Escúchenos en línea

Nace en Cochabamba, la Comunidad Sudamericana de Naciones

Agencias ABI, ABN, PL, AFP y Reuters. Desde Cochabamba, Bolivia. | 9 de Diciembre de 2006 a las 00:00
La II Cumbre Sudamericana de Naciones (CNS) concluyó este sábado con la Declaración de Cochabamba en la cual los doce países miembros prometen una integración para favorecer el "desarrollo más equitativo, armónico e integral de América del Sur", reducir la pobreza, respetar los derechos humanos y superar las asimetrías. La cita presidencial, que se nutrió de ricos intercambios de criterios entre los gobernantes, planteó el establecimiento de un nuevo modelo de integración "con identidad propia, pluralista, en medio de la diversidad y las diferencias, reconociendo las distintas concepciones políticas e ideológicas". Los mandatarios presentes destacaron en general, con diverso énfasis, los renovados impulsos por alcanzar la unidad, aunque efectuaron también autocríticas por el poco impulso que mereció en el pasado el proceso de integración. La reunión contó con la participación de los presidentes Evo Morales (Bolivia), Luiz Inacio Lula da Silva (Brasil), Michelle Bachelet (Chile), Nicanor Duarte (Paraguay), Bharrat Jagdeo (Guyana), Alan García (Perú), Tabaré Vásquez (Uruguay) y Hugo Chávez (Venezuela). También asistieron altos representantes de Argentina, Colombia y Ecuador como miembros del bloque, y de México y Panamá en calidad de invitados. La III Reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Sudamericana de Naciones tendrá lugar en Cartagena de Indias, Colombia en 2007, mientras que la Cumbre de Presidentes sobre Integración Energética se acordó para Venezuela en 2007. El presidente venezolano, Hugo Chávez, resumió la situación al proclamar que "necesitamos un Viagra político" para llevar adelante la integración. Al criticar los distintos procesos de integración sudamericana, Chávez señaló que la región no tiene en claro hacia dónde va y, al referirse al Mercosur, dijo que si no se "reformatea se acabará", debido a que "tiene una burocracia que se resiste a los cambios". "Necesitamos un viagra político. Es verdad. Reconozcámoslo. Se toman decisiones pero no tenemos voluntad para ponerlas en marcha", señaló Chavéz, y dijo que la CSN "no tiene forma ni estructura". Chávez dijo que en hay un proceso revolucionario en América del Sur y advirtió: "Si no somos capaces de crear tiempos pacíficos vendrán tiempos de violencia". "El hecho de que los presidentes queramos más, no nos obliga negar los avances" que se han alcanzado hasta ahora, estimó el mandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva. "Reconozco la inquietud que todos tenemos en el desarrollo y que nos causa angustia, pero hemos avanzado", dijo. La mandataria chilena, Michelle Bachelet, había advertido por la mañana sobre el peligro de que la integración se desprestigie ante la falta de avances y el incumplimiento de muchos de los acuerdos. Sin embargo, al cierre del encuentro, Bachelet señaló que así como "el desarrollo social con inclusión es central, no hay desarrollo social sin crecimiento económico, porque la mala noticia es que tenemos que hacer las dos cosas, ojalá pudiéramos escoger por una no más, pero no podemos". "Tenemos muchas divergencias, pero también tenemos muchas coincidencias. Tenemos necesidades y queremos a América del Sur y, quizá, a América latina en un mismo polo de consenso social", dijo el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva durante el cierre del encuentro. Lula manifestó que "no habrá salida individual" para ningún país de América del Sur ni de América latina, y señaló que esta situación lleva a los países a tener en cuenta la inclusión social y, sobre todo, la "inclusión política". Durante la conferencia de prensa, que marcó el fin de la CSN iniciada el viernes, también hablaron el presidente de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Hugo Chávez, aunque no se les permitió a los periodistas formularles preguntas. El vicepresidente argentino, Daniel Scioli, dijo que el gobierno boliviano cuenta el respaldo del "presidente Néstor Kirchner" y agradeció el apoyo de la CSN al reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas. El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez dijo que "el problema es que no hay voluntad politica y hasta que no se ponga sobre la mesa que los compromisos se cumplan, que las resoluciones y los contratos se cumplan, lamentablemente América latina va a seguir el mismo camino". "Pido que se recapacite, que se dejen de lado las corporaciones, los individualismos, para que se concrete la integración", señaló. Por su parte, la canciller de Colombia, María Consuelo Araujo, dijo que la próxima CSN se realizará en 2007 en Cartagena de Indias, ciudad que es patrimonio de la humanidad, "un lugar con muchas necesidades sociales". "Estamos empeñados en mostrar realidades y resultados para demostrar que la diplomacia puede tener resultados sociales", señaló.

