Escúchenos en línea

Paul Oquist se entrevista con la Contraloría para advertir comportamientos anómalos en gobierno saliente

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 12 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Una comisión del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha comenzado a sostener reuniones con las autoridades salientes para preparar el cambio de mando presidencial en Nicaragua, el próximo 10 de enero, informaron hoy fuentes oficiales. Paul Oquist, norteamericano nacionalizado nicaragüense, experto internacional en temas de gobernabilidad y coordinador para el traspaso de mando, designado por el presidente electo, Daniel Ortega, dijo que el Gobierno sandinista espera asumir una administración "ordenada". La comisión de transición nombrada por Ortega está integrada por Oquist y el economista Rodolfo Delgado. Esa comisión se reunió este martes con los contralores (fiscalizadores de cuentas). Oquist dijo que la reunión con los fiscalizadores de cuentas "ha sido muy positiva", porque "han habido ideas concretas acerca de como proceder para maximizar una situación óptima en cuanto a la transición". Agregó que toda transición genera problemas, sin embargo, dijo que tratarán de optimizarlos en pro de los intereses de la nación. El contralor Luis Angel Montenegro adelantó que el nuevo Gobierno sandinista encontrará problemas en el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), por obras sin ejecutar, y en la Lotería Nacional, por cuestiones administrativas. El funcionario hizo un llamamiento a las autoridades salientes a actuar en el marco de la ley, de lo contrario serán sancionados. La comisión de transición sandinista se reunió la semana pasada con el canciller Norman Caldera y su equipo de asesores para conocer sobre los juicios pendientes en la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, por conflictos territoriales. Nicaragua tiene litigios con Costa Rica, Colombia y Honduras. Mientras, el presidente saliente Enrique Bolaños, y su sucesor Ortega, sostuvieron una reunión la semana pasada para analizar el proceso del traspaso de mando, indicó el portavoz de la Presidencia, Lindolfo Monjarretz. Ortega también ha sostenido encuentros con los representantes de los organismos financieros multilaterales acreditados en Nicaragua. El traspaso de mando será en la Plaza de la Fe, Juan Pablo II, una explanada situada a orillas del lago de Managua, donde esperan la asistencia de unas 250.000 personas, según los organizadores. A la toma de posesión de Ortega se espera acudan mandatarios de Latinoamérica y el Caribe, incluido el presidente de Venezuela, Hugo Chávez y el de Bolivia, Evo Morales, que aún no han confirmado su presencia. La Policía desplegará unos 2.000 agentes para resguardar el orden y la seguridad, y la Cancillería espera acreditar al menos a 1.000 periodistas nacionales y extranjeros para cubrir ese acto. Ortega regresa al poder 16 años después por un nuevo período de 5 años, tras gobernar Nicaragua de 1985 a 1990, y coordinar la junta de Gobierno sandinista de 1979 a 1984.

Descarga la aplicación

en google play en google play