpió". Realizó los señalamientos contra Venezuela con poco sustento, manifestó el presidente Chávez, quien además aseguró que "no es la primera vez" que sucede, pues en una Cumbre celebrada en Uruguay, el vicepresidente Francisco Santos "dijo que Venezuela nos tiene bloqueados". "Uribe vino a acusarnos de bloqueo", expresó el mandatario venezolano, y confirmó que el mandatario del país vecino comparó las medidas comerciales de Caracas hacia algunas empresas colombianas, con el bloqueo estadounidense contra Cuba. Chávez agregó que se vio obligado a responder con argumentos, "que lástima que eso no se transmitió (...) fue un hecho lamentable", pero que "no opaca el triunfo de esta Cumbre y el compromiso de Caracas en 2011". "Yo le respondí con argumentos y le recordé comparando, no que el bloqueo de Estados Unidos a Cuba es equivalente al bloqueo de Venezuela contra Colombia, eso no lo cree ni un niño (...), nosotros somos los agredidos desde el gobierno de Colombia desde hace bastante tiempo", sostuvo. El gobernante bromeó al referirse a la comparación entre las dos situaciones y dijo que son irrisorias. Como prueba de las agresiones constantes por parte de Bogotá, Chávez recordó que a la salida del almuerzo, el ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva, declaró que las milicias campesinas que se juramentaban en Venezuela eran "milicias privadas pretorianas de Chávez". Las agresiones contra Caracas no tienen "una sola prueba", y por ello y ante la denuncia de Caracas sobre las declaraciones de Santos, Uribe "aceptó y desautorizó a su ministro". "Un ministro mío hace eso y yo lo destituyo", advirtió Chávez. Asimismo, el presidente aseguró tener la fe y la certeza de que nada impedirá seguir en el camino de la liberación verdadera de América Latina, pues "es una necesidad para todos", apuntó, "ya basta de tanto coloniaje y que estén imponiendo tantas cosas". Fue enfático al señalar que para tener una buena relación entre las naciones, "tiene que haber una restitución plena de la confianza (...) pero hace falta un Gobierno de Colombia que respete". "Nosotros pasamos la página en aras de la unidad (...) Como estamos dispuestos a pasar la pagina con Colombia", dijo el dignatario, tras advertir que "sólo nosotros pedimos algo, respeto, respeto para que te respeten". En su última referencia sobre el tema, el presidente Chávez afirmó que "nos dijimos lo que nos teníamos que decir" y tras el altercado se constituyó el grupo de amigos, integrado por los presidentes de República Dominicana (Leonel Fernández), México (Felipe Calderón), Brasil (Luiz Inácio Lula da Silva) y Panamá (Roberto Martinelli). Agregó que regresaba a su país, "contento de haber venido a México, feliz de esta cumbre" y señaló que "si este altercado sirvió de catarsis bienvenido (...) si sirvió de catarsis al presidente Uribe bienvenido", insistió. Evo denuncia a Uribe El presidente boliviano, Evo Morales, acusó este martes a su homólogo de Colombia, Álvaro Uribe, de ser "un agente del imperio" en referencia a Estados Unidos y aseguró que los agentes "vienen a tratar de empantanar y a hacer fracasar este evento", en referencia a la Cumbre del Grupo de Río que culminó este martes en México. "En la cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe venimos a debatir una nueva organización sin Estados Unidos, y los agentes de Estados Unidos vienen a tratar de empantanar y a hacer fracasar este evento", dijo Morales a los periodistas en respuesta al intercambio verbal entre Uribe y el presidente venezolano Hugo Chávez. Asimismo, Morales indicó que el mandatario colombiano acudió a la reunión "para la foto y para el almuerzo", en una declaración a los medios al término de la reunión que se celebró en el balneario de Cancún con la presencia 32 países y 24 presidentes. Morales aseguró que fue Uribe el que provocó al presidente Chávez con una intervención sorpresiva, al final del almuerzo, y que el mandatario venezolano escuchó pacientemente las palabras de Colombia. Pese a que Chávez escuchaba detenidamente su intervención, Uribe "no dejó hablar" al presidente venezolano cuando intentó responder, lo que provocó "un pequeño problema. Casi este evento se empantana y no tengo ningún miedo para decir la verdad", sostuvo el primer mandatario boliviano. Afortunadamente, recalcó Morales, los jefes de Estado de México, Brasil y Chile, entre otros, pudieron solucionar el problema y evitar un fracaso de las negociaciones. Entretanto, el presidente de Bolivia, aseguró que regresaba contento a su país luego de que en la reunión de la Unidad, se aprobara la constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, una nueva organización que definirá su nombre definitivo y estructura en los próximos dos años. Con esta aprobación, Latinoamérica se dio cuenta que tenía la necesidad de liberarse de "los diferentes imperios que dominaban" a la región, en alusión a Estados Unidos y Canadá, que no integrarán el nuevo organismo. "Donde está Estados Unidos no se garantiza la democracia" enfatizó el mandatario boliviano quien agregó que " si hay una democracia es pactada por los intereses hegemónicos de ese país". Considera que la intervención del país norteamericano no garantiza la paz con justicia social, planteamiento que hizo para reafirmar la importancia de la integración de los países Latinoamericanos y del Caribe en un solo bloque, sin la intervención de Estados Unidos. En la Organización de Estados Americanos (OEA) "el que mandaba era EE.UU.", aseguró Morales, pues tenía necesidad "de atender las demandas de partidos políticos, presidentes y Gobiernos pro capitalistas". La OEA es un organismo "que escucha más al imperio y no a los pueblos", sostuvo Morales, quien considera que los países miembros del sistema interamericano deberían reflexionar sobre "hasta dónde podemos avanzar con imperio o sin imperio, con tutelaje, controles, chantaje e intentos de golpe de Estado. Estamos mejor sin el FMI (Fondo Monetario Internacional) y sin el imperio", afirmó.

Descarga la aplicación

en google play en google play