Escúchenos en línea

Venezuela asegura 4 estaciones eléctricas más y «entre agosto y septiembre, adiós a los racionamientos», promete Rapacciolli

Agencias DPA y AFP. Desde Managua. | 12 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El futuro ministro de Energía Emilio Rapacciolli, anunció este martes a su regreso de Caracas, que Venezuela enviará ocho estaciones eléctricas que generarán 120 megavatios, como "una gran ayuda" para resolver la severa crisis energética que afronta este país. Rapacciolli confirmó que las primeras cuatro plantas venezolanas, con capacidad para generar 15 megavatios de energía cada una, llegarán a Managua el próximo 20, y las restantes se recibirán en junio de 2007. Rapacciolli estimó que las ocho plantas de generación tienen un costo aproximado de 80 millones de dólares. Para el 20 de diciembre se espera que lleguen de Venezuela las primeras tres plantas con capacidad de generar 60 megavatios en conjunto, y "existe la posibilidad de que en los primeros días de enero se puedan poner a trabajar" para evitar apagones durante las fiestas navideñas, añadió. "Será una gran ayuda, son plantas de primera calidad", dijo el funcionario designado como titular del Ministerio de Energía, una nueva cartera que establecerá el presidente electo sandinista Daniel Ortega, cuando asuma el gobierno el próximo 10 de enero y la cual servirá para "tener una organización más eficiente" del sector eléctrico. Los módulos eléctricos serán adquiridos como parte de la ampliación de un acuerdo petrolero suscrito entre la estatal venezolana PDVSA y varias alcaldías de Nicaragua para el suministro de derivados del petróleo en términos preferenciales. El pacto petrolero, que fue visto con reservas por las autoridades del gobierno del presidente Enrique Bolaños será asumido por el Estado, según ha dicho Ortega, que asumirá sus funciones el 10 de enero. El funcionario, que recientemente se reunió en Caracas con el presidente de PDVSA, Alejandro Granado, dijo que Venezuela contribuirá a aliviar el problema energético del país, afectado por apagones de hasta seis horas diarias a causa de un déficit de generación eléctrica que supera los 100 megavatios. Rapacciolli, que dirigió la empresa estatal de electricidad durante el primer gobierno sandinista (1979-1990) y luego durante la administración de Violeta de Chamorro (1990–1996), admitió sin embargo que la crisis que afronta el sector es seria y no podrá resolverse antes del segundo semestre de 2007. "Tenemos una situación crítica, donde el déficit de generación (de hasta 80 megavatios diarios), se suma a fallas técnicas en las plantas y a un problema de iliquidez en el sistema de transmisión y distribución", explicó. Según Rapacciolli, las primeras cuatro plantas venezolanas comenzarán a operar a fines de enero próximo, cuando se espera también la compra a Guatemala de otros 60 megavatios de energía por parte del consorcio español de distribución Unión Fenosa. "Con todo eso, entre agosto y septiembre próximos estaríamos saliendo de esta crisis", indicó. El funcionario destacó que simultáneamente Nicaragua debe construir fuentes alternas de generación de energía (hidroeléctrica y geotérmica), ya que actualmente el 80 por ciento del sistema energético nacional funciona a base de petróleo. Aseguró que el gobierno de Ortega realizará una revisión del sistema energético actual para mejorar su funcionamiento, "siempre respetando la inversión externa y la participación de empresas privadas" en el proceso. Los apagones, que afectan al país desde abril y se agudizaron en los últimos meses con cortes de más de cuatro horas diarias, se van a resolver de entrada con la compra de energía en el mercado regional y las plantas de diesel para instalarlas en el menor tiempo posible, anuncio Rapacciolli. Asimismo, la multinacional española Unión Fenosa –monopolio de distribución en gran parte del país, negocia con una compañía de Guatemala para la compra de 50 megavatios de energía, que sumarán 110 megatios. "Sí en 15 días se tiene esa compra (de Unión Fenosa) y a fines de enero los 60 adicionales (de las plantas generadoras) podríamos estar cerrando el déficit, pero siempre estamos en situación débil, principalmente sin reserva", apuntó Rapacciolli. La debilidad del sistema radica en la obsolecencia de las unidades de generación eléctrica, además de la sequía que impide una explotación adecuada de los embalses para la generación hidroeléctrica que empeorará en el período de verano, añadió. Además, 45 megavatios que se producen mediante el bagazo de caña que aportan los ingenios azucareros saldrán en mayo, al término de la zafra azucarera. Para entonces se prevé que lleguen al país las otras tres generadoras que adicionarán 60 megavatios de energía. "Con eso estaremos diciendo adiós definitivamente a los racionamientos", vaticinó Rapacciolli.

Descarga la aplicación

en google play en google play