Escúchenos en línea

Iglesia costarricense admite perder católicos practicantes

San José. Notimex. | 3 de Abril de 2010 a las 00:00
El fenómeno de la baja en el número de católicos practicantes ante el ascenso de la cifra de católicos indiferentes que presenta Costa Rica puede revertirse, consideró el arzobispo de San José, Hugo Barrantes. Esa reducción de la población de fieles activos obedece a factores tales como la paganización del entorno de la fe, en el cual la religión es promovida según esquemas de comercialización, lo que genera confusión en las personas, opinó. En entrevista con Notimex, Barrantes, también presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica (Cecor), subrayó que, no obstante esa situación, los costarricenses necesitan a Dios, lo que ofrece una oportunidad a la Iglesia Católica. Al referirse al estado de la fe católica en esta nación, Barrantes expresó que "los practicantes están bajando un poco, ahí vemos una curva''. "Y los indiferentes, que es como un nuevo grupo de gente que dice que cree en Dios, pero no se adhiere a ninguna religión, crece un poquito'', agrego. Barrantes aludió a los datos de una encuesta revelados en fecha reciente por la Escuela de Matemáticas de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR) según los cuales, en el período 1999-2009 creció la indiferencia entre los católicos y el éxodo a la fe evangélica. También presentó una tendencia alcista el número de ateos, según el estudio de la UCR. Durante ese periodo el sector "católico practicante'' bajo de 51.3 por ciento a 42.8 por ciento de la población, mientras el "católico no practicante'' -los indiferentes mencionados por Barrantes- subió de 25.3 a 26.9 por ciento. De manera paralela, el segmento "evangélico'' de la población ascendió de 14.4 a 17 por ciento, y el que no profesa "ninguna'' fe, paso de 6.5 a 9.1 por ciento. Respecto a estas cifras, Barrantes expresó que "también hemos visto, en esa encuesta, que los hermanos no católicos, ellos tienen un cierto crecimiento, pero no es marcadísimo''. "Pero si es cierto que hay un descenso de practicantes y un ascenso de indiferentes'', reafirmó el arzobispo, quien advirtió que la situación reflejada en la encuesta no presenta peligro "si reaccionamos''. "Si volvemos a una evangelización más capilar, más cercana, con un lenguaje moderno, las cosas caminarán; puede haber más bien un avance de la religión'', reflexionó el máximo líder de los católicos de este país. En cambio, "si nos descuidamos y no buscamos nuevos caminos para evangelizar, puede continuar el ascenso de los indiferentes y comenzar a bajar, más y más, el número de los practicantes'', dijo. Pero, "si, sabemos que hoy hay que cambiar'', para asegurar que "la arquidiócesis está trabajando en ese sentido'', afirmo. Interrogado respecto al origen del panorama que esbozan las cifras de la encuesta universitaria, Barrantes planteó que "se cree que el ambiente, hoy, tan paganizado, un ambiente, también, donde la religión se ha vuelto como una oferta comercial''. "Hoy, la religión es objeto de consumo'', enfatizo el arzobispo de San José. "Entonces, tantos grupos religiosos ofertando su producto, para ponerlo entre comillas, crea mucha confusión en la gente, y, ahora, la gente no sabe cuál es la religión verdadera'', y "pareciera que todo vale mientras se de el nombre de religión'', explicó. "Eso contribuye a ese descenso, porque, la misma encuesta, cuando a la gente se le pregunta que es lo que a él le hace feliz, que es para él el valor más importante, ponen, de primero, a la familia y los hijos, y, de segundo, a la religión'', indico. Eso es una señal de que "la gente sigue necesitando a Dios'', aseguró el sacerdote, y agrego que "ahí esta la oportunidad de la Iglesia para impulsar a Cristo''.

Descarga la aplicación

en google play en google play