Escúchenos en línea

Shannon dice que Estados Unidos está listo para negociar con todos los gobiernos electos en América Latina

Agencia Reuters. Desde Washington. | 13 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Estados Unidos está listo para sentarse a la mesa y conversar con todos los gobiernos recién electos en América Latina, incluso con el del presidente venezolano, Hugo Chávez, el principal crítico de las políticas de Washington en la región. El ciclo de más de una docena de elecciones que se dio en el continente dejó un espectro ideológico amplio, de la izquierda a la derecha, y un resultado que el principal diplomático estadounidense para América Latina calificó como "saludable" y "positivo". Shannon reconoció que, en su mayoría, los nuevos líderes electos en la región fueron aquellos que prometieron traer más cambios sociales y combatir la pobreza y mostró disposición de parte de Estados Unidos para trabajar con todos esos países. "Será un año de compromiso de Estados Unidos", dijo. "La región no experimentó un cambio dramático hacia la izquierda", dijo a periodistas Thomas Shannon, secretario asistente del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental. A principios de año un giro radical hacia la izquierda era uno escenario posible en las elecciones de varios países, ya que no se sabía cuál sería la influencia de Chávez en la región. Países como México y Perú tenían candidatos a la izquierda que se perfilaban como próximos a Chávez, pero fueron derrotados y analistas apuntaron a que declaraciones del mandatario venezolano durante las campañas tuvieron un impacto negativo. Terminado el ciclo electoral, hasta nuevos líderes como el presidente electo de Nicaragua, Daniel Ortega, un antiguo crítico de Washington, y el economista Rafael Correa en Ecuador, acabaron revelando un perfil más moderado. El diplomático, quien viajó a Londres y Madrid para consultas en las últimas semanas, se reunió recientemente con Ortega en Managua, buscando establecer un canal de comunicación y dijo que el resultado fue "positivo". El diplomático reconoció la legitimidad de la reelección de Hugo Chávez, quien clasificó al presidente estadounidense, George W. Bush, como "diablo" en la ONU. Shannon se declaró convencido de que la clara victoria de Hugo Chávez en las recientes elecciones "es buena para Venezuela y la región", al tiempo que elogió al opositor Manuel Rosales por sus resultados. "Hubo un ganador claro y la oposición lo aceptó", admitió Shannon en rueda de prensa, al referirse a las elecciones presidenciales del 3 diciembre, en las que Chávez logró un nuevo mandato de seis años con 62,8% de los votos, frente a 36,8% para el opositor Rosales. "Esto es bueno para Venezuela y para la región", añadió el diplomático, quien elogió a Rosales por haber unido a la oposición y haber logrado "casi el 40% de los votos (...) algo significativo en un país del tamaño de Venezuela". Shannon también destacó como positivo el hecho de que la oposición venezolana se reuniera alrededor de un único candidato y concediera la victoria a Chávez, que tuvo más del 60 por ciento de los votos.

Descarga la aplicación

en google play en google play