Escúchenos en línea

Dice Bolaños que la pobreza se cura con riqueza, pero en 5 años su gobierno se dedicó a fabricar pobreza

Agencias AFP y Notimex. Desde San José y Managua. | 15 de Diciembre de 2006 a las 00:00
La pobreza sólo se podrá reducir en Centroamérica con generación de riqueza y crecimiento económico, coincidieron este sábado los presidentes de los países de la región reunidos en San José. "Sólo podemos curar la pobreza creando riqueza, creando producción", dijo el presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, que el próximo 10 de enero entregará el poder al sandinista Daniel Ortega. La forma de reducir la pobreza es con el combate a la corrupción, que es como "tener un plantío donde las plantas se comen tu cosecha", comentó Bolaños. Y agregó que además hay que tener "disciplina fiscal" para generar ingresos e invertirlos en los sectores sociales. Para el costarricense Oscar Arias la palabra mágica que abre la puerta al desarrollo es "educación". "Cada centroamericano que abandona a los 13 ó 14 años el colegio, le hemos condenado a ser pobre", aseguró el anfitrión de esta reunión de la Secretaría de Integración Centroamericana (SICA). "Sería un error pensar que no hay asociación entre política económica y la política social en la región", dijo por su parte el mandatario panameño Martín Torrijos. Para Torrijos, la alternativa a los "niveles inaceptables de pobreza" que subsisten en la región es "la integración de nuestras economías". Por su lado, para el presidente de El Salvador Antonio Saca lo "social no es complemento de nada, sino la base de todo". Su colega guatemalteco, Oscar Berger, dijo que es necesario promocionar la inversión y el empleo, y en particular el sector del turismo, que es "un gran generador de trabajo y de oportunidades". Por último, el presidente hondureño José Manuel Zelaya, resaltó los "pasos agigantados" que está dando Centroamérica para cambiar el "modelo restrictivo" que se impuso durante las dos últimas décadas, para remplazarlo por un modelo de integración y apertura. En este sentido, el hondureño ve en la negociación del acuerdo de asociación con la Unión Europea "la mejor forma de traer inversion, generar empleo y combatir la pobreza".

El 46,2% de los nicaragüenses es pobre y el 14,9%, indigente

El 46,2 % de los nicaragüenses es pobre y el 14,9 % vive en la indigencia, según el estudio del Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos (Inec), con cifras de 2005. En 2001, la cifra de pobres representaba el 45,8 %, mientras que la de extrema pobreza rondaba el 15,1 %. Aunque Nicaragua ha invertido en los últimos cinco años más de 36.000 millones de córdobas (2.022 mdd) en la reducción de la pobreza, en este país, 61 de cada 100 nicaragüenses siguen inmersos en esta situación. La Encuesta de Medición del Nivel de Vida (Emnv) del Inec señala que la pobreza en general en 2005 era del 29,1 % en la zona urbana y del 67,9 % en la región rural. En 2001, la pobreza era del 30,1 % en la zona urbana y el 67,8 % en la región rural del país. Comparada la pobreza extrema y general a nivel urbano y rural en siete regiones del país entre 2001 y 2005, la Emnv sostiene que 'no se encuentran diferencias estadísticamente significativas en ninguno de los casos'. En esos mismos períodos, el índice de pobreza extrema en hogares urbanos era del 5,4 %, y el 29,1 % en pobreza general, y en las chozas rurales era del 26,9 % y de un 67, 9 % respectivamente. El director general del Inec, Néstor Delgadillo, confirmó que los datos de la Emnv no los hacen oficiales debido a que hay que hacer 'todo un procedimiento de estilo'. La Enmv se aplicó del 11 de julio al 25 de octubre de 2005 en 7. 871 viviendas de siete regiones del país, es decir, en 15 departamentos y las dos zonas del Caribe nicaragüense. Los pobres extremos son aquellos cuyo consumo per cápita anual es menor a los 3,691 córdobas (unos 220 dólares), y las personas que viven en pobreza general su consumo es menor a los 6,918 córdobas (unos 413 dólares). En tanto, el INEC ha creado una tercera clasificación que son los pobres no extremos o en 'tránsito de pobreza', cuyo consumo per cápita anual es superior al que vive la pobreza extrema, y menor al de la pobreza general. En 1993 la pobreza general era de 50,3 % y en 1998 llegaba al 47,8 %, y en los mismos períodos la pobreza extrema era del 19,4 % y del 17,3 %.

Descarga la aplicación

en google play en google play