El contenido de la Declaración

Texto íngegro de la Declaración de Cochabamba En la Declaración de Cochabamba, suscrita como corolario de la II Cumbre de Presidentes de la Comunidad Sudamericana de Naciones, se plantea un nuevo modelo de integración para el Siglo XXI, con identidad propia, pluralista en medio de la diversidad y las diferencias, reconociendo las distintas concepciones políticas e ideológicas que corresponden a la pluralidad democrática de nuestros países. La Declaración de Cochabamba, que "coloca la piedra fundamental para una unión sudamericana, señala que "se trata de una integración innovadora que incluya todos los logros y lo avanzado por el Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), así como la experiencia de Chile, Guyana y Surinam. "El objetivo último de este proceso de integración es y será favorecer un desarrollo más equitativo, armónico e integral de América del Sur", señala el documento. Solidaridad y cooperación son dos de los conceptos que sobresalen en la Declaración en la cual os presidentes de las naciones de Sudamérica o sus representantes acordaron colocar la piedra fundamental del proceso de integración sudamericano, estampando sus rúbricas en el texto final del evento. La declaración reconoce la influencia negativa del proceso de globalización en las economías de la subregión, por lo que ha sido necesario comenzar a construir alternativas que apuntan a retomar el crecimiento y la preservación de equilibrios macroeconómicos. Reconocen que es necesario, además, poner el énfasis en la distribución de la renta como instrumento de eliminación de la exclusión social y de reducción de la pobreza, así como la disminución de la vulnerabilidad externa. Frente a esta situación, la integración regional es una alternativa para evitar que la globalización profundice las asimetrías, contribuya a la marginalidad económica, social y política, y procurar aprovechar las oportunidades para el desarrollo, apuntan. Este nuevo modelo de integración comprende el ámbito comercial y una articulación económica y productiva más amplia, así como nuevas formas de cooperación política, social y cultural, tanto públicas como privadas, como de otras formas de organización de la sociedad civil. "En un periodo en que nuestros Estados asumen nuevas responsabilidades, la integración regional surge como un elemento indispensable de realización de nuestros proyectos nacionales de desarrollo, posibilitando la cooperación sudamericana a todos los niveles", se afirma en la Declaración de Cochabamba. La construcción de la Comunidad Sudamericana de Naciones —agrega el texto— busca el desarrollo de un espacio integrado en lo político, social, cultural, económico, financiero, ambiental y en la infraestructura. Señala, asimismo, que esa iniciativa no es sólo necesaria para resolver los grandes flagelos que afectan a la región, como son la pobreza, la exclusión y la desigualdad social persistentes. Estas pautas —añaden— no solo se han transformado en los últimos años en una preocupación central de todos los gobiernos nacionales, sino que es un paso decisivo para lograr un mundo multipolar, equilibrado, justo y basado en una cultura de paz. Nos planteamos un nuevo modelo de unidad con identidad propia, pluralista, en medio de la diversidad y las diferencias, reconociendo las distintas concepciones políticas e ideológicas, que corresponden a la pluralidad democrática de nuestros países, afirman los dignatarios. Destacan que la integración comprende el ámbito comercial y una articulación económica y productiva más amplia, así como nuevas formas de cooperación política, social y cultural, como de otras formas de organización de la sociedad civil. El objetivo último de este proceso es y será favorecer un desarrollo más equitativo, armónico e integral de América del Sur, aseveran los firmantes. El texto se basa en principios rectores que deberán regir los caminos de la pretendida integración sudamericana. Los estadistas se comprometen a respetar la integridad territorial y autodeterminación de los pueblos según los principios y objetivos de las Naciones Unidas, asegurando la prerrogativa de los Estados nacionales a decidir sus estrategias de desarrollo. Se indica que los principios rectores de la integración sudamericana son la solidaridad y cooperación; la soberanía y el respeto a la integridad territorial y autodeterminación de los Pueblos; la paz; la democracia y Pluralismo; respeto a los derechos humanos y un concepto de vida en armonía con la naturaleza. Las premisas para la construcción de la integración sudamericana están basadas en el compromiso democrático, el fortalecimiento del diálogo político, la creación de un espacio de concertación y conciliación, la contribución a la estabilidad regional, la articulación de políticas sociales regionales y la valorización de una identidad cultural sudamericana con participación de actores locales y regionales. Se plantea como objetivos la superación de las asimetrías para una integración equitativa y el establecimiento de un nuevo contrato social sudamericano que se exprese en el establecimiento de metas definidas de desarrollo social y en mecanismos sistemáticos de evaluación. Se busca también una integración energética para el bienestar de todos mediante la articulación de las estrategias y políticas nacionales para un aprovechamiento de los recursos energéticos de la región que sea integral, sostenible, solidario y que reconozca las asimetrías entre los países y regiones. En el plano de la infraestructura se busca promover la conectividad de la región a partir de la construcción de redes de transporte y telecomunicaciones que interconecten los países atendiendo criterios de desarrollo social y económicos sustentables. Se pretende también una cooperación económica y comercial para lograr el avance y la consolidación de un proceso de convergencia innovador y dinámico encaminado al establecimiento de un sistema comercial transparente, equitativo y equilibrado. En este punto será un objetivo fundamental la promoción del crecimiento y desarrollo económico con la superación de las asimetrías, mediante la complementación de las economías de los países de América del Sur, así como la promoción del bienestar de todos los sectores de la población y la reducción de la pobreza. Se acordó también el desarrollo de mecanismos financieros compatibles con las condiciones específicas de políticas económicas y fiscales de nuestros países, que apoyen la implementación de los proyectos de integración sudamericana. Se impulsará, además, acciones de desarrollo industrial y de innovación comunes, privilegiando el importante rol que debe desempeñar las pequeñas y medianas empresas, así como otras formas de organización productiva.

