Escúchenos en línea

2007 será el año en que la gente se pregunte si sirve o no el gobierno que eligió, dice Insulza

Agencia AFP. Desde Washington. | 13 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, consideró que el 2006 fue un año positivo para la democracia en América Latina, con más de una decena de procesos electorales exitosos, aunque advirtió que en algunos países los comicios revelaron profundas divisiones que pondrán a prueba a los nuevos gobiernos. El 2006 "fue sin duda desde el punto de vista político un buen año, porque tuvimos buenas elecciones en muchas partes", sostuvo Insulza. Además América Latina está en crecimiento por sexto año consecutivo y los índices de pobreza han bajado, añadió. "Sin embargo es demasiado temprano aún para decir que esto es un período de plena estabilización" en la región, estimó. "Tenemos conflictos enormes": el crecimiento tiene que aumentar, "la pobreza debe disminuir mucho más, tenemos problemas de delincuencia graves, tenemos problemas medioambientales muchas veces asociados al problema de la pobreza", enumeró. Insulza sostuvo asimismo, sin nombrar casos, que durante este año de elecciones en América Latina "el resultado electoral (...) reveló una profunda división en la sociedad" en muchos países. "Y esas cosas también podrían expresarse", advirtió En 2007 "en muchos países la pregunta no va a ser por quién voy a votar sino cómo lo está haciendo el gobierno que elegí el año pasado", dijo. Por ello, si bien se declaró "optimista", dijo que su respuesta es "cuidadosa porque realmente la fortaleza de estas democracias va a ser probada en 2007 y 2008 mucho más, porque la válvula de escape que son las elecciones no va a estar presente". Consultado específicamente por el caso mexicano, donde la victoria del oficialista Felipe Calderón fue desconocida por el opositor Andrés Manuel López Obrador quien se autoproclamó "presidente legítimo" y encabeza un movimiento social de oposición al recién asumido mandatario, Insulza sostuvo que en México "no se ha entablado entre las fuerzas políticas el diálogo que es necesario para sacar entre todos el país adelante". "Me llama mucho la atención en un país en el que hay fuerzas políticas tan equivalentes o parecidas en número, que no existan mecanismos institucionales que conduzcan a la formación de mayorías estables", observó el secretario general de la OEA. Insulza destacó que considera "fundamental" que "los países grandes de América Latina sean estables", en referencia a "México, Brasil, Argentina, Perú, Colombia, Venezuela, Chile", ya que lo que pase en esas naciones "es muy decisivo para todo el continente". Al referirse a Venezuela, Insulza destacó que las elecciones de diciembre pasado, en las que el presidente Hugo Chávez obtuvo un nuevo mandato de seis años, marcaron la "aparición de una oposición organizada con propósito y con liderazgo", encabezada por Manuel Rosales. "Espero que se mantenga así porque eso es bueno para la democracia, es bueno para la democracia que eso exista", señaló. El funcionario anunció por otra parte su intención de crear un "servicio electoral de la OEA", tras varias misiones electorales -algunas de las cuales fueron objeto de polémicas- este año. Asimismo, la OEA debería "prestar asistencia técnica a los países para que apliquen las recomendaciones que nuestros servicios le hacen", añadió. Finalmente, Insulza expresó su deseo de crear "un elenco más estable" de enviados especiales del organismo americano. El pasado jueves, el secretario general de la OEA designó al gobernador del estado estadounidense de Nuevo México, el demócrata de origen hispano Bill Richardson, como su enviado especial para temas migratorios, con el objetivo de fomentar el diálogo entre América Latina y Estados Unidos sobre este tema.

Descarga la aplicación

en google play en google play