Escúchenos en línea

México ordena cierre encubierto de su frontera sur para «ordenar» emigración de los centroamericanos

Agencias EFE y Notimex. Desde Ciudad de México. | 14 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El presidente de México, Felipe Calderón, ordenó este jueves reforzar la seguridad en la frontera con Guatemala y dijo que los inmigrantes centroamericanos serán "bienvenidos" si aportan al desarrollo nacional, pero que se castigará a los delincuentes. "Quiero que logremos llevar al máximo los efectos positivos de la migración y reducir los efectos perniciosos que una migración ilegal o irregular pueda tener", dijo Calderón. El plan, con el que Calderón espera fomentar una migración ordenada y segura, incluye un programa de trabajadores temporales y la creación de unidades mixtas integradas por policías y agentes de migración que se establecerán en los cinco cruces fronterizos que hay en la frontera que comparten ambos países. "Creo firmemente en que habrá, algún día, un mundo donde las fronteras no dividan más las posibilidades de prosperidad de la gente; donde las fronteras en lugar de dividir a los seres humanos los unan verdaderamente en propósitos comunes", dijo Calderón. En 2005 las autoridades mexicanas detuvieron a poco más de 240.000 migrantes indocumentados, la mayor parte ciudadanos de países de Centroamérica y para este año se espera una cifra similar. Durante una visita de trabajo a la localidad de Tapachula, en el estado sureño de Chiapas y próxima a la frontera con Guatemala, Calderón pidió al secretario (ministro) de Seguridad Pública, Genaro García, reforzar la vigilancia en la región, por donde cruzan hasta 400.000 indocumentados al año. "Instruyo al secretario García para que se integren unidades mixtas de policía, con las fuerzas federales y las del estado de Chiapas, así como con los funcionarios del Instituto de Migración, a fin de garantizar la seguridad de los habitantes de la región", señaló el mandatario. Las autoridades federales y las del estado de Chiapas deben "diseñar juntas el plan de reordenamiento de la frontera (con Guatemala y Belice), para que sea puerta del desarrollo y no de ingreso de la delincuencia", manifestó. El jefe de Estado estaba acompañado, además de García, por el gobernador de Chiapas, Juan Sabines, y funcionarios federales y regionales. Calderón reiteró este jueves su llamamiento a proteger los derechos humanos de los inmigrantes que llegan a México por la frontera con Guatemala y Belice, y advirtió de que su Gobierno aplicará la ley a los narcotraficantes, secuestradores, traficantes de personas y otros criminales que se arresten en la región. "Serán bienvenidos a México todos los que quieren engrandecer al país, pero se aplicará todo el peso de la ley a los delincuentes", enfatizó. El mandatario formuló la declaración en Tapachula, donde dio inicio a un plan de electrificación, un día después de prometer que protegerá las garantías fundamentales de los mexicanos y de los inmigrantes centroamericanos y sudamericanos que cruzan por el territorio nacional y buscan llegar a Estados Unidos. Calderón, quien admitió que familiares suyos viven sin los documentos en regla en EEUU, entregó el miércoles el Premio Nacional de Derechos Humanos a tres personalidades que ayudan a los inmigrantes, entre ellos el sacerdote católico italiano Florenzo Rigoni, quien ejerce su labor en Tapachula. "De la misma forma que exigimos el respeto a los derechos humanos de los mexicanos (en Estados Unidos), tenemos la responsabilidad ética y legal de respetar tales garantías y la dignidad de quienes provienen de Centro y Sudamérica y cruzan por nuestro territorio", expresó el miércoles el jefe de Estado.

Crearán policía fronteriza con 1,500 agentes

Las autoridades del estado sureño de Chiapas anunciaron la creación de una policía estatal fronteriza con el propósito de combatir a las bandas delictivas que operan en la región limítrofe con Guatemala. El fiscal Mariano Herrán declaró que la nueva fuerza de seguridad estará integrada con 750 miembros de la Agencia Estatal de Investigación, la Secretaría de Seguridad Pública y otros 750 policías de 18 municipios fronterizos. "La motivación inicial es reforzar aún más la seguridad que tenemos en la frontera sur, para tratar de evitar cualquier brote de delincuencia organizada o del fuero común que nos pueda contaminar la seguridad pública en esa zona", expuso Herrán. En la frontera sur de México operan grupos delictivos que las autoridades llaman "maras", definidas como organizaciones formadas en su mayoría por centroamericanos, a quienes les atribuyen el uso de códigos especiales y ritos iniciáticos sangrientos. La Policía Fronteriza coadyuvará con las fuerzas federales para mejorar la seguridad en los municipios limítrofes con Guatemala, dijo Francisco Amadeo Espinosa Ramos, asesor del gobernador Juan José Sabines. "Lo que se busca es que no hagamos aquí lo que no queremos que le hagan a nuestros compatriotas en Estados Unidos, es decir, que haya una policía que esté preparada, que no extorsione, no golpee y no asalte a los indocumentados que vienen de Centroamérica", agregó. Señaló que el objetivo es brindar la seguridad que se requiere, especialmente en los municipios de la Costa, Sierra y Soconusco, donde Chiapas comparte más de 600 kilómetros de frontera México-Guatemala. "La frontera -detalló- es muy porosa, muy álgida, problemática, donde están presentes los problemas de desempleo, pobreza, tráfico de mercancías, de drogas e indocumentados". Por ello, agregó que "el propósito central es tener en la frontera una policía con la suficiente sensibilidad para respetar derechos humanos y demos un mensaje desde Chiapas, que queremos un trato digno en la frontera norte y no que se levanten muros como Estados Unidos". Espinosa Ramos explicó que la Policía Fronteriza dependerá de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) local y de la Fiscalía General del Estado (FGE), y sus elementos deberán estar muy bien capacitados, adiestrados, entrenados y, por supuesto, armados. Descartó que esta estrategia venga a desplazar a la labor del Instituto Nacional de Migración (INM), de la Policía Federal Preventiva (PFP), de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) o del Ejército Mexicano. "Pero lo que ha pasado es que todas las instituciones han estado muy permeadas por la corrupción, desgraciadamente esa es la verdad, con esto se busca darle otra cara a la policía en la frontera y, sobre todo, mandar un mensaje hacia el norte de que en Chiapas estamos tratando de dar un nuevo trato al migrante", reiteró. Destacó que la capacitación tendrá que ser fundamental, pero se tendrá que vigilar que los elementos al mando de Moisés Grajales, como su comandante general, no vayan a caer en los vicios de siempre, la corrupción. Confió en el trabajo que el gobernador Sabines Guerrero ha delegado en Grajales y vislumbró que los primeros resultados de esta nueva instancia serán de ocho meses a un año, porque se tendrán que ir corrigiendo algunas cosas desde el inicio.

Descarga la aplicación

en google play en google play