Pasos importantes

Una primera evaluación de quienes siguieron los procesos que tuvieron lugar en Cochabamba, del 6 al 9 de diciembre, es que los pueblos han avanzado más aceleradamente que los gobiernos Los movimientos sociales cuestionan y rechazan con claridad los tratados de libre comercio (TLC) y el modelo neoliberal en contraste con algunos mandatarios que no aún no ven otra carta para sus economías. Aún existen visiones discordantes en ciertos gobiernos que apuestan a los tratados de libre comercio lo que ha impedido que se den avances más acelerados, aunque se han dado pasos importantes, dijo Graciela Rodríguez delegada de los movimientos sociales del Brasil, quien participó en la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos. Explicó que los pasos que se han dado se reflejan en parte en la agenda mínima que aprobó la II Cumbre Sudamericana de Naciones. La integración que hoy buscan las naciones sudamericanas, según la declaración de Cochabamba, busca la superación de las asimetrías para una integración equitativa y un Nuevo Contrato Social Sudamericano. Según Rodríguez, la II Cumbre Sudamericana de Naciones ha recogido lo esencial de la Cumbre por la Integración de los Pueblos, que han planteado, entre otros temas, la necesidad de constituir una ciudadanía sudamericana plena, que borre las barreras que aún persisten y que impiden que los sudamericanos circulen con libertad por el continente. En esta materia, la declaración de Cochabamba de la Cumbre presidencial señala que se debe avanzar progresivamente en "el reconocimiento de derechos civiles, políticos, laborales y sociales para los nacionales de un Estado miembro en cualquiera de los otros Estados miembros". Los gobiernos como los pueblos han señalado que la agenda sudamericana debe impulsar políticas públicas que ayuden a los países a encarar de manera estructural los problemas históricos que aquejan a los pueblos: la pobreza, la exclusión y la violación de derechos económicos, sociales y culturales. En esa dirección, los mandatarios han expresado su voluntad de avanzar. La declaración de Cochabamba deja sentado que entre los pilares de los nuevos moldes de la integración debe tomarse en cuenta "la Integración energética para el bienestar de todos; infraestructura para la interconexión de nuestros pueblos y la región; cooperación económica e integración financiera sudamericana y la integración industrial y productiva. La agenda planteada en Cochabamba, como lo reiteraron los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, exige a los gobiernos dejar a tras las trabas burocráticas y dar pasos efectivos para hacer realidad los compromisos. En materia social, los países sudamericanos decidieron abordar el tema de la migración "con un enfoque integral y comprensivo, bajo el respeto irrestricto de los derechos humanos". Durante la realización de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos, los movimientos sociales, particularmente el movimiento indígena y campesino, ha expresado su demanda de reconocimiento de las identidades originarias que perviven en el Sudamérica. Al respecto la II Cumbre Sudamericana de Naciones asumió el mandato de los pueblos de "promover el reconocimiento, la protección y la valoración de todas las expresiones del patrimonio cultural nacional y común sudamericano". Durante los días de las cumbres Social por la Integración de los Pueblos y la Sudamericana de Naciones, Cochabamba se convirtió en el centro de atención continental y fue escenario de un debate amplio y apasionado, en el caso de la Cumbre Social, sobre los temas que aquejan a la comunidad de naciones. Los días de trabajo en las cumbres complementarias sienta, como señala la Declaración de Cochabamba, la piedra fundamental para la Unión Sudamericana. Los mandatarios y los pueblos dejan las cumbres con el reto de hacer realidad el sueño de los libertadores de América por construir la Patria Grande para vivir bien.

Más información

Pueblos de América Latina cierran la Cumbre Social en multitudinaria concentración popular Declaración final de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos Llamamiento y propuestas desde la visión de los pueblos indígenas y naciones originarias Texto íngegro de la Declaración de Cochabamba Rico intercambio de opiniones en la sesión inaugural Chávez desata controversia sobre el Pacto Andino y el Mercosur Rafael Correa protagonista en Bolivia Intensa actividad bilateral de todos los mandatarios: Chávez y García se reconcilian Presidente electo de Ecuador aclamado en la Cumbre Social de Cochabamba Chávez compara a Bolivia con la convulsa Venezuela del 2001-2002

Descarga la aplicación

en google play en google play