Escúchenos en línea

Venezuela y Estados Unidos cara a cara por primera vez en 4 años: «avanzaremos con pies de plomo»

Agencias EFE y AFP. Desde Caracas. | 14 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Representantes de Venezuela y Estados Unidos efectuaron este jueves en Caracas un primer contacto oficial destinado a resolver en un futuro cercano aspectos conflictivos que impiden la normalización de sus relaciones. En la reunión, solicitada por EEUU y celebrada en la sede de la Cancillería venezolana, participaron el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, y el embajador estadounidense William Brownfield. "Fue un encuentro franco, muy claro, cordial y positivo que abre la posibilidad para desarrollar un nuevo diálogo sobre la base del respeto mutuo y la verdad", dijo Maduro a la prensa al finalizar la reunión. El ministro venezolano se mostró receloso ante la viabilidad del mecanismo elegido, pero se mostró dispuesto a seguir y a no desaprovechar la ocasión. "Ustedes saben que los venezolanos tenemos suficientes razones para desconfiar de la palabra que pueda ser emitida por este gobierno de los Estados Unidos", afirmó. "Pero los venezolanos también tenemos la capacidad, la altura y la madurez (...) para sentarnos a dialogar de manera respetuosa y con la verdad, para buscar mecanismos de diálogo con el gobierno de los Estados Unidos", agregó. El canciller venezolano dijo que el problema va más allá del caso venezolano y precisó que de lo que se trata es de que "EEUU acepte los nuevos liderazgos de cambio en el continente y se establezca un nuevo marco de relaciones en base a la igualdad y al respeto". Maduro consideró "positivo las declaraciones que se han emitido desde el Departamento de Estado (...) en torno a las elecciones en Venezuela (...) ellos (EEUU) han aceptado al final, es un paso histórico que podría abrir una oportunidad para un diálogo". Estimó que Washington ha aceptado "la realidad no sólo de Venezuela" sino "la nueva realidad del continente". Dijo que el hecho de que Estados Unidos haya "manifestado que Venezuela no es una amenaza para la región (...), que la victoria legítima del presidente (Hugo) Chávez es buena para la región, de alguna manera están manifestando los primeros elementos de nuevos criterios para echar las bases de una nueva relación". Maduro señaló que la próxima reunión de esta naturaleza podría celebrarse en enero para tratar asuntos más concretos. Entre esos asuntos citó el de las "inmediatas" extradiciones de dos militares venezolanos acusados de colocar bombas en sedes diplomáticas de Colombia y España, que se encuentran en Florida, y del terrorista Luis Posada Carriles, acusado de planear la voladura de un avión cubano en 1976, en el que murieron 73 personas. El canciller solicitó "su extradición inmediata como un gesto de buena voluntad" de parte del gobierno estadounidense. En el encuentro con Brownfield, Maduro afirmó que "le solicitamos que debe cesar definitivamente la guerra política contra Venezuela, contra el presidente Chávez y los intentos por revertir el proceso de cambios emprendido por los venezolanos". "Avanzaremos con pies de plomo pero con buena voluntad", advirtió el canciller venezolano. "Acabo de tener una conversación en mi opinión muy positiva con el canciller y con el viceministro (Jorge) Valero, creo que comenzamos hoy un diálogo bilateral, es el primer paso", dijo por su parte el diplomático Brownfield. El embajador estadounidense refirió que durante el encuentro tocaron temas de interés mutuo de los dos gobiernos y "hemos coincidido en un sistema o un proceso para tocar esos temas en el futuro y vamos a ver si podemos hacer progreso durante el año 2007". "La impresión que tengo yo es que los dos gobiernos ven que tienen interés en resolver algunas cuestiones, en mejorar el proceso de comunicación y de diálogo", insistió. "Creo que comenzamos con una buena base con el reconocimiento de los dos gobiernos de los resultados electorales de noviembre en Estados Unidos y de diciembre acá en Venezuela y ojalá que este diálogo, este primer paso hoy, produzca un diálogo más productivo y más positivo durante el año que viene", agregó Brownfield, cuyo traslado a otro destino ya está decidido, según fuentes oficiales venezolanas. "Les puedo prometer que el gobierno de EEUU tiene interés en resolver algunas de las diferencias entre los dos países y en hacer progresos durante el año que viene", insistió el diplomático. Brownfield dijo que se presentarán dos vías de avance, una la de "un mejor entendimiento" en el plano político, y la otra la de progresar en asuntos concretos como los de "la energía, el comercio y la lucha contra la delincuencia". El embajador recomendó no forzar el ritmo de este proceso y no tratar de resolver todos los problemas de golpe. "Hay que caminar antes que correr, vamos a comenzar con pasos chicos, vamos a avanzar paso a paso y ojalá que la próxima vez que hable yo con ustedes tenga resultados más concretos para mencionar", sostuvo el diplomático. "Creemos nosotros que es importante que nos entendamos un poquito mejor en términos de lo que piensa el gobierno venezolano y para ellos (Venezuela) lo que piensa el gobierno norteamericano", explicó.

Descarga la aplicación

en google play en google play