Escúchenos en línea

CENIDH pide a Bolaños vetar la Ley orgánica de la Asamblea Nacional porque violenta los derechos humanos

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 15 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), el de mayor prestigio del país, pidió al presidente Enrique Bolaños, vetar totalmente la ley orgánica de la Asamblea Nacional porque "violenta" los derechos humanos de nicaragüenses y la Constitución del país. El CENIDH, cuya presidenta es la jurista Vilma Núñez de Escorcia, de filiación sandinista, señaló en carta enviada a Bolaños, con copia a la prensa, que los diputados "se extralimitaron en el ejercicio de sus funciones" al aprobar esa ley. Según el organismo defensor de derechos humanos, los legisladores se arrogan atribuciones del sistema de administración de justicia al "tipificar como desacato la renuencia de las personas" a comparecer ante el Parlamento. La ley, aprobada la semana pasada, obliga a personas naturales, nacional o extranjera residente en el país, o del representante de una persona jurídica, acudir al Parlamento, a solicitud de un diputado, para que según el caso y bajo juramento, oralmente o por escrito, declare o rinda informe sobre temas que sean de interés de una comisión legislativa. "La renuencia a responder será sancionada como desacato a la autoridad, debiendo ponerse la denuncia correspondiente al Ministerio Público", establece la ley. El Cenidh indicó que si bien se puede requerir la presencia de personas que administraron recursos del Estado, "es cuestionable que (el Parlamento) se atribuya la facultad de solicitar investigación y requerir la presencia obligatoria de cualquier ciudadano o persona extranjera". "Al tipificar la no comparecencia de una persona como delito, se violenta el derecho de las personas a la presunción de inocencia", agregó el organismo que preside Vilma Núñez. Esa ley, aprobada por sandinistas y liberales que son mayoría en el Parlamento, con oposición de disidentes liberales, también limita las funciones de un asesor que acompañe a una persona citada. El Cenidh consideró que "por esta vía, el Parlamento estaría estableciendo y reviviendo las desaparecidas leyes de desacato que en el continente (americano) sirvieron como instrumento para la persecución y represión de cualquier persona considerada desafecta al régimen". Asimismo, el organismo defensor cuestionó a los diputados, porque contrario a la ciudadanía, no estarán obligados a revelar la fuente de la información que hayan recibido en el ejercicio de sus funciones, "por lo que no podrán ser llamados a declarar o rendir testimonio sobre los hechos que hayan denunciado como actos irregulares del Gobierno". El organismo criticó, además, que los diputados pasaron sobre la Constitución que los faculta a "dictar o reformar su estatuto y reglamento interno", no regular su función interna a través de una ley, entre otros articulados. "En virtud que la ley orgánica violenta la Constitución Política y derechos humanos de los nicaragüenses, solicitamos a su autoridad que proceda a vetarla en su totalidad", solicitan en la carta. Bolaños tiene hasta el 23 de diciembre para decidir si sanciona o veta esa ley. Mientras, el presidente electo de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo al ser consultado por periodistas sobre esa ley, que "la Asamblea tiene su propia autonomía y es soberana".

Descarga la aplicación

en google play en google play